Los muchos rostros del Niño Jesús
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp

Los muchos rostros del Niño Jesús

Por Milagros Aguirre
Edición 456 – mayo 2020
El ruido ensordecedor del Centro Histórico, los carros, los vendedores y los predicadores contrastan con la paz y el silencio dentro del convento de Santo Domingo. Basta cruzar la puerta para entrar en otro mundo: el de la contemplación y la ternura. Las iglesias coloniales quiteñas guardan más de un tesoro que no ha sido exhibido. En las bodegas de los conventos hay verdaderas maravillas. Iván Cruz y Ximena Carcelén, siempre curiosos del arte ecuatoriano, han dado con algunas curiosidades que se exhiben hasta el mes de mayo en la muestra El dulce nombre de Jesús.
Amorcillo. Anónimo,
siglo XVIII, madera tallada,
encarnada y policromada.

El ruido ensordecedor del Centro Histórico, los carros, los vendedores y los predicadores contrastan con la paz y el silencio dentro del convento de Santo Domingo. Basta cruzar la puerta para entrar en otro mundo: el de la contemplación y la ternura. Las iglesias coloniales quiteñas guardan más de un tesoro que no ha sido exhibido. En las bodegas de los conventos hay verdaderas maravillas. Iván Cruz y Ximena Carcelén, siempre curiosos del arte ecuatoriano, han dado con algunas curiosidades que se exhiben hasta el mes de mayo en la muestra El dulce nombre de Jesús.

Motivados por el famoso belén de El Carmen Bajo, empezaron su periplo por iglesias y conventos con la idea de buscar piezas de pesebre lo suficientemente lindas y originales para hacer una exposición. Encontraron cosas bellas: niños de pelo rubio ensortijado, caritas redondas con grandes ojos azules y rubor en las mejillas; ángeles y querubines, así como la ternura de la Virgen de la Promesa, entre otras bellezas del arte colonial quiteño.

En el convento máximo de Santo Domingo de Guzmán encontraron esculturas, pinturas y telares, además de antiguas columnas que deben haber sido parte de retablos, bañadas en pan de oro. Ambos tenían una gran expectativa: una muestra que sume todos esos tesoros hallados en las iglesias de Quito y en colecciones particulares, que anime y se sume a los festejos navideños, pero, sobre todo, que ponga en escena uno de los temas de mayor representación en el arte quiteño: la imagen del Niño Jesús.

Puedes leer este contenido gratuito iniciando sesión o creando una cuenta por única vez. Por favor, inicia sesión o crea una cuenta para seguir leyendo.

Comparte este artículo
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on email
Email

Más artículos de la edición actual

En este mes

Modos de hacer café

Edición 458-Julio 2020 El tiempo ha corrido veloz entre el filtro de tela sujeto a un armazón de madera, el émbolo, el método exprés, la

En este mes

La covid volcó la cultura hacia lo virtual

Por Ramiro Garrido Edición 458 – Julio 2020.Fotografía: Shutterstock En el contexto del confinamiento por la emergencia sanitaria a causa de la covid-19, existe un

En este mes

Ojo en la hoja

Edición 458 – Julio 2020. El olor de las flores quemadasWladimir ChávezCactus Pink, Quito, 2019 La novela del quiteño Wladimir Chávez, avecindado desde hace años

En este mes

Veganismo: ¿moda o conciencia?

Por Julia Gutiérrez. Fotografías: Shutterstock. Edición 458 – julio 2020. Por distintas motivaciones, el número de vegetarianos está creciendo en todo el mundo. En el

Columnistas

Cuarentenials

Por Milagros Aguirre Edición 458-Julio 2020 Ilustración: Adn Montalvo Ignacio llegó en pleno confinamiento pandémico y es lo más lindo, dulce y perfecto de este

En este mes

En la tierra de Mozart y Karajan

Fotografías: Shutterstock Edición 458-Julio 2020 El Festival de Salzburgo cumple cien años como escenario magnífico de la música clásica, la ópera y el teatro. Plaza

También te puede interesar

Arte

María José Argenzio, contra el oro y el linaje.

Por Daniela Merino Traversari. Fotografía: archivo María José Argenzio. Edición 450 – noviembre 2019. Argenzio no es un apellido ecuato­riano. María José lleva sangre italiana

Arte

Crónica de la Bienal de Cuenca.

Por Daniela Merino Traversari. Fotografías: cortesía BIENAL. Edición 417 – febrero 2017. Es extraño que la Bienal de Cuenca haya sido curada bajo el concepto

Arte

Yoya Gutiérrez.

Texto Alice Goy – Billaud. Fotografías Omar Sotomayor. Edición 430 – marzo 2018. Crear como camino de búsqueda hacia lo divino. Yoya Gutiérrez sabe usar