Lo inacabado
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp

Lo inacabado

Por Carlos Vásconez.

Edición 458 – julio 2020.

El escritor estadounidense Richard Ford, ganador, entre muchos otros, del Premio Pulitzer (1996) y el Premio Príncipe de Asturias (2016) por su obra literaria, escribió uno de sus libros más emblemáticos en condiciones muy particulares, y este capítulo de su vida nos sirve para hablar de eso que nunca se termina ni debería terminar.

Hay hora y lugar. Richard Ford ase­gura que dejó de escribir el primer borra­dor de Acción de gracias, posiblemente su obra maestra, a las 13:17 del 2 de marzo de 1999. Lo recuerda con claridad porque es ese el instante en que su mujer le decía que estaba embarazada. “El asombro me consumió”, asegura. “¿Mi esposa, una mujer que superaba los cincuenta años, embara­zada?”, se preguntó. Dijo que durante toda la tarde pasaron preguntándose acerca de las posibilidades de que esa prueba casera fuera certera. “Lo que embargaba a Kristina (Hensley) era la seguridad de lo malos, pé­simos padres que seríamos, de confirmar­se el resultado de la prueba, y una especie, extraña, de vergüenza. ¿Qué era eso de dar a luz luego de 31 años de casados? ¿Quién creería que la criatura era mía?”. Más aún al tratarse de un escritor que se dedicó en va­rios trabajos suyos a describir lo terrible que es la paternidad, cuya esposa nunca puso el menor reparo a sus textos y, en todo caso, los patrocinaba.

El asunto desembocó en que la infeliz pareja acudió a un ginecólogo que les disi­pó las dudas. “No solo no estaba embara­zada. Padecía un serio problema intraute­rino que afortunadamente solucionamos a tiempo, tiempo que no hubiésemos tenido, nos lo aseguró el médico, de no ser por esa equivocada prueba de embarazo que se ha­bía practicado”, dijo el autor estadouniden­se en una entrevista a The New York Times. Y agregó: “Resolví deshacerme de ese pri­mer borrador de Acción de gracias porque no dejaba de rondarme la cabeza la intriga: ¿merced a qué impulso Kristina se hizo esa prueba?” Era algo que nunca le preguntó, y, por lo visto, ella no leyó la entrevista en el diario, ya que nunca le dio respuesta.

Puedes leer este contenido gratuito iniciando sesión o creando una cuenta por única vez. Por favor, inicia sesión o crea una cuenta para seguir leyendo.

Comparte este artículo
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on email
Email

Más artículos de la edición actual

En este mes

Ojo en la hoja

Edición 459 – agosto 2020. CatedralesClaudia PiñeiroAlfaguara, 2020, versión Kindle La reconocida escritora argentina Claudia Piñeiro publica esta novela ágil y aguda en la que

BOCATA

El microscopio

Nada es imperceptible al ojo humano, una expresión que cobra sentido con los lentes microscópicos, responsables de invaluables aportes a la investigación científica y médica.

En este mes

Un presente violento

Por Fausto Rivera Yánez Edición 459 – agosto 2020.Fotografía: Shutterstock Las estadísticas nos dicen cómo estamos, pero no reflejan una realidad completa. En un país

Columnistas

La casa nostra

Por Huilo Ruales —Mírale la cara, si parece que le han caído encima un pocotón de gallinazos —dice el Agente Uno. —O de ratas, así

También te puede interesar

Literatura

La verdad y otras mentiras

Durante cinco décadas que empezaron mucho antes de que ganara el Premio Nobel, Gabriel García Márquez mantuvo una prolífica carrera periodística que a la vuelta

En este mes

La muerte del pensador

Por Jorge Ortiz. Edición 459 – agosto 2020. El mundo, en especial la Europa demolida a cañonazos durante cuatro años, estaba convulsionado y desanimado como

Literatura

Las aventuras galantes de Genji

Una novela escrita en el Japón medieval muestra la sofisticación de una cultura signada por el budismo y los estrictos códigos sociales. Enredos amorosos y