Skip to main content

Mundo Diners al día

'Nostalgia y Fronteras’: un gesto de resistencia y pertenencia 

por Andrea Rojas Vásquez

Sonia2
Sonia Guiñansaca, poeta ecuatoriana radicada en Estados Unidos.

En 'Nostalgia y Fronteras', Sonia Guiñansaca revela su experiencia como migrante ecuatoriana en Estados Unidos. Más que un libro, lo suyo es un gesto de resistencia y pertenencia.  

La primera vez que escuché la palabra migrante tenía 6 años. Era 1999. Mi padre se había ido del país, los padres de mis amigos, y varios de mis vecinos también; casi todos indocumentados. En el caso de Sonia Guiñansaca, en 1994, a sus 5 años, las sílabas mi-gran-te se trenzaron en su cabeza como una condición infranqueable. 

“A veces (casi siempre) me pregunto si soy real/ A los cinco años fui arrancada de Ecuador y enviada a los Estados Unidos / Por un breve instante recibo un nuevo nombre y me cortan el pelo/ y mi equipaje café no aparece/ Así que llego con nada/ Pienso que soy nada durante toda la escuela/ Y en el colegio dejo de existir”, dice Sonia en uno de sus poemas. 

Fue en el tránsito de los 18 o 19 años, cuando Sonia, en su acercamiento con el arte y el activismo a favor de los jóvenes indocumentados, encontró la poesía. En sus palabras “quería evidenciar mi experiencia y la de mi comunidad, y entendí que la imaginación y la creatividad nos da el permiso de imaginar nuevos mundos posibles y también de sanar”. 

Así, en la convergencia de la poesía, el activismo y la creatividad, Sonia creó el libro 'Nostalgia y Fronteras' gestado manualmente y autopublicado, en inglés, en 2017. En ese momento, Sonia entendía que los migrantes eran cifras, números estigmatizados, no experiencias humanas; sin embargo, como joven indocumentada, ella tenía algo que contar y no iba a esperar a que aparecieran los recursos económicos o las editoriales para descubrirla. Su certeza era que quería hacer el libro con lo que tuviera en ese momento, y así fue.  

Esa obra, aparentemente naif y rudimentaria, ideada en talleres literarios y reflexión comunitaria, no solo le permitió visitar universidades y centros educativos, sino que le brindó el espacio para conocer personas que erigían su misma lucha. “¡Quién iba a pensar que ese libro hecho a mano sería llevado a tres lenguas!”, confiesa Sonia.  

Una herida sentida en tres lenguas 

“Me inscribí en un curso virtual de kichwa durante la pandemia/ Mishki/ Tiyarina/ Ayllu/ Me descubro deseando haber conocido todas estas palabras/ y sueño despierta con mi abuela enseñándome nuestra lengua”, dice el poema Runa en traducción. 

Actualmente, 'Nostalgia y Fronteras' tiene seis ediciones. La reciente reedición, presentada en 2023 por la editorial ecuatoriana, Severo, ofrece la experiencia de leer desde tres dimensiones del lenguaje: inglés, español, y kichwa en homenaje al origen indígena de la autora. La traducción al kichwa, realizada por Yana Lucila Lema, la traducción al español articulada por Anamaría Garzón Mantilla y Giulianna Zambrano Murillo enriquecen la experiencia multilingüe.  

Este acto de inclusión y diversidad lingüística reflexiona sobre la importancia de preservar las raíces culturales y lingüísticas en el contexto de la migración. “Queríamos que el libro empiece en kichwa y que las lenguas coloniales vayan al último; eso para mí, aunque no lea ni hable kichwa, tiene una conexión, un propósito”, comenta Sonia. 

Un gesto de resistencia  

'Nostalgia y Fronteras'es un testimonio de resistencia y pertenencia. En su trabajo poético no hay una búsqueda que experimente con el tono lírico, ni con las formas del lenguaje. Lo que sucede, más bien, es una manifestación de la incomodidad de la migración que se enuncia con un aire prosaico, con crudeza.  

Hay poetas que trabajan con el lenguaje, y otros que ponen el foco en la intencionalidad de las ideas; Sonia apuesta por lo segundo. De esta forma, la creación se convierte en una reflexión de la identidad y una denuncia política contra las opresiones. 

En la poesía de Sonia Guiñansaca, la experiencia migratoria es una voz que resuena con ira y dolor. La migración, en este contexto, se revela como un acto de sobrevivencia, un viaje impregnado de injusticias, donde cada paso fuera del hogar aleja un poco más a la autora de su origen, pero que también la induce a buscar una reflexión para redescubrirse y sanar. 

La herida del desplazamiento humano se convierte en un motor para expresar el anhelo, la lucha y la resistencia que son propia de la experiencia de quienes, como ella, se enfrentan a políticas migratorias que les niegan un estatus regular.  

Guiñansaca dice: “Estados unidos funciona por migrantes”, y usa su aliento poético como un catalizador para decirle al poder: aquí estoy, aquí estamos, importamos. Por eso, más que un libro, 'Nostalgia y Fronteras' es un gesto de resistencia y pertenencia. 

Trayectoria

  • Poeta migrante queer, performer, gestora cultural y activista por la justicia social.
  • Ha participado en VONA/Voices y se ha presentado en El Museo Del Barrio, The Nuyorican Poets Cafe, NY Poetry Festival y Galería de La Raza.
  • Ha aparecido en NBC, PBS, Latina Magazine, Pen American y la Poetry Foundation, entre otros espacios culturales. Ha presentado conferencias, talleres y paneles en universidades a lo largo de los Estados Unidos.
  • La revista Remezcla la nombró como una de las diez poetas emergentes latinxs más destacadas del siglo XX y la revista Teen Vogue la incluyó entre las trece personas queers más destacadas del internet por su contenido.
  • Sonia ha surgido como líder nacional del movimiento artístico y político de las comunidades de personas indocumentadas/migrantes. Es fundadora de House of Alegría, un proyecto para apoyar a artistas indocumentados emergentes, provenientes de las poblaciones queer, trans y no binarias.  

Etiquetas:

Imagen de perfil

Acerca de Andrea Rojas Vásquez

Escritora, Tcnlga. Agroindustrial y gestora cultural. Premio Nacional de Poesía Ileana Espinel Cedeño (2021). Autora de la plaquette Ay mi conejito era tan picarón en ritmo de raro adagio (Y punto, Loja, 2018), Matar a un conejo (El Quirófano, Guayaquil, 2020), Llévame a casa, por favor. (Libero Editorial, España, 2022) y Furia (Editorial Ruido Blanco, Quito, 2023). Actualmente estudia Lengua y Literatura en la UTPL y es freelance en trabajos editoriales. Ama a: una sábila bebé, una Almendra del Mar y un Gatito Bigotes.
SUS ARTÍCULOS