Skip to main content

Mundo Diners al día

'Todas las historias son de amor', un relato entre la intimidad y la ciencia

por Ana Cristina Franco Varea

Soledad Varea
Soledad Varea con la portada de su nuevo libro.

'Todas las historias son de amor', el tercer libro de la antropóloga Soledad Varea, narra la búsqueda de la autora por las huellas de su padre, Jorge Varea, “eslabón perdido de la psiquiatría ecuatoriana”. Es una historia en donde lo íntimo y lo científico se entrelazan, invitándonos a entender al psicoanálisis desde el afecto.

La mesa de las tías

Hay algo en la escritura de Soledad Varea que estremece. Tal vez sea la sencillez y belleza de sus descripciones, esa poesía que viene de lo íntimo, de lo doméstico, y que resignifica la Historia desde el afecto. Mundos que están presentes en 'Todas las historias son de amor', su tercer libro publicado por la editorial Alectrión (2024). 

El libro hace un repaso por el contexto del psicoanálisis en el país a través de sus rostros más incidentes, Iván Sandoval, Álvaro Carrión, Jorge Oviedo, Cecilia Castelnovo, pero ante todo es un retrato afectuoso de Jorge Varea, precursor de esta práctica en Ecuador, cuyas ideas innovadoras plantearon llevarla a zonas rurales quitándole su condición elitista.   

Este libro es una historia de amor que se escapa de un relato científico. Es la narración de una mujer que surge de la historia de un hombre, y es, sobre todo, la semblanza de una hija que reinventa a su padre. 

La trama de esta novela se parece, en cierta forma, a la de un detective que busca pistas en un Quito sombrío donde los archivos son olvidados y maltratados. Pero la detective no rastrea a un villano, sino que sigue las huellas de su padre. La investigación funciona como pretexto para acercarse a él e intentar comprender, aceptar, sanar, aunque sea un poco, su muerte. 

El psicoanálisis funge como hilo conductor de esta trama. Este libro es, sobre todo, el relato de una hija que busca a su padre en el diván. Una hija que va a terapia para aceptar su muerte, pero al mismo tiempo y paradójicamente también lo hace para mantenerlo vivo, insiste en esta práctica como ritual de prolongación del duelo.  

Así como el sueño de Jorge Varea fue sacar al psicoanálisis del diván para llevarlo al campo, Soledad lleva, con su escritura, al psicoanálisis, tan masculino y tan de la élite, a su mundo femenino y cotidiano. Para ella Freud y Lacan, más allá de sus discursos, son sinónimo de hogar. No en vano después de probar varias terapias decidió quedarse en aquella cuyo consultorio le recordó a la casa de sus abuelos por su olor, su olor a libros. 

Soledad saca a Freud y a Lacan de la academia y los resignifica en la mesa de las tías.  

La autora

  • Soledad Varea Viteri (Quito, 1978).
  • Ganadora del Premio Manuela Sáenz (Quito, 2018) por su investigación 'El aborto en Ecuador: sentimientos y ensamblajes'.
  • Doctora en Ciencias Sociales con mención en Estudios Políticos. Es autora de varias investigaciones antropológicas en estudios de género, sexualidad y temas indígenas.
  • Se ha desempeñado como docente en UCE, IAEN y FLACSO, actualmente es directora de la carrera de Sociología en la Universidad Central del Ecuador.
historias amor

Historias de amor

El relato se sostiene en un universo femenino. Ese mundo que Soledad cuida y protege y en el que se devela la importancia de su madre, de su abuela, de sus tías. Allá donde otros solo encuentran cotidianidad ella descubre un ritual. Soledad mira el mundo doméstico con magia. Con su mirada antropológica presenta escenas aparentemente ordinarias, como auténticos encuentros ceremoniales. 

Describe su nacimiento con sangre, llantos, fluidos, yerbas, mujeres y té de manzanilla. El parto de una mujer mestiza en un entorno citadino no está desvinculado del ritual. Las mismas mujeres que lo acompañan son las mismas que sostendrán después a su madre en el duelo. 

Escribe: “ Entre todas las filosofías hindúes, chinas, andinas chamánicas, aprendí que los quehaceres domésticos son una suerte de meditación, y por eso algunos curas o monjes tienen dentro de sus prácticas barrer, lavar, limpiar.”

Con su mirada antropológica, Soledad sacraliza lo cotidiano ¿y qué es eso sino hacer literatura? 

Lo que afirma Soledad en su libro es fuerte y amoroso, terrible y tierno: cada paso que ha dado en su vida ha sido impulsado por su padre, y por ende, ha sido impulsado desde el amor, en cada paso ha estado y está presente Jorge Varea.

En sus búsquedas de ideales, en su interés por la partería y la antropología, en su decisión de ser madre, en su insistencia en el psicoanálisis, en su nostalgia por los 70 y en su “necesidad absurda” de cambiar el mundo, porque hacerlo es una forma de continuar son su legado. No solo Soledad se ha pasado la vida buscando a Jorge. Él también ha estado ahí, siempre ahí, tras ella, siguiéndole en cada paso.

Etiquetas:

Imagen de perfil

Acerca de Ana Cristina Franco Varea

Guionista, realizadora audiovisual, escritora y actriz. En abril del 2023 publicó “Diario Blanco”, libro de No-Ficción. Actuó y dirigió, “Queremos Tanto a Helena”, el primer mediometraje que conforma la película “Los Canallas” por la que obtuvo el Premio Colibrí a Mejor Actriz y el Cenit de Bronce a Mejor Película. Es directora y guionista de “El invento de la Soledad”, cortometraje de ficción (2022)
SUS ARTÍCULOS