Skip to main content

Mundo Diners al día

La FIL de Cuenca busca nuevos lectores

por Damián De La Torre Ayora

FIL Cuenca
El escritor mexicano Alberto Chimal es uno de los invitados de la FIL de Cuenca.

La FIL de Cuenca llega a su segunda edición. Reúne al público con autores nacionales y del exterior. El evento busca potenciar la red de bibliotecas que se concentra en la ruralidad cuencana.

Cuenca cuenta con su Bienal de Arte y es capital mundial de la artesanía. Es destino internacional del turismo y la gastronomía. Tiene el Encuentro sobre Literatura Ecuatoriana y Latinoamericana ‘Alfonso Carrasco Vintimilla’ y ahora busca potenciar su Feria Internacional del Libro (FIL).

Esta segunda edición lleva por nombre ‘La Ciudad de la Lectura’ y es impulsa desde la alcaldía. El evento, que se celebrará por sus fiestas fundacionales, no solo quiere quedarse en un simple acontecimiento, pues pretende fortalecer un proceso para la formación de públicos y así construir un puente perdurable entre el libro y los lectores.

Una fiesta de la palabra

Durante cinco días, la Antigua Escuela Central acogerá a 60 autores y gestores del mundo literario. Son 36 escritores locales, 18 nacionales y seis internacionales. Entre ellos están Alberto Chimal (México), Sheila Alvarado (Perú) y ecuatorianos como Ernesto Carrión, Mariuxi Balladares, Andrés Cadena, Sandra Araya, Issa Aguilar, Francisco Santana, Gabriela Ponce, Eduardo Varas, Valeria Guzmán, Santiago Vizcaíno.

Juan Carlos ‘Tuga’ Astudillo es poeta y fotógrafo. Además, dirige la FIL de Cuenca. Para él, es importante mantener “el prejuicio positivo” de que no en vano su ciudad es una Atenas.

En varias ocasiones, se suele levantar muros que no permiten el avance de la cultura. Por eso, “lo que se busca es tender puentes para motivar a la lectura”. “Queremos participar activamente en la formación de públicos -dice ‘Tuga’-. Se trata de pluralizar el acceso a los libros en todo sentido”.

La propuesta es propiciar un diálogo entre los autores, pero siempre pensando en la oportunidad que tendrá el público para acercarse a ellos. Uno de los espacios de mayor relevancia es el destinado a la literatura infantil y juvenil. “Escogimos una gran variedad de propuestas, con el fin de que las personas puedan aproximarse a todo lo que la literatura puede ofrecerles”, comparte Astudillo.

FIL
Gabriela Ponce es una de la escritoras ecuatorianas que estará en la FIL.

Lo independiente, presente

Germán Gacio Baquiola es un editor y gestor cultural argentino. Lleva más de 10 años en Ecuador impulsando a la Editorial La Caída, que cuenta con 55 títulos, de los cuales solo dos no son de autores nacionales.

Gacio es parte del comité curatorial de la FIL de Cuenca. Él exalta la labor de las librerías y editoriales independientes, las cuales son las que mayormente visibilizan el trabajo de nuestros escritores.

“La mayoría de lo referente al libro se centraliza en Quito. Algo también en Guayaquil con la fuerza de su feria. Cuenca, sin duda, es una ciudad cultural, pero estaría en la periferia de estos espacios, pese a contar con un Encuentro de Literatura importante”, opina.

Resalta que el hecho de reunir 34 editoriales, gran parte de estas académicas e independientes, genera un ecosistema que enlaza a lo periférico. “Justamente, se trata de dar un espacio a los que menos lo tienen”.

Para él, es importante visibilizar la cadena que involucra el proceso del libro: escritura, edición, distribución, difusión… Pero sin olvidar que el principal protagonista es el lector. “Hay que cambiar la idea de lo competitivo a lo comunitario”.

“Las ferias del libro no solo son eventos culturales, sino también catalizadores de cambio en comunidades rurales al fomentar los procesos de lectura y el aprendizaje”, concluye Gacio.

La feria como proceso

Jonathan Koupermann es el director de Cultura del Municipio de Cuenca. Empezó en su cargo a inicios de marzo de 2024. Antes de hacer borrón y cuenta nueva, se percató de proseguir con las líneas del trabajo trazado.

“Hay que entender a la cultura como un proceso. No se puede dejar de lado lo que se viene trabajando en beneficio de la ciudad y del país”, sostiene Koupermann. Es así como se continuó con la FIL, la cual busca ser un “polo para la motivación” de la lectura permanente.

Las jornadas de feria son solo un eslabón de la cadena comunitaria que se impulsa desde la lectura. Cuenca cuenta con una red de bibliotecas compuesta por 26 espacios. De estos, cuatro son urbanos y 22 rurales.

“Se trata de que nuestros públicos y autores tengan un acercamiento con escritores de otras ciudades y países”, explica Koupermann. Aunque lo que también interesa es que la FIL sea un epicentro anual de esta red que funciona todo el año y que se acerca “a las comunidades periféricas”. “La lectura debe ser una fiesta que se celebra todo el tiempo”.

Etiquetas:

Imagen de perfil

Acerca de Damián De La Torre Ayora

Estudió Ciencias de la Educación, Lengua y Literatura y Comunicación Social. Fue editor y jefe de información de Diario La Hora y condujo el programa radial In-Cultos. Ganador del Eugenio Espejo UNP y Artes Vivas de Loja.
SUS ARTÍCULOS