Skip to main content

Mundo Diners al día

‘Dantescas’: mujeres que leen a mujeres

por Pablo Concha

Dantescas
Vicky Benaim y Mara Parra. Foto: Dominique Besanson

‘Dantescas’ es una antología de doce cuentos de escritoras clásicas y modernas compilados, comentados y anotados por la ecuatoriana María Fernanda Ampuero. 

‘Dantescas’ también es el tercer título de la colección ‘Mujeres que leen mujeres’ de la editorial argentina Fera, en la cual escritoras modernas releen, comentan y anotan clásicos para nuevos lectores. Han publicado ‘Un cuarto propio’, de Virginia Woolf, comentado por Agustina de Diego y ‘Frankenstein’ de Mary Shelley, comentado por Esther Cross.

Lo interesante de ‘Dantescas’ es que funciona en varios niveles: satisface la necesidad de los lectores amantes de los géneros de lo extraño, el terror y el horror y rescata cuentos de escritoras clásicas y fundacionales de esta narrativa en nuestra lengua y que quizá no sean conocidos por todos. 

También sirve como excusa perfecta para releer, o descubrir, relatos modernos de autoras que están llevando estos géneros a otros niveles en términos de originalidad y recepción crítica; y, presenta escritoras nuevas quienes, basados en lo poco que han publicado, se les puede augurar una carrera interesante. Mundo Diners conversó con Mara Parra, una de las fundadoras de la editorial Fera.

¿Cómo nace la colección de libros ‘Mujeres que leen mujeres’?

Es una anécdota muy curiosa. Yo no vengo del mundo de las Letras. Estudié Administración de Empresas y luego cursé -sin finalizar- Edición en la Universidad de Buenos Aires. Pero podríamos decir que soy una lectora aficionada. En 2019 hice un curso editorial en Madrid y todos mis compañeros eran filólogos.

Sentí una diferencia abismal en nuestra forma de concebir los textos, en las herramientas que teníamos para pararnos frente a una obra, y dije: “todos deberíamos tener los mismos recursos para acceder a la lectura de un clásico”. Así surgió la idea de clásicos comentados por lectoras especializadas. Por ahora son todas mujeres, hasta que algún día cumpla mi sueño de incluir a Oscar Wilde en la colección.

¿De dónde vino la idea de trabajar con María Fernanda Ampuero en ‘Dantescas’?

Soy lectora y seguidora de María Fernanda. En el club de lectura que organizo en Buenos Aires, junto con Agustina de Diego, la leímos y la invitamos a participar. Me di cuenta que además de una gran cuentista, era una gran lectora y apasionada del género de terror escrito por mujeres (y por Stephen King). Con ella fue amor a primera lectura.

¿Cómo fue el proceso de selección de los cuentos?

Al principio se fue tejiendo una red de lecturas y recomendaciones entre María Fernanda, las editoras y algunas de las cuentistas que participan en la antología, que también aportaron su mirada. Para algunas autoras como Ocampo o Pardo Bazán llegamos a la decisión de elegir entre dos o tres cuentos finalistas; en otros casos, no había duda sobre cuál era el cuento más icónico que María Fernanda quería seleccionar.

En ‘Dantescas’ no solo hay cuentos clásicos y modernos, sino también un par de inéditos muy interesantes. ¿Cómo fue la comisión de estos relatos? 

Yo digo que con esta publicación me recibí de Editora, porque tiene traducciones, derechos liberadores, autoras vivas a las cuales hubo que contactar, unas con agentes literarios y otras fallecidas cuyos derechos están en manos de agencias o herederos. 

Fue una ingeniería de contratos y excels, con las escritoras en distintos lugares de Latinoamérica y Europa. Vicky Benaim, mi socia, dice que esta fue nuestra cuota de terror en la antología: esta burocracia infernal, ya que somos una editorial sin departamento de legales, haciendo todas las gestiones a pulmón.

'Dantescas'

  • 'El empapelado amarillo’, de Charlotte Perkins Gilman.
  • El huésped’, de Amparo Dávila.
  • ‘Las esclavas de las criadas’, de Silvina Ocampo.
  • ‘El chico sucio’, de Mariana Enríquez.
  • ‘Las voladoras’, de Mónica Ojeda.
  • ‘El camino angosto’, de Liliana Colanzi.
  • ‘Las fieras’, de Elaine Vilar Madruga.
  • ‘El don de mi familia’, de Layla Martínez.
  • ‘Transmutación’, de Verena Cavalcante.
Dantescas 2

En el caso de las anotaciones, ¿hicieron algún tipo de edición a los comentarios y subrayados? ¿Cómo fue el trabajo en esa parte?

Muy gracioso. Me pasó en las tres ediciones de la colección (‘Un cuarto propio’ y ‘Frankenstein’). Los comentarios, notas y marcas de las autoras convocadas terminan siendo entre cuatro y cinco veces más largos o cuantiosos de lo que se les pide. Se entusiasman mucho. Hay demasiado para decir en cada página. Lo cierto es que luego, las marcas de lectura no entran en el libro diseñado y hay que hacer ese trabajo de filtro; quedarnos con lo que realmente suma a la lectura y no intentar decirlo todo acerca del texto. 

Es una delgada línea entre enriquecer el relato y no subestimar al lector que está del otro lado. A veces nos dicen que podríamos publicar otro libro con los comentarios “filtrados” de cada una; casi como si fueran los “no autorizados”. Así es como le van haciendo la fama a los editores y una termina como Gordon Lish, el editor que tuvo Carver.

Al revisar el índice se nota un equilibrio entre fechas de publicación originales y temáticas entre los doce cuentos. ¿Cómo lograron esto?

Es parte del trabajo artístico que hizo María Fernanda. No sé si fue pensado en algún punto; intuyo que no demasiado. Eso dio la posibilidad de mostrar las distintas formas que adopta el terror. En lo que ella sí hizo hincapié fue en tres cosas: en el diálogo entre las muertas y las vivas, de hecho esta colección era originalmente de libros “clásicos” comentados, pero ella desafió ese punto; en el vínculo entre Latinoamérica y España; y en la integración de Brasil al diálogo con el resto de países hispanoamericanos.

¿Por qué solo doce historias?

Digamos que trece era tentar demasiado a las 'fuerzas del infierno'.

De acuerdo a la recepción que ha tenido el libro, ¿podríamos soñar con un ‘Dantescas II’ en un futuro?

El departamento de legales no atiende el teléfono. Las editoras siempre están soñando.

¿Qué pueden contarnos sobre el próximo título de “Mujeres que leen mujeres”?

La diferencia entre ‘Dantescas’ y los dos libros previos es que se trata de una nueva obra en todo sentido. Queremos seguir apostando a la reelaboración a partir de textos del pasado. Laten las palabras poesía y diarios.

Etiquetas: