Un día cualquiera

Aventuras de los hermanos Arco.

Carlos Arcos Cabrera,
Planeta, Bogotá, 2021

Dos hermanos narran la trayectoria que los llevará desde Sevilla, a poco de comenzado el siglo XVI, a Quito, casi al final de esa centuria. Décadas llenas de sucesos formidables a los cuales no se sustraerán Diego y Francisco de Arcos (comentaristas anotan su curiosidad por el “parentesco” de los narradores con el autor).

La alta tensión de toda la historia se instala desde el origen de los hermanos Arcos: son hijos de un judío converso, en esos años cuando la Inquisición encontraba que muchos de ellos eran practicantes secretos de la religión hebrea, los execrados judaizantes.

Desde las primeras páginas se llega a ese tono extremo, cuando el padre converso acude con su hijo a ver cómo se quemaba a un supuesto judaizante. El niño queda aterrorizado, pero encontrará salidas para la miserable situación y el miedo permanente a los que le arroja su situación étnica y religiosa.

Canal: La Lupa Ec

Una será el dominio de la escritura, entonces exclusivo de una élite, y de allí saltará a las naves que lo traerán a América, donde se unirá a la expedición de Hernán Cortés, con la que conocerá el sofisticado y bestial imperio caníbal de los aztecas. Los invasores europeos parecen a la vez brutales y taimados. Fuga de Tenochtitlan tras la masacre de la Noche Triste y sigue a Pedro de Alvarado a Guatemala, primero, y a Quito luego, donde coincidirá con su hermano, quien ha vivido, por su cuenta, andanzas similares.

El cuidadosísimo manejo del lenguaje y de las herramientas literarias afila el dramatismo en cada

pasaje de la obra.

Lee el capítulo 1

Te podría interesar:

¿Te resultó interesante este contenido?
Comparte este artículo
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on email
Email

Más artículos de la edición actual

Recibe contenido exclusivo de Revista Mundo Diners en tu correo