Laso el fotógrafo de Quito
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp

Laso el fotógrafo de Quito

Por Daniela Merino Traversari

Fotos: Exhibición La huella invertida / Museo de la Ciudad

¿Qué sería de una ciudad sin documentalistas? Seríamos una ciudad sin tiempo ni memoria. Sin origen ni antepasados. Seríamos una ciudad que flota sobre la historia, que no se atreve a sumergirse en ella. Un fotógrafo es un documentalista por excelencia, aunque quizá no se percate de ello. Su trabajo implica encapsular al tiempo. Su pasión consiste en la colección de momentos, de segundos irrepetibles en el compendio del espacio-tiempo en el que nos desenvolvemos como humanos. El fotógrafo atrapa miradas y las congela para la posteridad. Busca la similitud y la diferencia. Busca y guarda. Busca entre las capas de la realidad con la herramienta de la luz, la lente y el tiempo.

Considerando que cada disparo fotográfico tiene una duración promedio de 1/125 de segundo, la obra memorable de un fotógrafo —de un gran fotógrafo— a lo largo de su vida no superará los dos segundos, dice William Klein, fotógrafo neoyorquino. Paradójicamente, esos pocos segundos son suficientes para echar un buen vistazo hacia la historia, hacia un espacio de tiempo que, de no ser capturado por el lente de una cámara, se habría perdido, diluyéndose en una dimensión cósmica desconocida, para siempre irrecuperable.

Por fortuna, los documentalistas existen —aunque no siempre existieron, no antes de finales del siglo XIX— y en la capital del Ecuador tenemos el legado de un gran documentalista de principios del siglo XX: José Domingo Laso, quien, a través de su mirada contradictoria nos ha dejado como herencia la imagen de un Quito multifacético, de habitantes diversos, de calles y edificios monumentales; es la huella gráfica de una sociedad recatada y andina que empezaba a vivir la modernidad que llegaba con el ferrocarril, y que aspiraba con timidez los inicios de la Revolución liberal y el crecimiento urbano, pero, sobre todo, su inconsistencia social.

 

Las postales coloreadas

En un momento histórico de tantos cambios, como fue el mencionado inicio del siglo XX, documentar la realidad se había convertido en una necesidad insoslayable. La pintura de caballete ya no podía competir con el reflejo directo del mundo que se plasmaba sobre una placa de vidrio. Por ello, la fotografía triunfaba como la manera más acertada para atrapar la realidad, era la herramienta perfecta para capturar “la verdad”. Mostrar a sus mismos protagonistas la imagen de una ciudad en transición parecía una tarea impostergable para no perder la memoria en la vorágine de la modernidad. Para ello estaban los fotógrafos documentalistas. Ellos realizarían el trabajo de registrarlo todo, tanto para el presente como para la posteridad. El presente implicaría también darse a conocer en otros países. La posteridad implicaría la construcción de una mirada como legado histórico. Para la creación de este registro se manifestaría uno de los más destacados fotógrafos de la ciudad: José Domingo Laso.

Muchas de sus imágenes se convirtieron en postales —llegó a imprimir 300 postales diarias en su estudio de fototipia—, algunas de ellas coloreadas o iluminadas a mano. Llevadas por el correo, varias de ellas dieron la vuelta al mundo; otras aparecieron publicadas en revistas y periódicos. Así, una mirada urbana se fue gestando y desarrollando a través del ojo de este fotógrafo, quien en 1899 abrió el taller Fotografía Laso, convirtiéndose prácticamente en el fotógrafo oficial de la ciudad.

En sus comienzos el taller ofrecía la realización de las clásicas tarjetas de visita, así como retratos de la élite de la ciudad, es decir, del mundillo de los terratenientes con pujos aristocráticos, junto con las autoridades religiosas y políticas. Con dedicación y esfuerzo llegó a publicar cuatro libros en menos de dos décadas: Recuerdos de Quito; Álbum de Quito; Quito, homenaje de admiración al heroico pueblo de Guayaquil, y Monografía ilustrada de la provincia de Guayaquil.

 

La construcción del archivo

Como no existe la máquina del tiempo para volver al pasado y presenciar el Quito de hace un siglo, solo nos queda confiar en el material que tenemos; en este caso, las imágenes de José Domingo Laso, una serie de fotografías y postales de nuestra ciudad que François Coco Laso, bisnieto de José Domingo Laso y también fotógrafo, indagó e investigó exhaustivamente durante ocho años en el archivo de su bisabuelo. Sus móviles quizás fueron una búsqueda de identidad familiar y una afición paralela por el mundo de la fotografía. Coco encontró maravillas, verdaderas obras de arte, pues su antepasado fotografiaba a Quito como a una pequeña joya, con paciencia y devoción, con entusiasmo y veneración. El Quito de Laso aparecía siempre bello, limpio, iluminado, como un pequeño París, con gente blanca y bien vestida. Esta era la imagen que se quería enviar al mundo para contrarrestar aquella mirada extranjera que retrataba a los indígenas de manera exótica y salvaje, y que hacían ver al Ecuador como a un país fácilmente conquistable.

Durante su investigación, Coco Laso descubre que algunas de las fotografías de su bisabuelo contienen borrones, es decir que ciertos elementos han sido eliminados de la imagen. Sucedía que, para cuidar la imagen de la capital, era necesario remover a indígenas y pordioseros, seres que no debían compartir el espacio fotográfico con gente bien pues no era de buen gusto, no era chic. Aún existía una fuerte influencia de una posición eurocéntrica. Era importante delimitar la línea entre lo europeo y lo latinoamericano. Se trataba de expresar homogeneidad, no diversidad. No éramos Europa, pero queríamos serlo. Y para serlo había que eliminar a unos cuantos personajes que estaban ‘de más’, al menos en las fotografías.

Así, en una imagen suelta vemos cómo una india ha sido reemplazada por una dama pintada, vestida de blanco y con sombrero de ala ancha. Era lo que se debía ver: un Quito limpio y muy estilizado, de contornos monumentales, un Quito impecable, desprovisto de seres que contaminaran el paisaje. Son imágenes que buscan reflejar a la ciudad hispánica, a la colonia que se deja colonizar y pretende vivir bajo las reglas de Europa y su modernidad.

Sin embargo, el archivo de José Domingo Laso contiene diversidad, esa diversidad que en un momento dado se intentó eliminar. Entre estas imágenes encontramos bellísimas fotografías de esos seres que no pertenecían a la aristocracia quiteña pero que también pasaban por su estudio para ser fotografiados: campesinos, barrenderos, locos y músicos, seres que posaban delante de diversos fondos, al igual que las familias más destacadas de Quito. Estas fotografías me recuerdan a los retratos sutiles y elegantes de Martín Chambi, el fotógrafo peruano que retrató a la sociedad cusqueña por la misma época que Laso. Además, hallamos otra serie de retratos, también de indígenas, que aparecen con el torso semidesnudo y la mirada triste. Una misma mirada de la desolación, abandono, desamor. Son imágenes bellísimas que nada tienen que ver con las imágenes antropológicas de aquellos fotógrafos extranjeros que recorrían América.

En un archivo de imágenes prístinas, de semblante europeo, encontrar estos retratos puede resultar contradictorio y descontextualizado. Sin embargo, no es nuevo dentro del arte latinoamericano encontrarnos de frente con esta problemática; es más, nos define dentro del discurso de nuestra identidad. Un siglo después la paradoja sigue presente y parecería ser que es parte estructural de nuestra memoria social.

En definitiva, el archivo es la pieza clave dentro de la memoria social, permite una relación directa con la historia y oficializa la mirada. El archivo de José Domingo Laso consiste, probablemente, en más de dos segundos de exposiciones fotográficas, pero nos regala una mirada clara dentro de su inherente contradicción, un Quito que sigue vivo afuerita del Museo de la Ciudad, donde se expuso la muestra La huella invertida: miradas de José Domingo Laso, desde el 2 de septiembre de 2015.

Comparte este artículo
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on email
Email

Más artículos de la edición actual

En este mes

La danza, un destino inevitable.

Por Elisa Sicouret Lynch. Fotografía: cortesía. Edición 455 – abril 2020. Cuando Valeria Quintana Velázquez comenzó en esto, a los seis años, no sabía cómo

En este mes

Una elección crucial.

Por Jorge Ortiz. Fotos: Shutterstock. Edición 455 – abril 2020. El próximo presidente de Estados Unidos tendrá que emprender la reforma del capitalismo. Nada menos.

Columnistas

Erupciones y exorcismos

Por Rafael Lugo. Ilustración: Tito Martínez. Edición 455 – abril 2020. Hace algunas semanas un periódico de Quito publicó un reportaje sobre un sacerdo­te que

Columnistas

La Mudanza

Por Salvador Izquierdo. Ilustración: Diego Corrales. Edición 455 – abril 2020. Nada más tonificante para el alma que mudarse de casa. Renueva el ánimo, saca

Columnistas

Apocalipse Now

Por Huilo Ruales. Ilustración: Miguel Andrade. A partir del terremoto, la gente perdió la cabeza. Apiñada y de rodillas imploraba perdón con las manos al

También te puede interesar

Arte

Balthus, de niñas y aristogatos.

Por Milagros Aguirre. Fotografía: Cortesía del Museo Thyssen. Edición 446 – julio 2019. Diez mil firmas tuvo la petición de la ciudadanía al Metropolitan Museum

Arte

Salas y el arte de la abstracción.

Por Roberto Rubiano Vargas. Fotografías: archivo de C. Salas. Edición 439 – diciembre 2018. Carlos Salas es un sólido pintor colom­biano con la mirada puesta

Uncategorized

Los grandes paisajes de David Hockney

Una antigua colaboradora que ahora vive en Londres, Susana Cárdenas, visita la exhibición del famoso artista inglés en la Royal Academy of Arts. Hockney empezó

Uncategorized

El mundo visual de Paula Barragán

Por Ileana Viteri A veces es un espejo y otras, un escudo pero, en todo caso, no hay arte sin enfrentamiento. Sin embargo, parecería que

Arte

Las extravagancias de Art Basel

Por Daniela Merino Traversari /// Fotos Cortesía Art Basel /// Sin duda, se trata del paraíso para los grandes poderes del mundo del arte. Es

Uncategorized

Renaciendo en el grafiti

Texto y fotos: Iván Kashinsky Valparaíso es un puerto con banda sonora propia: se resiste a bajar la voz ante el paso de los años.