Las palabras congeladas
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp

Las palabras congeladas

Milagros Aguirre

Acabo de escuchar en un audio, que me ha enviado un amigo que vive lejos, una antigua leyenda que dice que en una ciudad hacía tanto, pero tanto, tanto frío, que cuando las palabras se decían se quedaban congeladas en el aire. Que los habitantes no podían escucharse unos a otros sino hasta cuando llegaba el verano. Ahí, con el calor y, con el viento, las palabras se descongelaban y solo entonces, los habitantes de esa ciudad podían escucharlas. Estos días de silencio y recogimiento, que hemos vivido en el mundo entero por la peste global, parecen los de un frío e inusual invierno: las ciudades se han vaciado, los que han podido se han recogido en sus casas. Parece que se ha congelado el tiempo, que el planeta ha pedido una pausa. Y también, quiero creer, que se han de congelar las palabras, para que solo cuando salga el sol, en el verano, podamos oírlas y volver a ellas.

Se han dicho palabras bonitas durante la cuarentena (separando, claro, la paja del trigo y quitando, de ese mar de palabras, aquellas que no valen la pena: las noticias falsas, los insultos, los innumerables reclamos, las recetas que cada quien da según su verdad absoluta). En esta columna recojo solo un resumen de algunos de esos pensamientos y palabras positivas que parece que llegan cargadas de esperanza:

Puedes leer este contenido gratuito iniciando sesión o creando una cuenta por única vez. Por favor, inicia sesión o crea una cuenta para seguir leyendo.

Comparte este artículo
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on email
Email

Más artículos de la edición actual

En este mes

Una guerrera por el planeta

Por Elisa Sicouret Lynch. Fotografía: Cortesía. Edición 459 – agosto 2020. Cecilia Hidalgo Torres, directora de la oenegé Mingas por el Mar, considera que el

En este mes

Un resto inaccesible al consuelo

Por Daniela Alcívar Bellolio Edición 459 – agosto 2020.Ilustraciones: Shutterstock No hay palabras que puedan presentar con justicia este texto, pero lo intentamos: si hay

En este mes

Los gatos y los escritores

Por Julia Gutiérrez. Fotografía: Shutterstock. Edición 459 – agosto 2020. En todos los tiempos los escritores se han sentido fascinados por los felinos. La literatura

En este mes

Ochipinti o la eterna alegría

Por Francisco SantanaEdición 459 – agosto 2020.Fotografía: Shutterstock   Esto es así de sencillo: había una vez un hombre que preparaba los mejores cangrejos de

Arquitectura

Hiroshima y Nagasaki

Se les recuerda por el lanzamiento de dos bombas atómicas, pero también tienen otra cara que mostrar: la de hermosos sitios naturales, templos y tradiciones

Columnistas

A (zoom)ate

Por Milagros Aguirre Dicen que nadie sabe lo que tiene hasta que lo pierde. Hace tiempo que no iba al teatro pero, en épocas pandémicas,

También te puede interesar

Columnistas

¡Suerte Leonardo!

Por Rafael Lugo. Ilustración: Tito Martínez. Edición 454 – marzo 2020. Hablo del joven futbolista Leonardo Campana Romero. El jugador juvenil del Barcelona guayaquileño y

Ana Cristina Franco

Quiteños en la playa.

Por Ana Cristina Franco. Ilustración: Luis Eduardo Toapanta. Edición 445 – junio 2019. Mi mamá me contaba que en los setenta sus idas a la

Columnistas

Jorge Glaser.

Por Mónica Varea. Ilustración: Sol Díaz. Edición 437 – octubre 2018. Entraba a la librería con pasos cansados. Buenas, doctor, lo saludaban. ¿Algo para mí?,

Columnistas

Si no hablas, mejor canta.

Por Milagros Aguirre. Ilustración: ADN Montalvo E. Edición 453 – febrero 2020. Quienes predecían que las lenguas indí­genas estaban por desaparecer no han visto lo

María Fernanda Ampuero

El mejor trabajo del mundo

María Fernanda Ampuero Esto que tienen en sus manos es una rareza, un ejemplar de colección, el producto de un bello delirio colectivo. No me

Ana Cristina Franco

Pizza gratis.

Por Ana Cristina Franco. Ilustración: Luis Eduardo Toapanta. Edición 437 – octubre 2018. Fue un día de mierda. Entre mis pequeños infortunios, el peor fue