Las entrañas de la bestia.
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp

Las entrañas de la bestia.

Fotografías y texto ADN MONTALVO ///

www.adnmontalvo.com ///

 IMG_6022

Un día llegó sin previo aviso Ramiro Castillo a decirme que el expenal García Moreno estaba abierto al público y que si quería ir a hacer unas fotos, y yo que tengo el morbo a flor de piel, agarré la maleta pequeña, un par de lentes y salimos a San Roque como niños camino al parque. Al llegar había una fila de espera de una hora, entendí que no era el único morboso queriendo ver de primera mano la vida de los prisioneros del penal. Y es que muchas historias han nacido dentro de esos muros y ninguna de ellas, que me conste, ha sido positiva, alegre o constructiva, o romántica a lo Shawshank Redemption; todas son patéticas, dolorosas, monstruosas. Las sensaciones que esperaba eran las mismas que siento al ir al cine a ver una película de terror.

Antes de entrar te advierten que algunas cosas están tal como estaban en su [peor] momento, un toque de espectacularidad para satisfacer al público. En la espera te acostumbras al tamaño monumental de los muros externos, a las rejas que terminan en puntas afiladas y a los alambres de púas que rodean todo. La primera sensación fue alerta.

A pesar de ser una de las cárceles más grandes del país, una vez dentro se siente realmente pequeña, pero se trata de un asunto de perspectiva más que de espacio, porque la visión está siempre limitada a unos pocos metros gracias al uso de paredes, puertas y rejas. La segunda sensación fue claustrofobia.

corredor_pabellonA

La guía nos cuenta que el penal estaba divido en pabellones y que cada pabellón agrupaba a los prisioneros por cierto tipo de afinidad, insuficiente para evitar conflictos. Seguramente porque, a excepción del pabellón de los ricos, todos los pabellones sobrepasaban su capacidad y el encierro sumado al hacinamiento, el calor, el frío, la ira, la falta de camas, el dolor de espalda y otras tantas condiciones que no alcanzo a adivinar, llevaban a los internos a desbordar sus frustraciones de forma violenta. En ese entorno es imposible imaginar algún tipo de rehabilitación. La tercera sensación fue frustración.

Al caminar por los pasillos entiendes lo sencillo que podría ser el ataque de un enemigo, o sea que si estabas dentro te convenía ser amigo de todos. Hay tantos rincones donde esconderse que es difícil comprender cómo hacían los guardias para mantener vigilada a la población de internos. La cuarta sensación fue de peligro.

celda_caos

Al iniciar la gira interior empiezan las historias de sobreviviencia, las formas de negociar alimentos o subsistencia. “En esta celda el interno puso una tienda, pero fue apuñalado”, “en este pasillo fue asesinado Daniel Camargo”, “esta es la celda de los traficantes, donde ocurrían más peleas y asesinatos” y así. En varias celdas se ven manchas marrones en las paredes, en los colchones, en las cobijas regadas por el piso y hasta gritando un mensaje desde la pared. Cuando la guía nos cuenta que pueden ser manchas de sangre, la quinta sensación fue miedo.

Para bajar la tensión el recorrido termina con la visita al pabellón de presos especiales (los que tienen más dinero siempre son especiales, incluso en este infierno), algo parecido a un sórdido motel de habitaciones pequeñas con las comodidades habituales: televisón por cable, refrigerador, cocina y hasta un minibar. La guía nos cuenta que con suficiente dinero podías lograr varios privilegios, incluso visitas extraconyugales. Y aun así, este pabellón no estaba excento de violencia, con escenas que podrían haber salido de una película de Tarantino.

100porciento

Al final la experiencia sobrepasó mis expectativas, ninguna película llega a este nivel de realismo y ninguna se acerca a esta sensación de cercanía, tal vez porque aún no logran envasar el olor para las salas de cine o porque el sitio conserva un aire saturado de memorias. Mi última sensación fue un extraño déjà vu: al tomar el pequeño callejón que anuncia la luz de la calle nosotros éramos el producto de una especie de parto, donde salíamos al mundo desde las entrañas de una Bestia.

Comparte este artículo
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on email
Email

Más artículos de la edición actual

En este mes

Para tener carne fresca.

Por Jorge Ortiz. Edición 460 – septiembre 2020. El tiempo estaba terminándose: era principios de septiembre y, con más rapidez de lo que ellos esperaban,

Música

Billie Eilish, la reina del antipop

Por Vanessa Terán Iturralde Edición 460 – septiembre 2020.Fotografías: Shutterstock En febrero pasado, durante el segmento in memoriam de los Premios Óscar, la encargada de

Música

Ayllu

Por Diego Pazmiño Edición 460 – septiembre 2020.Fotografías: La Flor y El Ojo, Karina Terán Cada familia cuenta una historia que no es la propia

En este mes

Éste, otro, el último, y nos vamos

Por Juan Fernando Andrade / @pescadoandrade Chavela, el documental recién estrenado en Netflix, es lo que Truman Capote llamaría una plegaria atendida. No es perfecto,

En este mes

La pandemia en el reino del revés.

Por Sandra Yépez Ríos. Edición 460 – septiembre 2020. Brasil es el segundo país más afectado por el coronavirus en el mundo. Ante la crisis,

También te puede interesar

Revista Mundo Diners
Crónica

Operando al corredor.

Por Federico Bianchini. Edición 454 – marzo 2020. En México, en medio de una competencia que consiste en repetir cinco veces una rutina extenuante, vestido

Mundo

Welcome to Irán.

En el país de los ayatolas la vida es un asunto clandestino.   Texto y fotos Manuela Botero Thiriez. Edición 429 – Febrero 2018.  

Ciencia

En un caótico laboratorio…

Por Jorge Ortiz. Edición 427 – diciembre 2017. El hombre tenía fama de sabio. Pero tenía también, como muchos sabios, fama de desordenado y caótico,

Mundo

La verdad, una bandera.

Por Milagros Aguirre. Fotos: Juan Reyes. Edición 436 – septiembre 2018. “Hemos pasado diez años siendo llamados sicarios de tinta, una cosa tan fuerte como

En este mes

Ana Frank vive en Argentina

Por Daniela Mejía Fotografías: Cortesía Centro Ana Frank ArgentinaEdición 460 – septiembre 202. Desde 2009 en Buenos Aires funciona un espacio que gira en torno