La sólida Esmeraldas.
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp

La sólida Esmeraldas.

Por Paulina Rodríguez.

Edición 434 – julio 2018.

Firma--Paulina--1

Las playas del norte de Esmeraldas, cero turistas, rodeadas de ese verde que se enar­dece bajo un sol de coco, eran mi baño de purificación cada vez que iba para Palestina, donde los padres de una muy querida amiga tenían una chocita de palmeras. Me bajaba de la ranchera —que en Quito llamamos chiva: ese camión-bus con las ventanas abiertas que usamos para salir de farra en las fiestas de di­ciembre— en el desvío hacia Tachina.

También aquí me desvío del recuerdo y voy hacia el diccionario para citar los significados de ranchera y de chiva.

De esa manera, llegaba al paraíso, el lugar donde apenas necesitaba dinero, solo aceite y amistad protectores, el sol frente al mar; su gente pobre, generosa, amable, so­lidaria, digna… con sus leyendas e historias.

Alguna noche nos invitaron de farra a Río Verde, a una casa grande, tan cerca de la de Gonzalo Endara Crow que hasta podía­mos ver saliendo de ella los peces voladores que él pintaba. Los quiteños y los palestinos creamos una franja de fiesta donde baila­mos, comimos, bebimos. Al salir, uno de nuestros amigos, Amado, nos recomendó:

—No vayan a ir por ahí, que ese lugar es sólido.

—¿Qué?

Creímos que era la rapidez de su habla mezclada con la embriaguez:

—¿Cómo?

—Por ahí es sólido.

—¿Sólido?

—Solitario. Y… peligroso.

Nos explicó que por las noches solían llegar unas lanchas a la playa oscurísima. No sabían quiénes eran ni qué transportaban. Pero era mejor evitar entender toda la mag­nitud de esa solidez.

Recuperé aquellas enfebrecidas nostalgias mientras me entumecían las noticias de nues­tro pasado inmediato: secuestros en la fronte­ra norte, muertes, peligro. Tengo la esperanza de que ese estado sólido no se mantenga por largo tiempo; que la sólida cultura esmeralde­ña se siga empoderando de su destino, conti­núe tan festiva y hospitalaria como la siento en mi memoria, y sepa contener con firmeza las amenazas que se ciernen sobre ella.

Firma--Paulina--2-2Firma--Paulina--3-3

 

 

Comparte este artículo
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on email
Email

Más artículos de la edición actual

Cuarentena

El cambio llega a las universidades.

Por Ángela Meléndez. Fotografías: Shutterstock. Edición 460 – septiembre 2020. La covid-19 abrió una oportunidad para repensar el modelo educativo y para formar estudiantes y

En este mes

Para tener carne fresca.

Por Jorge Ortiz. Edición 460 – septiembre 2020. El tiempo estaba terminándose: era principios de septiembre y, con más rapidez de lo que ellos esperaban,

Música

Billie Eilish, la reina del antipop

Por Vanessa Terán Iturralde Edición 460 – septiembre 2020.Fotografías: Shutterstock En febrero pasado, durante el segmento in memoriam de los Premios Óscar, la encargada de

En este mes

Ana Frank vive en Argentina

Por Daniela Mejía Fotografías: Cortesía Centro Ana Frank ArgentinaEdición 460 – septiembre 202. Desde 2009 en Buenos Aires funciona un espacio que gira en torno

En este mes

Éste, otro, el último, y nos vamos

Por Juan Fernando Andrade / @pescadoandrade Chavela, el documental recién estrenado en Netflix, es lo que Truman Capote llamaría una plegaria atendida. No es perfecto,

También te puede interesar

Ana Cristina Franco

Resistiré

Por Ana Cristina Franco   Treinta. La amenaza. Treinta. El deadline. Treinta. El SRI. Treinta. Los hijos. Treinta. Los viejos. Treinta. La plata. Treinta. Los

Columnistas

Naturaleza humana.

Por María Fernanda Ampuero. Ilustración: Maggiorini. Edición 437 – octubre 2018. Su berrido suena como de oveja, aunque más agudo y más desesperado que el

Anamaría Correa Crespo

A diez mil metros de altura.

Por Anamaría Correa Crespo. @anamacorrea75 Ilustración: María José Mesías. Edición 447 – agosto 2019. Dicen las lenguas del más allá que, cuando uno está cerca

Columnistas

Mi primer acoso.

Por María Fernanda Ampuero. Ilustración Maggiorini. No hay suficientes ángeles. No es verdad —no puede ser verdad— que todos tenemos uno. Y si lo tenemos,