La sólida Esmeraldas.
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp

La sólida Esmeraldas.

Por Paulina Rodríguez.

Edición 434 – julio 2018.

Firma--Paulina--1

Las playas del norte de Esmeraldas, cero turistas, rodeadas de ese verde que se enar­dece bajo un sol de coco, eran mi baño de purificación cada vez que iba para Palestina, donde los padres de una muy querida amiga tenían una chocita de palmeras. Me bajaba de la ranchera —que en Quito llamamos chiva: ese camión-bus con las ventanas abiertas que usamos para salir de farra en las fiestas de di­ciembre— en el desvío hacia Tachina.

También aquí me desvío del recuerdo y voy hacia el diccionario para citar los significados de ranchera y de chiva.

De esa manera, llegaba al paraíso, el lugar donde apenas necesitaba dinero, solo aceite y amistad protectores, el sol frente al mar; su gente pobre, generosa, amable, so­lidaria, digna… con sus leyendas e historias.

Alguna noche nos invitaron de farra a Río Verde, a una casa grande, tan cerca de la de Gonzalo Endara Crow que hasta podía­mos ver saliendo de ella los peces voladores que él pintaba. Los quiteños y los palestinos creamos una franja de fiesta donde baila­mos, comimos, bebimos. Al salir, uno de nuestros amigos, Amado, nos recomendó:

—No vayan a ir por ahí, que ese lugar es sólido.

—¿Qué?

Creímos que era la rapidez de su habla mezclada con la embriaguez:

—¿Cómo?

—Por ahí es sólido.

—¿Sólido?

—Solitario. Y… peligroso.

Nos explicó que por las noches solían llegar unas lanchas a la playa oscurísima. No sabían quiénes eran ni qué transportaban. Pero era mejor evitar entender toda la mag­nitud de esa solidez.

Recuperé aquellas enfebrecidas nostalgias mientras me entumecían las noticias de nues­tro pasado inmediato: secuestros en la fronte­ra norte, muertes, peligro. Tengo la esperanza de que ese estado sólido no se mantenga por largo tiempo; que la sólida cultura esmeralde­ña se siga empoderando de su destino, conti­núe tan festiva y hospitalaria como la siento en mi memoria, y sepa contener con firmeza las amenazas que se ciernen sobre ella.

Firma--Paulina--2-2Firma--Paulina--3-3

 

 

Comparte este artículo
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on email
Email

Más artículos de la edición actual

Ana Cristina Franco

Qué será el amor

Ana Cristina Franco Tenía siete años y estaba enamorada. Mientras mi mamá preparaba la merienda, yo me sentaba en el mesón de la cocina y

En este mes

Yourcenar la posibilidad de una isla

Por Diego Pérez OrdóñezFotografía: Shutterstock | cortesíaEdición 456 – mayo 2020. La tradición de aislamiento creativo tiene antecedentes notables. Vienen a la mente dos casos,

Alimentos

¿Queso? Sí, con (mucho) gusto

Por Julia Gutiérrez Fotografía: Shutterstock | Cortesía Edición 456 – mayo 2020. Del tradicional fresco a los maduros, en el Ecuador sigue evolucionando la industria

Columnistas

El poeta

Salvador Izquierdo que hable sólo el que no tenga / o el que no quiera / el que no pueda volver / sólo el desnudo

En este mes

Sello ecuatoriano en Hollywood

Por Elisa Sicouret Lynch Fotografía: Mino Reis y cortesía Edición 456 – mayo 2020. Es quiteño de nacimiento, pero “hollywoodense” de corazón porque ha sido

También te puede interesar

Columnistas

Las palabras congeladas

Milagros Aguirre Acabo de escuchar en un audio, que me ha enviado un amigo que vive lejos, una antigua leyenda que dice que en una

Columnistas

Estrella mía.

Por Milagros Aguirre. Ilustración: Adn Montalvo E. Edición 449 – octubre 2019. Tengo ahora una estrella que acompaña mi camino. Quiero creer que es así.

Columnistas

2020.

Por Salvador Izquierdo. Ilustración: Diego Corrales. Edición 452 – enero 2020. Me gusta la palabra inicio con sus tres íes saltando y silbando alegremente. Un

Mónica Varea

Amigos

Por Mónica Varea “El hombre es esencialmente sociable, coma”, dictaba la doctora Álava. “No me parece”, respondía yo, un poco entre dientes pero con un

Columnistas

Naturaleza humana.

Por María Fernanda Ampuero. Ilustración: Maggiorini. Edición 437 – octubre 2018. Su berrido suena como de oveja, aunque más agudo y más desesperado que el

Anamaría Correa Crespo

Silencio.

Por Anamaría Correa Crespo. @anamacorrea75 Edición 422 – julio 2017. En 1888 el monstruoso filósofo Friedrich Nietzsche sentenció la muerte de Dios en una de