La música de Krása sonó dentro del gueto
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp

La música de Krása sonó dentro del gueto

Por Fernando Larenas.

Edición 459 – agosto 2020.

La guerra ya estaba perdida para los alemanes, la orden era destruir documentos, apurar el exterminio de judíos en las cámaras de gas. En Theresienstadt —Terezín en checo— uno de los campos de concentración judíos, Joseph Mengele, conocido como El ángel de la muerte, entrevistaba a quienes serían deportados a Auschwitz para ser exterminados en aquellas cámaras que él mismo había ordenado construir después de comprobar su eficiencia letal.

Eran pocas preguntas y un chequeo médico superficial para determinar los presos que sobrevivirían. El criterio, a veces, dependía del buen o mal humor de Mengele. En una de esas jornadas, el ángel llegó silbando una melodía de la ópera Lucía de Lammermoor de Donizetti. Uno de los prisioneros, tal vez para tratar de congraciarse con el personaje, también comenzó a entonar la obra del compositor italiano.

Se inició un diálogo entre el prisionero y el nazi, este le pidió que cantara el aria. Ante la mirada impaciente de Mengele, el preso comenzó a cantar con una voz débil, no lograba controlar sus nervios, le temblaba la voz; y de repente, cuando tenía que subir a la escala sol, de su garganta salió un gallo espantoso que indignó al militar, que también fungía de médico.

El improvisado tenor tuvo que colocarse en la fila de los deportados directos a Auschwitz, de acuerdo con el relato escrito en el libro Los prisioneros del paraíso de Xavier Güell, quien detalla con mucha precisión el hecho de que allí confluyeron músicos, cineastas, pintores, todos de origen judío.

Según el libro, Mengele detestaba la música contemporánea, defendía rabiosamente que toda composición posterior a Richard Wagner no tenía el menor interés, una idea que también era defendida con vehemencia por herr Hitler.

Hans Krása, famoso por haber creado la ópera infantil Brundibar y haber contribuido a la vida cultural del campo de concentración de Terezín.

Entre esos personajes del gueto destaca Hans Krása, a la sazón cerca de cumplir cuarenta años, quien era muy conocido en el ambiente musical europeo por sus obras para piano y operísticas, una de ellas fue estrenada, en junio de 2012, en Quito, por la Orquesta Sinfónica Nacional del Ecuador (OSNE) que entonces dirigía Nathalie Marin.

En una coproducción entre la OSNE, el Teatro Nacional Sucre y el Conservatorio Franz Liszt se presentó la ópera para niños Brundibar, que cuenta la historia de un malvado organillero que persigue a unos niños que salían a las calles a pedir unas monedas para comprar leche para su abuela enferma. En la obra presentada en Quito Brundibar aparece vestido con un traje similar al uniforme de los nazis durante la Segunda Guerra Mundial.

Brundibar llegó a representarse 55 veces en el campo de concentración de Theresienstadt.

La ópera fue exitosa, tuvo buenos comentarios de quienes asistieron al teatro Sucre; pero en Terezín tuvo un desenlace terrible —según el libro— porque todos los niños del campo de concentración que participaron en la obra fueron deportados a Auschwitz. Quien llegaba ahí no regresaba a ninguna parte.

El bien y el mal

En la novela Güell aborda a un personaje que refleja acertadamente la personalidad de los militares nazis. El comandante del gueto Sigfrid Seidl (el nombre fue tomado por sus padres de la ópera Sigfrido de Richard Wagner) estudió música, pero fue reprobado por el maestro vienés Arnold Schoenberg, cuyas obras fueron calificadas de degeneradas por el partido nazi, lo que lo obligó a emigrar a Estados Unidos en 1933. Quería ser discípulo del vienés, pero solo le alcanzó para ingresar en las filas del ejército nazi.

Puedes leer este contenido gratuito iniciando sesión o creando una cuenta por única vez. Por favor, inicia sesión o crea una cuenta para seguir leyendo.

Comparte este artículo
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on email
Email

Más artículos de la edición actual

En este mes

Ojo en la hoja

Al oeste del EdénEn un lugar de Estados UnidosJean SteinAnagrama, 2020, Kindle El poder del dinero o el dinero que da poder. Esa es la

Crónica

Cuando estallan las crisálidas.

Por José Luis Barrera. Ilustración: Tito Martínez. Edición 460 – septiembre 2020. Libros que matan Una vez mi padre me dijo que los libros lo

BOCATA

El poeta del amor y la esperanza

Edición 460-Septiembre 2020 Hace cien años nació Mario Benedetti, figura destacada de las letras hispanoamericanas. Con más de un centenar de obras publicadas, Benedetti fue

Música

Ayllu

Por Diego Pazmiño Edición 460 – septiembre 2020.Fotografías: La Flor y El Ojo, Karina Terán Cada familia cuenta una historia que no es la propia

En este mes

¿Y la calidad de vida de los ancianos?

Por Xavier Gómez Muñoz. Fotografía: Shutterstock y X. Gómez. Edición 460 – septiembre 2020. El Instituto Nacional de Estadística y Censos estimaba antes de la

También te puede interesar

Escritores

Silvina, la bizarra

Por Diego Pérez Ordóñez. Edición 459 – agosto 2020. Lucrecia Martel rodó en 1999 un documental sobre Silvina Ocampo, la genial y poliédrica escritora argentina.

Escritores

El hombre que fue otros

Por José Luis BarreraEdición 457 – junio 2020 Un nombre a la medida Incluso antes de trasladarse a Francia, la madre de Roman Kacew dijo

Literatura

Quito Bizarro: de la duda a la certeza

Por Francisco Febres Cordero Hay un señor que, en la Plaza Arenas, elabora agua de acero para curar los nervios y aliviar males cardíacos. Existe

Literatura

“Escribir es como ahogarse”.

Por María Fernanda Ampuero. Fotos Cortesía. Edición 424 – septiembre 2017. Nefando, da Del lat. nefandus. 1. adj. Indigno, torpe, de lo que no se

BOCATA Destino

Literatura viajera

En los libros cobran vida aventuras, travesías e historias. “La literatura viajera es la más antigua del mundo”, afirma Paul Theroux, el destacado novelista estadounidense

Escritores

La reivindicación de Sabato

Por Daniela Mejía Fotografía: Jaime Olivos | Cortesía Edición 456 – mayo 2020. Cada sábado, mediante visitas guiadas por su casa, dos de los descendientes