La literatura del yo
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp

La literatura del yo

Por Daniela Mejía.

Fotografías: Facundo Barisani y Madreselva Editorial.

Edición 457 – junio 2020.

Belén López Peiró es una de las escritoras argentinas contemporáneas más referenciales, tanto dentro del espectro literario como del movimiento de mujeres. Está por publicar su segunda novela redoblando su apuesta por el relato intimista y político que construyó en su primera obra.

Uno siente que tiene más años de los que encierra su cuerpo. Se siente al leerla sin conocerla, pero esa sensación no cambia releyéndola tras hacerlo finalmente, tras escucharla y saberla una voz que en adelante representará a una generación. Una voz que habló de lo que no se hablaba, no en la forma intimista, cruda y desalmada en la que ella lo hizo, en un país donde la violencia hacia las mujeres desde el primer día de este año y hasta el 30 de marzo último se tradujo en 86 femicidios (en 2019 fueron 327, una mujer asesinada cada 27 horas).

Belén López Peiró tiene veintiocho años.

En marzo fue incluida por el Ministerio de Cultura de la Nación en la lista de las once escritoras contemporáneas a las que hay que leer.

Ahí están también Claudia Piñeiro, Gabriela Cabezón Cámara, Mariana Enríquez, Leila Guerriero, Samanta Schweblin, autoras más prolíficas y con mayor tiempo en el campo literario.

Pero a Belén muchos la habían leído antes de esa mención. En su primera novela, Por qué volvías cada verano (Madreselva), que publicó en 2018 y en la que narra su historia de abuso en un relato polifónico con el que las mujeres argentinas se identificaron y reconocieron las ganas de elevar su propio grito.

Belén, como muchas otras mujeres que sufren de las distintas formas de violencia de género e intrafamiliar, se tardó en reconocerse como tal pero evitó y evita la revictimización en su literatura intimista. Ella escribió para repararse, pero a su vez y con el mismo grado de importancia, para ayudar a otras mujeres. Ella escribió para hacerse cargo de lo que sentía, de lo que vivió, de que fue abusada, de que sintió vergüenza, de que se sintió cobarde. Escribió para contar su verdad.

Puedes leer este contenido gratuito iniciando sesión o creando una cuenta por única vez. Por favor, inicia sesión o crea una cuenta para seguir leyendo.

Comparte este artículo
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on email
Email

Más artículos de la edición actual

Columnistas

El espejo

Por Anamaría Correa Crespo Ilustración: María José Mesías Edición 458-Julio 2020 Horas larguísimas de lectura durante la pandemia, tratando de darle a la época aciaga

Columnistas

Nueve reinas o la cueva de los ladrones

Por Gonzalo Maldonado Albán Fotografía: Shutterstock Edición 458-Julio 2020 Tiene las hechuras de una película light: un villano bueno, un héroe bisoño y una mujer

En este mes

Sam

Por Abril Altamirano Edición 458 – Julio 2020. Hay personas que deciden seguir viviendo, aun cuando los doctores les dicen que no deberían. Estas personas

Cuarentena

Criaturas de la ciudad silente

Por José Luis Barrera. Ilustraciones: Paco Puente. Edición 458 – julio 2020. UNO Parado a unos cien metros del super­mercado, miro a mi alrededor como

En este mes

Un nuevo virus en la vida de Powerpaola

Por Daniela Mejía Edición 458 – Julio 2020.Ilustraciones: cortesía de Paola Gaviria La covid-19 lo ha trastocado todo. No quedan espacios inalterados, ni el de

En este mes

Hasta que llegó lo peor…

Por Jorge Ortiz Edición 458 – julio 2020. La noticia, en un tono cauto y mode­rado, sin toques apocalípticos, había sido publicada en varios diarios,

También te puede interesar

Entrevistas

Jaime Marchán y la crisis permanente

Por Francisco Febres Cordero Jaime Marchán acaba de terminar una novela, que será la quinta que publica: Volcán de niebla. Pero la mañana en que

Literatura

Una profecía obscura y perturbadora.

Por Jorge Ortiz. Edición 446 –julio 2019. El hombre (alto, pálido, huesudo, de expresión trágica y ademán exhausto) no podía ocultar su enfermedad ni disimular

BOCATA

Gustave Flaubert

Hace 140 años murió el escritor de la palabra justa. Muy a pesar de sí mismo, Flaubert fue maestro e inspirador, figura cimera del realismo