Skip to main content

La isla

por Salvador Izquierdo

Por Salvador Izquierdo

Ilustración: Diego Corrales
Edición 461-Octubre 2020

Firmas001a 2
DRAGON Recuperado

El Alcalde es una de las personas más inteligentes que conozco. No, el Yunda no, por Dios. Hablo de un amigo cuyo apellido es Mayorga y al que otro amigo, hecho el inventivo (es manabita), le puso como apodo el Alcalde MAYORga. A veces nos juntamos los tres y conversamos sin tapujos sobre varias cosas. Pocas veces hemos topado el tema de uno de los libros del Alcalde, un estudio sobre la representación de las islas Galápagos en textos de diferentes períodos históricos; sobre las maneras en que se ha escrito acerca de las islas: en libros de viajes, en trabajos de ficción, en crónicas periodísticas, y, cómo, de ese modo, se ha construido un imaginario que sirve como imán para exploradores y turistas pero que está en disputa con la realidad del abandono insular y su mundo natural único. El libro de mi amigo se titula Galápagos: imaginarios y evolución textual en las islas encantadas, fue publicado a inicios de 2020 en Estados Unidos, pero corresponde a un proceso de investigación que empezó hace más de diez años.

[rml_read_more]

Al seguir el último episodio de la debacle ecocida, comandada por flotas pesqueras chinas cerca de las Galápagos, y con la ayuda —se cree— de barcos locales, me pregunté qué pensaría el Alcalde sobre este nuevo momento de representación. Los medios de comunicación han cubierto el suceso con ahínco, pero me imagino que hay una escritura incluso en el movimiento certero de estas naves de la muerte sobre el agua helada, en sus coordenadas retorcidas y en el levantamiento indiferente de redes pesadas. También hay escritura en las fotografías que se han producido ahí; más que cualquier otro texto, lo que me ha impactado es una foto que mostraba el interior de uno de estos barcos colmado por toneladas de cadáveres de tiburones. Y al respecto de esta foto, que no era estética, que era decididamente mala y pobre, me pregunto (como ha hecho Judith Butler en un ensayo de 2007 sobre la fotografía de guerra): ¿qué se puede pensar de aquella persona que la tomó?, ¿hay una acción proactiva sin la cual la foto no hubiera sido posible?, ¿me estoy conmoviendo ante un testimonio desgarrador de denuncia o ante un trofeo de la violencia contra el mar?, ¿qué dice el marco de esa foto?

Así que llamé al Alcalde. O le mandé un mensaje de voz, más bien, y me respondió al día siguiente en un tono un poco triste que revelaba su amor por las islas. Me habló del costo que conlleva ser “las Galápagos”, pues al ser lo que son resultaba imposible que los humanos (siendo como somos) no quisiéramos apropiarnos de ellas una y otra vez. Es un espacio de reconocimiento universal; las quisieron para ellos los piratas, los ingleses, los criollos terratenientes al fundar la república y luego los sucesores de estos estuvieron dispuestos hasta a alquilarlas o regalárselas a algún imperio europeo para perdonar nuestras primeras e insignificantes deudas. Tierra de acecho, tierra de bullying. Ahora es el turno de China. Si lo que hacen las flotas pesqueras de ese país fuera en otro lado (cosa que seguramente también sucede) no resonaría tanto en medios. A otras potencias les conviene desprestigiar a China que, por otra parte, siempre ha hecho lo que le da la gana. ¿Y quién les va a decir que no? ¿El Ecuador?

Las Galápagos valen más, no en sí mismas, dice mi amigo, sino por las connotaciones políticas que las rodean. Son un significante vaciado al que se le llena de significado según las circunstancias; un fenómeno que, según él, resulta inherente al hecho de ser islas: siempre flotando, siempre lejanas. Una isla se presta para ese vaciamiento y está abierta a ser llenada con el significado que más vale en ese particular momento. Eso es no saber ver una isla; cosa que, de todas maneras, desconozco o no he podido hacer, porque nunca he ido a las Galápagos.

Etiquetas:

Imagen de perfil

Acerca de Salvador Izquierdo

(Londres, 1980). Escritor, co-fundador de Editorial Festina Lente y actualmente Decano de la Escuela de Formación General de la Universidad de las Américas. Su último libro se llama Cómo estás?
SUS ARTÍCULOS