La gran helada
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp

La gran helada

Por Jorge Ortiz.

Edición 457 – junio 2020.

Hizo mucho frío esa Navidad. Y mucho viento. En realidad, todo ese mes las temperaturas habían estado muy bajas, mucho más de lo habitual, y había caído poca nieve. Pero el frío y el viento de ese 25 de diciembre superaban lo que la gente de las ciudades y los pueblos, incluso los más ancianos, podía recordar. Y, claro, muy pocas personas se atrevieron a salir de sus casas: saludos, abrazos, enhorabuenas y brindis quedaron para más adelante, cuando las temperaturas subieran y los vientos se calmaran. Tal vez para el Año Nuevo. Sí, toda Irlanda esperaba que el año por venir, 1740, fuera benigno, con un clima más sosegado y mejores cosechas.

(El mundo, pero de manera especial el hemisferio norte, vivía por entonces la que sería llamada la ‘Pequeña Edad del Hielo’, de un descenso generalizado de la temperatura planetaria, que había empezado junto con el siglo XIV. Los datos son imprecisos porque recién a comienzos del siglo XVIII, en Holanda, el ingeniero —y, sobre todo, soplador de vidrio— Daniel Gabriel Fahrenheit, un polaco de ancestro alemán, había inventado el termómetro, por lo que los registros previos de climas y temperaturas son estimaciones, referencias o mediciones posteriores. La ‘Pequeña Edad del Hielo’ terminó a mediados del siglo XIX.)

Puedes leer este contenido gratuito iniciando sesión o creando una cuenta por única vez. Por favor, inicia sesión o crea una cuenta para seguir leyendo.

Comparte este artículo
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on email
Email

Más artículos de la edición actual

En este mes

Hasta que llegó lo peor…

Por Jorge Ortiz Edición 458 – julio 2020. La noticia, en un tono cauto y mode­rado, sin toques apocalípticos, había sido publicada en varios diarios,

Columnistas

¿Con qué reemplazamos las sonrisas

Por María Fernanda Ampuero Edición 458-Julio 2020 Ilustración: Mauricio Maggiorini Soy una persona sonriente. A veces quisiera no serlo tanto, yo qué sé, verme seria

En este mes

Lo inacabado

Por Carlos Vásconez. Edición 458 – julio 2020. El escritor estadounidense Richard Ford, ganador, entre muchos otros, del Premio Pulitzer (1996) y el Premio Príncipe

Columnistas

Cuarentenials

Por Milagros Aguirre Edición 458-Julio 2020 Ilustración: Adn Montalvo Ignacio llegó en pleno confinamiento pandémico y es lo más lindo, dulce y perfecto de este

En este mes

Ojo en la hoja

Edición 458 – Julio 2020. El olor de las flores quemadasWladimir ChávezCactus Pink, Quito, 2019 La novela del quiteño Wladimir Chávez, avecindado desde hace años

Cuarentena

Criaturas de la ciudad silente

Por José Luis Barrera. Ilustraciones: Paco Puente. Edición 458 – julio 2020. UNO Parado a unos cien metros del super­mercado, miro a mi alrededor como

También te puede interesar

Entretenimiento

Larga vida a The Kinks

Cincuenta años después de su primer éxito, “You really got me”, el mundo musical se sigue preguntando si The Kinks fueron y son mejores que

Entretenimiento

El virus de Cerati

Cerati estuvo cuatro años en coma, muchos de sus fans esperaban que despierte y vuelva a cantar. El tema “El virus de Cerati” es una

Entretenimiento

¿Por quién suenan los tambores?

Con el reportaje de Música “¿Por quién suenan los tambores?” Esteban Michelena analiza la realidad de la música afro esmeraldeña.  Con varias entrevistas demuestra por

Historia

En lugar de azadones manejaréis tetas.

Por Fernando Hidalgo Nistri. Edición 453 – febrero 2020. Es bien sabido que los primeros europeos que llegaron a América vinieron a buscar El Dorado,