Skip to main content

La culpa es de mi nariz

por Ana Cristina Franco Varea

(¿Qué lleva a alguien a tomar antidepresivos?)

La culpa es de la nariz

Y pensar que todo empezó por mi nariz. Resulta que por su forma casi aguileña me resulta más difícil respirar. Las personas con narices grandes y extrañas respiramos por la boca. Los que respiran por la boca deforman su dentadura y paladar, así que cualquier problema con el dentista también es culpa de la nariz. Y resulta que las personas que respiramos menos sufrimos más, incluso nos da apneas, pequeñas muertes súbitas durante la noche, que yo había atribuido a algún problema circulatorio.

Entonces fui al otorrinolaringólogo, después de la revisión, él puso su mano en mi cuello. “Tú no duermes”, decretó. No duermes porque no respiras. Y como en las noches no duermes, en los días no vives. Todo por culpa de la nariz. Al otorrino se le ocurrió recetarme Zalepla. ¿Por qué no?, pensé yo. Es cierto que dormía, pero no descansaba, así que me encantaba la idea de dormir como una persona normal.

Cuando tomaba esta pastillita blanca y pequeña y amarguísima, empezaba a perder la conciencia, mi cuerpo se ponía pesado y caía en la cama hasta el otro día; el problema era que al día siguiente todavía tenía sueño, y lo peor, tenía un sabor amargo en la boca que no se iba con nada. Una semana después mi estómago se irritó y yo no entendía por qué tenía gastritis, una gastritis que desató una “colitis nerviosa” o algo parecido. Todo un “cuadro”. El estómago es otro cerebro y cuando no funciona bien desequilibra de paso a la cabeza. Así que no mentiría si dijera que la rinitis me provocó depresión. O que me deprimí por culpa de mi nariz. O tal vez ya estaba triste y ansiosa y mi nariz hizo evidente que mi estado natural nunca había sido tan “natural”.

Has llegado al límite de artículos gratis para este mes.
¡Lee sin límites! HAZTE PREMIUM o Iniciar sesión
Imagen de perfil

Acerca de Ana Cristina Franco Varea

Guionista, realizadora audiovisual, escritora y actriz. En abril del 2023 publicó “Diario Blanco”, libro de No-Ficción. Actuó y dirigió, “Queremos Tanto a Helena”, el primer mediometraje que conforma la película “Los Canallas” por la que obtuvo el Premio Colibrí a Mejor Actriz y el Cenit de Bronce a Mejor Película. Es directora y guionista de “El invento de la Soledad”, cortometraje de ficción (2022)
SUS ARTÍCULOS