La culpa es del meteorito
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp

La culpa es del meteorito

Por Ana Cristina Franco
Ilustración: Luis Eduardo Toapanta
Edición 462-Noviembre 2020

Después de ver el documental de Chavela Vargas, dije en voz alta: qué ganas de sufrir por amor. Solo para tomar con más ganas ese tequila, para merecerme otra ronda. No sabes lo que pides, me diría cualquier amante herido. Y tendría razón. Pero a mis 34 años casi he olvidado los dolores de amor; ya no recuerdo lo que se siente despertar sin el ser amado, pero con un escalofrío en las piernas o un vacío en el estómago. Años atrás, sin embargo, sí que lo supe, es más, me volví experta en abandonos. Ahora que puedo ver el pasado con cabeza fría, sé que desperdicié diez años de mi vida sufriendo por amor. La veintena es la edad del desperdicio, de tenerlo todo para rechazarlo de forma soberbia, llorando por algún idiota.

También rompí corazones, obvio. Rechacé a fulano para estar con mengano y, por supuesto, mengano me rechazó a mí no precisamente para estar con mengana, sino porque “estoy confundido”, “necesito tiempo para mí”, “soy un alma libre, un ermitaño”, es decir, por mengana (o mengano). Y así es como, en vez de leer En busca del tiempo perdido, me vi inmersa en ese círculo kármiko sin fin. Lo cierto es que, si no me llamaban llorando, llamaba llorando yo.

Siento que desperdicié mucho tiempo en asuntos sentimentales. ¿Por qué les di tanta importancia? ¿Por qué, en lugar de darle chance al chismorreo emocional, no leí más, vi más películas, escribí más, viajé más? Y acá va la pregunta más seria, la que importa: ¿por qué necesitaba tanto que me quieran? ¿Qué es eso de que le quieran a una?, ¿por qué no conformarse con ver una película, con tomar una ducha; es decir, con vivir? ¿Qué más da que te quieran o no? ¿Qué significa querer y que te quieran y por qué hace la diferencia?

Puedes leer este contenido gratuito iniciando sesión o creando una cuenta por única vez. Por favor, inicia sesión o crea una cuenta para seguir leyendo.

Comparte este artículo
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on email
Email

Más artículos de la edición actual

Recibe contenido exclusivo de Revista Mundo Diners en tu correo