Skip to main content

La Cueva. Un refugio para el Grupo de Barranquilla

por José Luis Barrera

De la librería al bar

El bar La Cueva, ubicado en el centro de Barranquilla, en realidad fue una tienda, por lo que no se parecía en nada a un café europeo: sus tertulianos se liaban con discusiones sobre béisbol y fútbol más que con el devenir histórico o las artes. Y no es que no tuvieran las capacidades para hacerlo, sino que la burla (“mamadera de gallo”) se convirtió en el sello de fábrica de los jóvenes intelectuales, sobre todo, costeños, reunidos en aquel sitio.

El ambiente de La Cueva ―cambio de nombre impuesto a El Vaivén por sus propios usuarios― era intelectual, pero de un modo extraño y alegre: Quevedo se camuflaba entre bailes y Hemingway, muy propio de él, surgía al hablar de combates de box; la literatura no se mencionaba de forma explícita al tratarse del motor vital de los asistentes.

Pero más allá de la risa, las discusiones podían ser tremendas entre la fauna del bar, tanto que para zanjarlas de antemano la administración se vio obligada a colocar un letrero con la leyenda “AQUÍ NADIE TIENE LA RAZÓN”; quizá esta fue la primera vez que un comercio admitió sin tapujos lo que es una verdad universal: los clientes siempre están equivocados.

Has llegado al límite de artículos gratis para este mes.
¡Lee sin límites! HAZTE PREMIUM o Iniciar sesión

Etiquetas:

Imagen de perfil

Acerca de José Luis Barrera

Periodista por formación, cuenta cuentos por vocación. Como todo cronista de Indias (millennial en este caso), sus relatos son el resultado de viajes a través de la geografía, pero también a través de los libros.
SUS ARTÍCULOS