La Charito de oro
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp

La Charito de oro

Por Huilo Ruales
Ilustración: Miguel Andrade
Edición 460-Septiembre 2020

Frisaba los cuarenta, aunque parecía que los había vivido vez y media. Sobre todo por las hamacas tremendas en las que descansaban sus achinados ojos y por la escasez de muelas, cosa que no se le habría notado mucho si no hubiese sido tan merlina. En cuanto al resto era bien puesta, pues, tenía una delantera internacional y una retaguardia redonda, como de poni.

Desde luego no era ninguna puta, carajo, sino que hacía chauchitas con las que redondeaba el mes. Su oficio vital, que a veces resultaba mortal, era la picantería. Un conventillo con puerta a la calle en una casona poblada de ciegos. Aparte de una cocina que semiobturaba el acceso de los esporádicos clientes, tenía cuatro mesas con sus bancos. Allí vendía caldo y seco de gallina, humitas, empanadas de viento y morocho. Empezaba a las cinco de la mañana y culminaba a media tarde, cuando del mercado no quedaba nada aparte del mal olor y los perros sin dueño. Los polvoretes, en cambio, no tenían hora ni calendario y más bien caían de vez en cuando. Se inició en ello a petición del público y porque en la Tuentifor el que no daba recibía. Dicho en otras palabras, en la Tuentifor el folleo era tan normal como la confesión en la iglesia, como en el leprocomio la lepra. Las primeras veces le resultó igual que lanzarse al vacío con alas delta, pero después le cogió el golpe y con el talante de quien limpia baños ajenos sin empinzarse la nariz. Desde luego, como todo el mundo tenía su corazoncito, pero eso era un asunto personal. Además, la Charito, en tanto no-puta era pudorosa, así es que ofrecía sus servicios en un ámbito hermético, al que se accedía casi con código. E incluso en ese ámbito, atendía solo cuando le daba la gana o le exigía la necesidad. Desconocidos, nunca, aunque no tuviera para los costosos caprichos de su hijo, un escolar ecuatoriano que casi rodaba de lo bien comido. En cuanto a tarifas se acomodaba al bolsillo siempre que no se abusara. Y para lo poco que cobraba ofrecía un servicio decente. O a la carta, si se lo prefería, caso en el cual la tarifa lógicamente se disparaba.

Puedes leer este contenido gratuito iniciando sesión o creando una cuenta por única vez. Por favor, inicia sesión o crea una cuenta para seguir leyendo.

Comparte este artículo
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on email
Email

Más artículos de la edición actual

En este mes

Éste, otro, el último, y nos vamos

Por Juan Fernando Andrade / @pescadoandrade Chavela, el documental recién estrenado en Netflix, es lo que Truman Capote llamaría una plegaria atendida. No es perfecto,

En este mes

¿Y la calidad de vida de los ancianos?

Por Xavier Gómez Muñoz. Fotografía: Shutterstock y X. Gómez. Edición 460 – septiembre 2020. El Instituto Nacional de Estadística y Censos estimaba antes de la

Cuarentena

El cambio llega a las universidades.

Por Ángela Meléndez. Fotografías: Shutterstock. Edición 460 – septiembre 2020. La covid-19 abrió una oportunidad para repensar el modelo educativo y para formar estudiantes y

En este mes

El cabello en abstinencia.

Por Catherine Yánez Lagos. Fotografías: Shutterstock. Edición 460 – septiembre 2020. ¿Qué negocios fueron imprescindibles cuando el semáforo estuvo en rojo durante la pandemia? Además

También te puede interesar

Huilo Ruales

El Bukowsky

Por Huilo Ruales Es un barco hundido en el cemento penumbroso de la Zona. A su diestra está La Carnicería, bar y parrilla que otorga

Columnistas

Matar de hambre.

Por Rafael Lugo. Ilustración: Tito Martínez. Edición 451 – diciembre 2019. Hace pocas semanas la noticia de que la Rada Suprema de Ucrania había sancionado

Curuchupa liberal

Por Mónica Varea  El año que terminó en estos días nos trajo muchos libros y amenas lecturas, entre los ecuatorianos dos removieron mis recuerdos, ambos

Columnistas

Una copa con Montaigne.

Por Diego Pérez Ordóñez. Edición 431 – abril 2018. “Ahora bien, la embriaguez me parece, entre los demás, un vicio zafio y brutal… Los demás

BOCATA

Ballena a la vista

Fotografías: ShutterstockEdición 460-Septiembre 2020 Sudáfrica es un remanso privilegiado para enormes cetáceos en su época de reproducción. Hermanus, famoso sitio para avistar ballenas francas australes.

Ana Cristina Franco

Qué será el amor

Ana Cristina Franco Tenía siete años y estaba enamorada. Mientras mi mamá preparaba la merienda, yo me sentaba en el mesón de la cocina y