La carne fría de Mamaotra
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp

La carne fría de Mamaotra

Por Gonzalo Dávila Trueba

Por mis escuchas de las tertulias de la época (1955-60), entre Mamaotra (mi abuela), mi mamá y las tías, sabía cuándo iban a preparar la carne fría. Claro que ellas usaban dos reales de bizcochos (en lugar de pan molido). Y cuando debían poner un huevo por libra de carne, añadían otro de yapa.

Probar la carne de chancho suponía escupir la muestra, por aquello de la triquina. Cuando lograban la bola de carne, la guardaban en una bolsa de lino. La sal que usaban era la mejor: la “de estanco”. Además, empleaban una paila de bronce para desleír la manteca de chancho.

En Chillogallo, sector al que llamaban la Suiza del sur de Quito, ni por asomo se conocía la refrigeradora. A las cuatro de la tarde la niebla cubría el paisaje. Tanto frío, por cierto, impedía que la carne se estropease.

Cuando estaba lista la carne procuraban usar mascarilla, pues se les caía la baba por la gana de zampársela, más no por miedo al contagio de paperas. Luego, para que la bola no se expandiera, colocaban una tablilla y, sobre ella, un pesado libro viejo o uno de aquellos Informes a la Nación, tan voluminosos como inútiles.

Para la guarnición los berros eran traídos directamente de la vertiente, y a las zanahorias las hacían “perfumadas” porque, si bien eran cocidas en agua sal, previamente les incrustaban tres clavos de olor; las rodajas las sazonaban con pimienta de limón y aceite de oliva. Las papas las cortaban tan finamente que parecían hostias.

Puedes leer este contenido gratuito iniciando sesión o creando una cuenta por única vez. Por favor, inicia sesión o crea una cuenta para seguir leyendo.

Comparte este artículo
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on email
Email

Más artículos de la edición actual

En este mes

Mi Negra

Por Martín González Sánchez Edición 460 – septiembre 2020.Ilustración: Shutterstock Él le escribe una carta a ella. Le cuenta las cosas que ha visto, las

En este mes

¿Y la calidad de vida de los ancianos?

Por Xavier Gómez Muñoz. Fotografía: Shutterstock y X. Gómez. Edición 460 – septiembre 2020. El Instituto Nacional de Estadística y Censos estimaba antes de la

Ana Cristina Franco

Alzar la voz

Por Ana Cristina FrancoIlustración: Luis Eduardo ToapantaEdición 460-Septiembre 2020 Dije mi primera palabra a los nueve meses de haber nacido y desde ahí ya no

En este mes

El hombre que quiso acariciar el sol

Por Miguel Ángel Vicente de Vera Fotografías: Pancho Arroba y Miguel Ángel Vicente de VeraEdición 460 – septiembre 2020.   Crónica de una ascensión al

BOCATA

El dolor y la angustia sí golpean al corazón

Fotografía: ShutterstockEdición 460-Septiembre 2020 Aunque las emociones no se originan en este órgano —como metafóricamente se idealiza—, el impacto nervioso que generan podría alterar la

En este mes

El cabello en abstinencia.

Por Catherine Yánez Lagos. Fotografías: Shutterstock. Edición 460 – septiembre 2020. ¿Qué negocios fueron imprescindibles cuando el semáforo estuvo en rojo durante la pandemia? Además

También te puede interesar

Columnistas

La casa nostra

Por Huilo Ruales —Mírale la cara, si parece que le han caído encima un pocotón de gallinazos —dice el Agente Uno. —O de ratas, así

Columnistas

Mucha

Por Mónica Varea   No sé cómo fue posible que en el tradicional colegio de monjas entraran dos señoras que nos venían a incitar al

Anamaría Correa Crespo

Del hombre verde.

Por Anamaría Correa Crespo. @anamacorrea75 Ilustración: María José Mesías. Edición 435 – agosto 2018. Sí, todas conocemos al viejo verde. El hombre sesentón o setentón

Anamaría Correa Crespo

Una pistola virtual.

Por Anamaría Correa Crespo. Ilustración María José Mesías. @anamacorrea75 Edición 420 – mayo 2017. Podía tranquilamente haber sido un ca­pítulo de Black Mirror que muestre

María Fernanda Ampuero

No me olvido, Manabí

Respira y canta. Donde todo se termina abre las alas. Blanca Varela, Así sea.     Por María Fernanda Ampuero Yo soy porque ella es.

Columnistas

Sinfonía El Anegado Opus 14.

Por Gonzalo Dávila Trueba. Ilustración Camilo Pazmiño. PARA SARTÉN, ESPUMADERA,MOLINO DE CARNE Y CERDO SIN GRASA. El arte de cocinar se asemeja a la música