Hombres feministas y burros volando.
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp

Hombres feministas y burros volando.

Por María Fernanda Ampuero.

Ilustración MAGGIORINI.

Edición 422 – julio 2017.
 
Hombres FeministasQué odiosas. Qué antipáticas, carajo. Andan a cada rato con la cantaleta del femi­nismo, ismo, ismo, ismo y de los derechos de las mujeres —ay sí, todo el santo día la vaina cansina de lis dirichis de lis mijiris y el futiri es fiminini y no sé qué otras pendejadas— ¿Qué más derechos, pues? Todito ya pueden hacer: estudiar, votar, divorciarse, postularse para presidenta, manejar un taxi. Pero no, no les basta. Quieren más estas angurrientas.

¿Qué, diosito santo, qué? Yo por más vueltas que le doy, no me explico qué más pueden querer estas mujeres, ¿matarnos a los hombres? Eso es lo que han de querer. Cor­tarnos nuestros miembros, a lo Lorena Bobbit, y colgarlos de los cables como los zapatos de jugar pelota.

Púchica. Uno les da todas las libertades, todo tienen. Uno las escucha callado como un santo cuando dicen que quieren crecer profesionalmente y uno no dice “¿para qué pues, mija?” Uno nomás dice “ya, pero no me descuide la casa”. Obvio, ¿no? Qué va a ser esto. También las escuchas cuando dicen que no quieren que las violen ni las maten y tú piensas “si quieres seguridad, so pedazo de loca, quédate en la casa, no andes por ahí como una cualquiera”, pero uno no lo dice, nomás le contesta “la calle es peligrosa para las damas”. O sea, sí sabemos que las hem­britas también pueden anhelar cosas como los hombres, que son personas, ¿no? Pero con un límite, ¿no? Porque si no, ¿quién va a cuidar a los niños? ¿Quién va a hacer las labo­res domésticas? ¿Quién va a hacer la comida? ¿Quién va a limpiar el escusado? ¿Uno? No pues, tampoco así.

Ni machismo ni feminismo, sigamos con lo mismo.

Oye, hermano, pero uno aguanta, aguan­ta, aguanta. Por diosito que uno aguanta. No hay forma, les das la mano y se te van al codo. Que si a mí no me insultas, que si a mí no me tocas si yo no quiero, que a mí me pa­gas lo mismo que a un hombre, que soy tu compañera y no tu posesión, que tú también deberías ser feminista. ¿Qué es esto? ¿A qué estamos llegando? ¿Hombres feministas? Sí, carajo. Y burros volando.

Porque, verán, yo le he echado cabeza: feminismo es igual que machismo, pero para beneficiar a las hembritas, ¿no? Yo sí creo que ellas ahora creen que son mejores. Pero dicen que no. En Facebook, en Twitter, en Insta­gram, en la calle, en las columnas de la Diners, todito el día se pasan explica y explica que el feminismo, al contrario del machismo, busca la igualdad de derechos y oportunidades para todos: hombres, mujeres, niños, niñas, pero yo creo que es mentira porque después de tantos años bien que han de querer la revancha estas vivas. Claro que han de querer la superioridad —¿quién no querría la superioridad si es tan chévere?— y eso no lo vamos a permitir, ¿no, hermanos?

Ya uno vive como pisando huevos porque todo les molesta a estas liberaditas. Que si uno hace un chiste sobre violación, mal. Que si uno dice mamacita rica cuando pasa una mamacita rica, mal. Que si uno le da un estate quieto —suave, no somos bestias— a la mujer porque es la mujer de uno, mal. Que si uno confía más en un hombre para un trabajo porque es ley na­tural que el hombre es mejor, mal. Que si uno dice que todas las feministas son lesbianas o frí­gidas o las dos cosas, mal. Que si uno despide a una embarazada porque hay que pagarle la vagancia, digo, la lactancia, mal. Que si uno ve que esita está borracha y se la come aunque ella diga que no porque hombre es hombre, mal. Que si uno le dice “juegas como pelada” al pana del fútbol, mal. Que si nos sentamos a tomar una cerveza y ver el partido en vez de cambiarle el pañal cagado al guagua, mal. Que si decimos que bien hecho por puta, mal. Que si usamos unas buenas nalgas para vender llantas o aceite de motor o relojes de pulsera, mal.

¿O sea qué mismo es que podemos ha­cer? ¿Ya no se puede hablar? ¿Ya no se puede vivir? ¿¡Quién nos defiende a nosotros!? ¿¡Quién!? Somos las víctimas de esta locura. Estas feministas van a acabar con nosotros, hermanos lindos. Tenemos que defendernos, ¿verdad? Y si toca matarlas, toca pues, ¿qué le vamos a hacer?

 

Comparte este artículo
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on email
Email

Más artículos de la edición actual

En este mes

Un resto inaccesible al consuelo

Por Daniela Alcívar Bellolio Edición 459 – agosto 2020.Ilustraciones: Shutterstock No hay palabras que puedan presentar con justicia este texto, pero lo intentamos: si hay

BOCATA

El microscopio

Nada es imperceptible al ojo humano, una expresión que cobra sentido con los lentes microscópicos, responsables de invaluables aportes a la investigación científica y médica.

En este mes

Ojo en la hoja

Edición 459 – agosto 2020. CatedralesClaudia PiñeiroAlfaguara, 2020, versión Kindle La reconocida escritora argentina Claudia Piñeiro publica esta novela ágil y aguda en la que

El paso

Por Salvador Izquierdo Alguien te pregunta: ¿Qué es peor: un Gobierno autoritario, entregado a poderes económicos oscuros, un narcoestado con cierta sensibilidad social, pero ningún

También te puede interesar

Ana Cristina Franco

El cine y yo

Por Ana Cristina Franco Varea   La crueldad en dibujitos Esa puerta a otra dimensión, esa estación en la que volar está permitido, esa cueva

Columnistas

El espejo

Por Anamaría Correa Crespo Ilustración: María José Mesías Edición 458-Julio 2020 Horas larguísimas de lectura durante la pandemia, tratando de darle a la época aciaga

Huilo Ruales

Rodando por los Kitos Infiernos

Por Huilo Ruales Esta es la meca de todos los sures, incluidos aquellos que ya no saben si la calle donde viven se halla en

Ana Cristina Franco

Conversaciones imaginarias con mi mejor amiga.

Por Ana Cristina Franco. Ilustración Luis Eduardo Toapanta. Edición 424 – septiembre 2017. “No me convencen esas nostalgias reaccionarias: pretender no seguir creciendo, eso es

Columnistas

Bang Bang.

Por Huilo Ruales. Ilustración: Miguel Andrade. Edición 428 – enero 2018. La oficina del empleo es una casona gris, no solamente porque esté pintada de

Columnistas

Cosas de niños

  Con catorce o quince años teníamos que apuntarnos a una actividad optativa en el colegio. Las maravillosas alternativas eran mecanografía y contabilidad, manualidades o