Hiroshima y Nagasaki
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp

Hiroshima y Nagasaki

Se les recuerda por el lanzamiento de dos bombas atómicas, pero también tienen otra cara que mostrar: la de hermosos sitios naturales, templos y tradiciones culturales.

Cúpula de la Bomba Atómica, en Hiroshima.

Hiroshima, en el oeste japonés, está rodeada de montañas, la atraviesan seis ríos, y cuenta con bosques y aguas termales. Según la Oficina de Turismo de Japón, gracias a su entorno natural, es popular para actividades como el senderismo, el ciclismo, los deportes marítimos y el esquí.

Parque de la Paz en Nagasaki.

Cercano a la urbe se encuentra el santuario flotante de la isla de Itsukushima, en la localidad de Miyajima, que llama la atención por un gran arco de ingreso al templo sintoísta que data del siglo XII. “Es uno de los lugares más fotografiados de Japón”, señala la entidad turística japonesa. Su declaración como Patrimonio Mundial reconoció que “su diseño y composición juegan con el contraste de colores y volúmenes entre el mar y la montaña, ilustrando así perfectamente el concepto japonés de la belleza escénica, que une la hermosura del paisaje natural a la creatividad humana”.

No es muy extenso, pero el jardín de Shukkeien (del período Edo) es admirado por la perfecta sincronía de un lago, islotes y puentes, y por el estado de conservación de sus plantas y flores.

Puedes leer este contenido gratuito iniciando sesión o creando una cuenta por única vez. Por favor, inicia sesión o crea una cuenta para seguir leyendo.

Comparte este artículo
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on email
Email

Más artículos de la edición actual

Recibe contenido exclusivo de Revista Mundo Diners en tu correo