Hermosas extrañas
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp

Hermosas extrañas

Por Ana Cristina Franco

Su nombre era Hayate. Delgada, de ojos oscuros, piel canela y un arete diminuto en su respingada nariz. Tenía veintidós años, como yo en ese entonces. Vivía “sola” (es decir, con ella misma) cerca del centro de una ciudad francesa. Llamaba a su casa La maison pupée (la casa de muñecas). En realidad lo era, una casa tan bonita que parecía dibujada. Hayate cocinaba delicioso y todo lo acompañaba con té de toronjil. Se había ido “sola” a Marruecos​ a filmar un documental sobre su madre. Cuando caminábamos, en las madrugadas, regresando de las fiestas, algunos borrachos nos pifeaban. Yo quería salir corriendo, pero ella, con su boina y sus botas negras, se detenía muy elegantemente, se giraba, hacía una pequeña reverencia victoriana que contrastaba con su pinta militante, y les decía suavemente: Bonsoir, monsieur. Ellos quedaban paralizados. Cómo no. Y yo pensaba que nunca, con ningún novio o amante o lo que fuera, me había sentido tan protegida como con ella. Me habían enseñado que son los hombres los que protegen. Pero Hayate decía lo contrario, porque Hayate no tenía miedo. Su independencia me inspiró en silencio. En secreto. Cuando regresé a Quito supe que era tiempo de vivir “sola”. El mundo me esperaba. Si quería escribir o lo que sea, había que vivir. Aunque mi destino no fue una casa de muñecas sino un cuarto con baño que olía a cemento fresco, yo era feliz, o, en palabras más precisas, era libre.

Al menos por un rato, fui libre.

Puedes leer este contenido gratuito iniciando sesión o creando una cuenta por única vez. Por favor, inicia sesión o crea una cuenta para seguir leyendo.

Comparte este artículo
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on email
Email

Más artículos de la edición actual

Arte

Jaime Andrade en cuatro tiempos.

Por Milagros Aguirre Andrade. Fotografías: Daniel Andrade y archivo JAH. Edición 460 – septiembre 2020. I La infancia es un lugar feliz que habita en

BOCATA

Ballena a la vista

Fotografías: ShutterstockEdición 460-Septiembre 2020 Sudáfrica es un remanso privilegiado para enormes cetáceos en su época de reproducción. Hermanus, famoso sitio para avistar ballenas francas australes.

Cuarentena

El cambio llega a las universidades.

Por Ángela Meléndez. Fotografías: Shutterstock. Edición 460 – septiembre 2020. La covid-19 abrió una oportunidad para repensar el modelo educativo y para formar estudiantes y

Columnistas

La Charito de oro

Por Huilo RualesIlustración: Miguel AndradeEdición 460-Septiembre 2020 Frisaba los cuarenta, aunque parecía que los había vivido vez y media. Sobre todo por las hamacas tremendas

Columnistas

El cuento de la criada o la distopía actual

Por Anamaría Correa Ilustración: María José MesíasEdición 460-Septiembre 2020 ¿Quién es capaz realmente de descifrar los intricados recovecos de la psiquis? No bastaba con estar

También te puede interesar

Ana Cristina Franco

Pizza gratis.

Por Ana Cristina Franco. Ilustración: Luis Eduardo Toapanta. Edición 437 – octubre 2018. Fue un día de mierda. Entre mis pequeños infortunios, el peor fue

Columnistas

Dos poetas en Nueva York.

Por Diego Pérez Ordóñez. Edición 455 – abril 2020. Nueva York, ruidosa, frenética, resplandeciente, casi siempre deslumbra por su verticalidad. Buena parte de los detalles

Columnistas

Enamorados del fuego.

Por Rafael Lugo. Ilustración: Tito Martínez. Edición 452 – enero 2020. Fue una coincidencia de butano que apareciera en las pantallas de los capitalistas cines

Columnistas

El príncipe de las tinieblas.

Por Huilo Ruales. Ilustración: Miguel Andrade. Edición 447 – agosto 2019. El Extra tuvo la primicia, como siempre. Con todo gusto dedicó una doble página

Columnistas

El trago es peor que la marihuana

Por Rafael Lugo Edición 458-Julio 2020 Ilustración: Tito Martínez Recomiendo fervientemente el documental Prohibition, dirigido por Ken Burns y Lynn Novick, lo encuentran en Netflix.