Hay que desterrar a los tiranos.
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp

Hay que desterrar a los tiranos.

Por Jorge Ortiz.

Edición 434 – julio 2018.

La solución era sencilla y, sobre todo, muy eficaz: que el tirano —o, en todo caso, la persona más peligrosa para la democra­cia y para el buen convivir de los ciudada­nos— se fuera diez años lejos, al otro lado del mar, y no pudiera volver bajo ningu­na circunstancia. Diez años. La distancia impediría que ese individuo espinoso y molesto, capaz de levantar sentimientos malsanos y provocar actitudes dañinas, causara divisiones y pesares que hicieran sufrir a la gente apacible y esforzada.

La idea fue, claro, de los griegos. Ellos habían creado la democracia, la respeta­ban y veneraban, la cuidaban con esmero y, por supuesto, trataban de pulirla y ha­cerla cada día mejor. No era tarea fácil: de tiempo en tiempo aparecían demagogos y timadores, seres infames que seducían a las turbas, las engañaban y las descarria­ban. La sensatez, entonces, se apagaba y la sinrazón se imponía. Rescatar, después, a las ‘polis’ era arduo y complicado: el bella­co dejaba siempre legados de cenizas.

Ostracon u ostrakon: concha o fragmento de cerámica sobre el que se escribía el nombre del ciudadano condenado al ostracismo.
Ostracon u ostrakon: concha o fragmento de cerámica sobre el que se escribía el nombre del ciudadano condenado al ostracismo.

A ese destierro se lo denominó “os­tracismo”: una vez al año, los ciudadanos libres se reunían en la plaza del mercado de Atenas para decidir, votando, quién de­bía irse de la ciudad. El único requisito era que en la asamblea participaran al menos seis mil personas. Cada una de ellas de­bía llevar un pedazo pequeño de cerámi­ca (llamado, en griego, “ostrakon”), para escribir en él el nombre del repudiado. Después, los votos eran contados. Quien recibía el mayor número de “ostrakones” era condenado al “ostracismo”.

El primer destierro ocurrió en el año 487 antes de Cristo, tres años después de la Batalla de Maratón, en la que, contra todo vaticinio, los atenienses derrotaron a los persas y, así, aseguraron su independencia. (Según afirma la tradición, un corredor, llamado Filípides, recorrió cuarenta y dos kilómetros desde Maratón llevando a Ate­nas la asombrosa noticia de la victoria, dio las buenas nuevas a sus ansiosos conciu­dadanos y, agobiado por el esfuerzo, cayó muerto…) Con el enemigo externo ven­cido y expulsado, Atenas ya sólo tenía que preocuparse por las amenazas internas.

Mundo-2
El dictador Pisístrato; uno de sus descendientes fue el primer condenado al exilio.

La mayor de las amenazas internas era el autoritarismo: Atenas ya tenía, para entonces, una historia turbulenta de dicta­dores que no saciaban nunca sus ansias de poder. Como Pisístrato, quien gobernó tres veces, la última de ellas hasta su muerte, en el año 528 antes de Cristo. Y si bien sus veintitrés años al mando fueron fecundos, caracterizados por las conquistas territo­riales, el apoyo a las artes y la honradez en el ejercicio del poder, el recuerdo de su lar­ga tiranía perduró entre los atenienses. Y en 487, cuando el ostracismo fue adoptado, el primer desterrado fue un descendiente de Pisístrato: había que expulsar hasta las memorias de la dictadura.

En su empeño incesante por afinar la democracia (que fue la herencia mayor de la vasta y deslumbrante cultura helenísti­ca), Atenas fue fértil en innovaciones y en­sayos. Como el de asignar por sorteo los puestos gubernamentales para que todos los hombres libres tuvieran igualdad de ac­ceso. O como el de reducir las atribuciones del arconte y del polemarca, cargos —en la magistratura, el uno, y en la milicia, el otro— propios de los regímenes aristocrá­ticos previos. Más aún, a la asamblea popu­lar, en la plaza del mercado o en el ágora, le fue conferida la autoridad suprema: que los ciudadanos, reunidos sin coacción ni enga­ño, fueran quienes adoptaran las decisio­nes primordiales. Como aquella de conde­nar al ostracismo, por diez años, a quienes por sus ímpetus y sus vanidades fueran una amenaza cierta para la democracia y el sano convivir de la ciudad. Y, así, Atenas se libró de muchas desdichas…

Comparte este artículo
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on email
Email

Más artículos de la edición actual

En este mes

Jorge Ortiz: alma de periodista.

Por Pablo Cuvi. Fotos: El Comercio y cortesía de J. Ortiz. Edición 456 – mayo 2020. Para ganarse la vida mientras estudiaba Leyes en la

Tecnología

Hiperconectados

Por Xavier Gómez Muñoz. Fotografía: Shutterstock | Xavier Gómez M. Edición 456 – mayo 2020. Tres escenas: 1. Suena el celular y empieza a titilar

Columnistas

Aroma

Rafael LugoIlustración: Tito MartínezEdición 456-Mayo 2020 Escribo un viernes 27 de marzo. Conforme al calendario editorial de esta revista, este texto será publicado en un

En este mes

Gustave Flaubert

Hace 140 años murió el escritor de la palabra justa. Muy a pesar de sí mismo, Flaubert fue maestro e inspirador, figura cimera del realismo

Columnistas

El poeta

Salvador IzquierdoIlustración: Diego CorralesEdición 456 – Mayo 2020 que hable sólo el que no tenga / o el que no quiera / el que no

También te puede interesar

Deportes

Alí: el más grande.

“Es solo un trabajo. La hierba crece, los pájaros vuelan, las olas golpean la arena… y yo pego a la gente”. Alí Por Francisco X.

Historia

Desde el balcón mayor.

Por Jorge Ortiz. Edición 447 – agosto 2019. El olor de multitudes lo enardecía, lo excitaba, le alborotaba las neuronas y hasta las hormonas. Y,

Historia

El verdadero amor de Fernando.

Por Jorge Ortiz. Edición 438 – noviembre 2018. La suya fue (o parecía ser) una historia delicada y dulce de amor, no demasiado inusual en