Skip to main content

Góngora. Primer campeón mundial de boxeo ecuatoriano

por Pablo Campaña

Carlos Góngora.
Fotografía: Dominique Riofrío.

El sol era sofocante, pero Carlos Góngora sentía un chorrito de agua fría que corría por su espalda. Carlos, a sus seis años, estaba metido en una de esas piedras de lavar macizas, mientras su hermano mayor, Hugo, lo bañaba. Su hermano, un muchacho que casi nunca paraba en casa, ese sábado se dio el tiempo de enjabonarlo, sobarlo y secarlo. Quizá presentía algo.

A la mañana del día siguiente, una vecina llegó con la noticia. Su mamá gritó y se desplomó de espaldas en el piso. Hugo había sido asesinado a balazos, su cuerpo fue marcado a machetazos y su ojo extirpado. Desde aquel día, Elena Clarisa Mercado, mamá de Carlos, quería sacarlo del barrio Isla Piedad de la ciudad de Esmeraldas; que no se uniera a pandillas como Hugo; necesitaba alejarlo de su aflicción. A mediados de los años noventa comenzó una infancia itinerante en la que vivió con padrinos y hermanos. Vivió en Quito, San Lorenzo y El Coca vendiendo huesos de carne, poniendo gasolina, cuidando otros niños y recogiendo basura.

En 2001, cuando vivía en El Coca, sintió que era una carga en la casa de su hermano Gualberto. Al escuchar que en el Tena podía recibir comida y hospedaje por practicar boxeo, decidió viajar. A los doce años, se presentó al entrenador cubano Cirilo López, que sería su padre y lo llevaría a ser el primer ecuatoriano en alcanzar un campeonato mundial.

Has llegado al límite de artículos gratis para este mes.
¡Lee sin límites! HAZTE PREMIUM o Iniciar sesión

Etiquetas:

Imagen de perfil

Acerca de Pablo Campaña

Me especializo en estudiar la historia ecuatoriana del siglo XX en un contexto global. En mi doctorado estudio cómo la selva y la ciudad se entretejieron al formarse la ciudad de Lago Agrio. Enseño en la universidad y escribo periodismo narrativo.
SUS ARTÍCULOS