Foto de perfil
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp

Foto de perfil

Por Mónica Varea

vereaciones-4-ok

¡Por Dios, mamá, no puedes andar por la vida sin Facebook!, me dijeron mis hijas y Dios que es Dios; me abrieron una página, pero cuando oí acerca de la foto de perfil puse el grito en el cielo. Estarán locas, con esta narizota voy a poner foto de perfil, ¡ni lo sueñen, tengo dignidad!, pero luego entendí de qué iba la cosa y acepté todas las condiciones, tanto que ahora tengo más de mil amigos.

Cada día, al abrir un ojo, lo primero que hago es ver el Facebook y fijarme en las fotos de perfil, que por cierto no son de perfil, son de frente, de filo, de ida o de vuelta, pero siempre son fotos bien respetables donde cada quien luce bastante mejor de lo que es, gracias al cirujano o al Photoshop, pero bastante mejor. Yo misma tenía una foto de estudio donde salía regia, pero me di cuenta de que esto es un error y que hay que asumir las canas, las arrugas y demás deterioros causados por el tiempo, así como los desperfectos de fábrica, ¡es lo que hay!, y así debemos mostrarnos, no está bien que la gente se forme una imagen distinta de nosotros.

Me pasó hace poco en un matrimonio. Una pareja llegó un poco tarde, ya todos estábamos sentados y ellos no encontraban lugar; en nuestra mesa había dos sitios, entonces les hice una seña para que nos acompañaran. Muy simpáticos, ambos médicos, al rato la charla fluía como el vino. No nos hemos presentado dijo ella, soy Mónica Santamaría; somos tocayas, yo soy Mónica Varea. ¿Cuál, la que escribe en la revista Mundo Diners?, yo le leo siempre. Sí, la misma, dije agradecida y ella continuó, no le puedo creer, ha sido súper distinta a como me la imaginaba. ¿Más vieja?, pregunté yo, segura de saber la respuesta. No solo eso, pensé que era más joven y ¡fumadaza!

Por eso cambio con frecuencia mi foto en Facebook para que nadie me imagine como no soy, yo creo que luzco de la edad que tengo y que cierta gracia aún conservo, pero gracias a la honestidad de las fotos y de la gente, poco a poco voy viendo la cruda realidad.

Un día en una feria del libro yo llevaba cajas, traía estanterías, colgaba afiches, no paraba. Amablemente un chico de otra librería se ofreció a ayudarme diciéndome: Yo le ayudo, señito, usted ya no está para estos trotes. Hace poco mi amiga Luli Camacho me dijo: ¡Cómo te ha crecido la nariz! Y, finalmente, mi hermana Alicia me encontró recién salida de la ducha, con una toalla en la cabeza, me miró fijamente y con cierta nostalgia y tristeza me dijo: ¡Qué bestia Moca, qué exacta eres a papá… pero muerto!

Comparte este artículo
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on email
Email

Más artículos de la edición actual

En este mes

Sergio Moscona en el circo de la vida

Por Milagros Aguirre. Fotografías: cortesía de Sergio Moscona. Edición 459 – agosto 2020. Contorsionistas y equilibristas, payasos, arlequines y magos, domadores de fieras, gimnastas, elefantes

BOCATA

Hiroshima y Nagasaki

Se les recuerda por el lanzamiento de dos bombas atómicas, pero también tienen otra cara que mostrar: la de hermosos sitios naturales, templos y tradiciones

Columnistas

El paso

Por Salvador Izquierdo Alguien te pregunta: ¿Qué es peor: un Gobierno autoritario, entregado a poderes económicos oscuros, un narcoestado con cierta sensibilidad social, pero ningún

BOCATA

El microscopio

Nada es imperceptible al ojo humano, una expresión que cobra sentido con los lentes microscópicos, responsables de invaluables aportes a la investigación científica y médica.

También te puede interesar

Columnistas

Secretos de cocina.

Por Gonzalo Dávila Trueba. Ilustración Camilo Pazmiño. Edición 446 – julio 2019. En un libro de cocina —muy antiguo por cierto— se señala en una

Columnistas

Naturaleza humana.

Por María Fernanda Ampuero. Ilustración: Maggiorini. Edición 437 – octubre 2018. Su berrido suena como de oveja, aunque más agudo y más desesperado que el

Ana Cristina Franco

Hacer consciente lo inconsciente.

Por Ana Cristina Franco. Ilustración: Luis Eduardo Toapanta. Edición 432 – mayo 2018. Esto no es fácil de contar, pero creo que debo hacerlo. Hace

Columnistas

Rafael y el mundo licra.

Anamaría Correa Crespo Amable lector:¿recuerda usted acaso la vida ausente de problemas y agitada en actividad física de la famosa mamá licra? Ahora les propongo

Anamaría Correa Crespo

Desconexión.

Por Anamaría Correa Crespo. @anamacorrea75 Edición 419 – abril 2017. He decidido que quisiera vivir, al me­nos temporalmente, en cualquier país de la Europa nórdica

Columnistas

Historia de la buena mesa.

Por Gonzalo Dávila Trueba. Ilustración Camilo Pazmiño. Edición 428 – enero 2018. Sudorosos cazadores cromañones regresaban en hilera por un chaquiñán enclavado en n risco.