Formas de caer
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp

Formas de caer

Por Ana Cristina Franco

franco16

La vida es un viaje en paracaídas y no lo que tú quieres creer“, dice una parte de un poema del chileno Vicente Huidobro. Desde que nacemos nos vamos yendo hacia abajo, hasta que terminamos enterrados. Queremos volar, pero el peso nos devuelve a nuestro único sitio seguro: el piso. No hay nada que hacer: todo cae. No solo las manzanas de Newton, sino las esperanzas, las monedas, la red, Lucio Gutiérrez, los pantalones, los Gobiernos, las carnes, el sistema (el del el SRI, por supuesto), la ilusión, hasta la nariz se cae. Se puede correr, hacer aeróbicos, meditar a las cinco de la mañana, lanzar el reloj contra la pared, escribir un libro, rezar, despertar al niño que se lleva adentro, comprar cremas carísimas, dejar de chupar, que no servirá de nada. Mejor disfrutar del rapel y relajarse hasta llegar al fondo, rebotar y seguir cayendo.

El buen paraca sabe que no hay fondo ni origen, que siempre se puede caer mucho más bajo. “Cuando el mundo tira para abajo, es mejor no estar atado a nada”, dice Charly. Si te aferras a la superficie, más dura es la caída. Si vas para arriba, más duro caes después. Tal vez haya una diferencia entre caer solo o caer acompañado. “Mi vida, fuimos a volar en un solo paracaídas”, dice Calamaro. Es más fácil compartir paracaídas. Pero da igual, si al final del precipicio la muerte es individual. Chendo, como dirían aquí los cuencanos. No seamos pesimistas, que los veinte ya pasaron. Mejor hablemos de la parte buena, las maneras de engañar a la gravedad: aviones, cerveza, sexo, palabras, y si se tiene un poco más de suerte, amor. Pero sobre todo arte.

La danza desafía la gravedad en sus movimientos. La música hace que el tiempo sea distinto, que la caída sea más suave, en cámara lenta. Existen placebos que hacen más fresca la caída: comer un chocolate mientras se ve detenidamente el recorrido que traza en la ventana una gota de lluvia; escuchar canciones con audífonos compartidos mientras el sol quema tu espalda; saltar en la cama saltarina con tu hermana de once años. Es por ese tipo de cosas que unos caen más rápido y otros más lento. Cada uno decide cómo caer. Se puede caer como costal de papas o como Alicia por el agujero negro, lento, en éxtasis, mirando las maravillas que hay alrededor. ¿Cómo hacer para caer como Alicia? Tal vez soltando. Liberándonos de cosas. Aligerándonos. Es extraño que viviendo bajo el dominio de la gravedad insistamos en llenarnos de cosas que nos hacen más pesados y aceleran nuestra caída.

Hace un tiempo Pepe Mujica dijo en un discurso: “Pobre no es el que no tiene, sino el que tiene, y quiere más, y desea y desea…”. La verdadera pobreza es la condena de necesitar cosas inútiles, el vacío que provoca la chatarra, llenar con basura el supuesto vacío, volvernos pesados y caer más rápido. ¿Por qué no pensar que la solución está en quitar y no en poner? “La vida es imprecisa, déjate caer”, dice el man de Café Tacvba. Quitar. Sacar. Vaciar la cartera, el clóset, los pensamientos. Deshacerse de las cosas viejas, de los traumas, de los papeles que ya no sirven, de los miedos. Limpiar. Tal vez si nos liberamos lo suficiente, hasta podamos salir volando, como Remedios La Bella. No, mentira. Pero sí hay algo seguro: el más pesado cae. Es cuestión de física básica. El que se llena de marañas, de teorías académicas, de dinero, de papeles archivados, de creencias fijas, de prejuicios, de deudas, de miedos, de gestos, de mañas, de palabras, de ropa, de mentiras, de comida, de reuniones, de medallas. Mejor sacarse todo, hasta la ropa.

Comparte este artículo
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on email
Email

Más artículos de la edición actual

En este mes

El hombre que fue otros

Por José Luis Barrera Edición 457 – junio 2020 Un nombre a la medida Incluso antes de trasladarse a Francia, la madre de Roman Kacew

En este mes

Mientras embalo mi librería

Por Karina Sánchez. Fotografía: cortesía. Edición 457 – junio 2020. Tolstói, en el centro-norte de la capital, ha sido muchas cosas durante los últimos diez

En este mes

David Rojas, autodidacta al servicio del arte

Por Martín Córdova. Fotografía: Pancho Feraud. Edición 457 – junio 2020. Los músicos ecuatorianos son, casi por obligación, artistas independientes que en su mayoría dependen

Arte

Las bestias amigables de Motomichi Nakamura.

Por Daniela Merino. Fotografía:  cortesía de Motomichi Nakamura. Edición 457 – junio 2020. “La sociedad promueve muchísimo la violencia, pero luego no nos deja hablar

En este mes

Susana Nicolalde. Tiempos de mujer

Por Pamela Velástegui. Edición 457 – junio 2020. En esta pieza de técnica mixta, mitad perfil, mitad entrevista, conoceremos el trabajo de una mujer a

Columnistas

La Palma dibujada

Por Diego Pérez Ordóñez Hay ocasiones en que la literatura puede jugar a reemplazar la geografía. En esos momentos la pluma y los mecanismos de

También te puede interesar

Ana Cristina Franco

Quiteños en la playa.

Por Ana Cristina Franco. Ilustración: Luis Eduardo Toapanta. Edición 445 – junio 2019. Mi mamá me contaba que en los setenta sus idas a la

Ana Cristina Franco

Qué será el amor

Ana Cristina Franco Tenía siete años y estaba enamorada. Mientras mi mamá preparaba la merienda, yo me sentaba en el mesón de la cocina y

Ana Cristina Franco

Conversaciones imaginarias con mi mejor amiga.

Por Ana Cristina Franco. Ilustración Luis Eduardo Toapanta. Edición 424 – septiembre 2017. “No me convencen esas nostalgias reaccionarias: pretender no seguir creciendo, eso es

Ana Cristina Franco

El primer día de clases.

Por Ana Cristina Franco. Ilustración: Luis Eduardo Toapanta. Edición 449 – octubre 2019. Tenía tres años y las guarderías me causaban una mezcla de terror

Ana Cristina Franco

Tres

Por Ana Cristina Franco   Muchos amigos se fueron antes que yo y me dejaron solo, por eso si en invierno hace frío,  bajo al

Ana Cristina Franco

Primero de enero.

Por Ana Cristina Franco. Ilustración Luis Eduardo Toapanta. Edición 429 – Febrero 2018. Tomar vitamina C, comer más fruta, hacer jugo todas las mañanas, con