Festival marino para Richard Gere.
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp

Festival marino para Richard Gere.

Por Gonzalo Dávila Trueba.

Ilustración Camilo Pazmiño.

Foto- Festival marinoLas reservaciones en un restaurante son siempre la oportunidad para lucirse: mesa perfecta, copas alineadas que brillan de trans­parentes, cubiertos suficientes para que el cliente ordene lo que a bien tenga y, por su­puesto, la presencia del Cocinero Mayor. Esto claro, si no recibe la reservación El Estupiñán, quien, en la ocasión que nos atañe, dedujo que llegaría la señora Fuentes con seis. La se­ñora Fuentes, por cierto, nos entregaba con regularidad, peces y mariscos de Puerto Bo­lívar.

Como la batalla diaria aún no daba inicio fui al bar a por un café, momento en el que me percaté que una señora gesticulaba para hacerse entender.

—What can I do for you, madame?

—My name is Mrs. Belafonte and I have a reservation.

—Oh! Of course, your reservation is re­ady. Would you like to wait for your friends to arrive in the bar?

—Sure thing! Thank you.

¿Belafonte? Me sonaba el apellido pero cuando llegaron y el primero de ellos era Ri­chard Gere, me dio soponcio o pánico escé­nico y encima más resultó que la dama era la esposa de Harry Belafonte.

¡Maravillosos y sencillos todos, de suerte que me atreví a decirles que tenían toda liber­tad para ordenar, sin saber, lo que yo diga.

Al unísono dijeron: It’s okey.

¿Y ahora?, ¡imaginación!: ¡la mar en cada plato!

En el centro y arriba de cada fuente dos ostras Rockefeller style, a la izquierda y de­recha de ellas, un langostino jurásico; en la parte baja calamares, pulpo y nuevamente calamares. ¡Listo!

¿Listo? ¿Y los cangrejos?

¡Que sean la entrada!

Sus pinzas, bañadas en jugo de naranja, pimienta negra, aceite de oliva, flor de sal, ca­viar iraní y, de manera coqueta, una cucharita de plata con mermelada de ají.

A las ostras —empotradas en sal gorda— las sazoné con mantequilla, apio, rúcula, cu­bitos de pan, gotas de pernod y las envolví en tocino que debe de estar crujiente al salir del horno.

Los jurásicos deben ser langostinos de aquel tiempo pues son del orden de los 100 gramos, lo que permite cortarlos “mariposa” y adobarlos con pimienta negra, sal, enha­rinarlos y ponerles gotas de salsa de soya, mientras en la sartén la mantequilla fundida indica que ya es momento de colocarlos y prensarlos con una pesa de hierro redonda y caliente. Cáscaras y patitas deben quedar perfectamente hechas, lo que resalta olor y sabor. Al voltearlos dejarán ver las manchas negras de la salsa caramelizada, lo cual amén de vistoso lleva por nombre excelencia.

Al pulpo, cocido como Dios manda, lo pincelamos de aceite de oliva y así, en el grill, que se tueste para ser troceado y colocado en la fuente cuando su punto amerita.

Los calamares, salteados en mantequilla aromatizada de ajo, perejil y vino blanco, in­ducen a buscar el pan para no desperdiciar nada de su maravilloso sabor.

Para remate, helados de las frutas prohibi­das del paraíso: taxo y guanábana.

We shall never eat like this again in our lives —dijo Richard al despedirse, lo cual me dio satisfactorancia en el corazón y fotos im­perecederas en el celular.

Comparte este artículo
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on email
Email

Más artículos de la edición actual

En este mes

Los gatos y los escritores

Por Julia Gutiérrez. Fotografía: Shutterstock. Edición 459 – agosto 2020. En todos los tiempos los escritores se han sentido fascinados por los felinos. La literatura

Columnistas

¿Qué pasará mañana cuando te hayas ido?

Por María Fernanda Ampuero El otro día vi un documental que explicaba que la talidomida, ese fármaco alemán espantosamente famoso por causar miles de malformaciones

En este mes

El padre Aurelio, un clásico

Por Gustavo Salazar Calle. Fotografía: El Comercio. Edición 459 – agosto 2020. Humanista. Traductor. Ensayista. Creador de la biblioteca más importante del Ecuador. Colaborador de

Columnistas

Escamorfosis 2

Por Anamaría Correa Crespo A ver, retrocedan. Vuelvan al martes 31 de diciembre de 2019. Todos ustedes elegantes, afanosos, preparando su cena de fin de

Columnistas

La carne fría de Mamaotra

Por Gonzalo Dávila Trueba Por mis escuchas de las tertulias de la época (1955-60), entre Mamaotra (mi abuela), mi mamá y las tías, sabía cuándo

También te puede interesar

Columnistas

El último juglar.

Por Francisco Febres Cordero. Fotografía Cortesía. Edición 432 – mayo 2018. Todos sabíamos que, de manera inelucta­ble, Nicolás Kingman iba a morir. Sin embar­go, me

Columnistas

Naturaleza vil

Por Leila Guerriero ¿Qué es un animal? Dice el diccionario de María Moliner que es un “organismo vivo que posee sensibilidad, movilidad propia y alta

Columnistas

Segunda luna de miel.

Por Mónica Varea. Ilustración Sol Díaz. Edición 424 – septiembre 2017. Sin darme cuenta de la dimensión de mis palabras, como siempre sin pensar, muy

Columnistas

Territorio de la (des)memoria.

Por Francisco Febres Cordero. Ilustración: Mario Salvador. Edición 448 – septiembre 2018. En mi generación había una costumbre: cuando un hombre casado ingresaba solo a

Columnistas

La casa nostra

Por Huilo Ruales —Mírale la cara, si parece que le han caído encima un pocotón de gallinazos —dice el Agente Uno. —O de ratas, así

Columnistas

Escamorfosis 2

Por Anamaría Correa Crespo A ver, retrocedan. Vuelvan al martes 31 de diciembre de 2019. Todos ustedes elegantes, afanosos, preparando su cena de fin de