Skip to main content

El exilio perpetuo de Manuela Sáenz

por Diego Pérez Ordoñez

El viaje más áspero es aquel que se emprende con ocasión del exilio. Implica no solamente lejanía, sino desarraigo y extrañamiento.

Manuela Sáenz.
"Manuela Sáenz”, Óleo sobre lienzo, Pedro Duarte, 1825. Fotografía: Alamy Photo Stock.

Tiene que ser, el destierro, de las condenas más feroces e inhumanas. Una mezcla de separación y remembranza. Dante, expulsado de Florencia por las pendencias entre güelfos y gibelinos. Cernuda, rumbo a México, cortesía de nacionales y rojos.

En el caso de Manuela Sáenz, además, el exilio significó pobreza, aislamiento y distancia de todo lo que amaba: Quito, el recuerdo del Libertador Simón Bolívar, el desmoronamiento de su patrimonio, sus parientes y amigos, la actividad política.

Has llegado al límite de artículos gratis para este mes.
¡Lee sin límites! HAZTE PREMIUM o Iniciar sesión

Etiquetas: