Skip to main content

Somos más o menos felices, según donde vivimos

por Ángela Meléndez

Está comprobado que la cultura y el contexto socioeconómico influyen directamente en nuestras emociones. Y que hay algo que casi todos los seres humanos tememos: la soledad no deseada. 

Las emociones
Fotografía: Shutterstock.

Humboldt exploró territorios españoles en América en 1802 con el permiso del rey Carlos IV. En medio de sus expediciones describió a los ecuatorianos como “seres raros y únicos” que “duermen tranquilos en medio de crujientes volcanes, viven pobres en medio de incomparables riquezas y se alegran con música triste”. 

Aunque la apreciación de Humboldt tiene matices que han sido estudiados, siempre cabe la duda de cómo entender que los ecuatorianos nos alegremos con música triste. Quizás “alegrarse” no es la palabra justa, quizás intenta explicar que muchas de nuestras emociones están alimentadas por el contexto en el que vivimos.

Has llegado al límite de artículos gratis para este mes.
¡Lee sin límites! HAZTE PREMIUM o Iniciar sesión

Etiquetas:

Imagen de perfil

Acerca de Ángela Meléndez

Editora general de Revista Gestión y directora política de Consultora Multiplica. Periodista profesional, editora de libros y colaboradora de Mundo Diners. Miembro del colectivo Periodistas sin Cadenas.
SUS ARTÍCULOS