Escamorfosis 2
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp

Escamorfosis 2

Por Anamaría Correa Crespo

A ver, retrocedan. Vuelvan al martes 31 de diciembre de 2019. Todos ustedes elegantes, afanosos, preparando su cena de fin de año, emperifollándose para la gala del año, enfriando los champanes, alistando las maletas para correr alrededor de la manzana, las doce uvas, hasta las prendas interiores de color amarillo para tener suerte en el nuevo año. Ustedes en sus escenas playeras, reunidos en familia y con sus amigos, planificando el reventón de fin de año. ¡Ay, ustedes, qué ilusos! ¡Dándose abrazos con algarabía y pensando que en 2020 se cumplirían sus sueños! ¡Ay, ustedes inocentotes, anestesiados en la embriaguez y en la anticipación de supuestos nuevos comienzos, sin saber lo que se venía! ¡Ay, la ignorancia, qué hermosa es! No sabían ustedes que la ropa interior amarillo patito no les traería suerte alguna y que las maletas no les servirían más que para viajes pospuestos indefinidamente… ¡Ay, si nos hubiéramos podido quedar congelados en ese momento, con el tiempo detenido sin llegar a marzo y en el frenesí que traen las ocasiones especiales! ¡Marzo! ¡Nadie diga marzo! Pronunciar marzo 2020 está proscrito para siempre. ¿Ahí empezó o empezó antes? No, espera, en Europa ya encontraron rastros que parecen ser de noviembre y diciembre. Martes 31 de diciembre de 2019, la suerte está echada, la ley de causa y efecto en movimiento, el destino sellado, nada que podamos hacer para evitarlo, el virus empezó su movimiento imparable y nosotros embobados en festejos. Marzo 2020 (aunque ya dije que estaba proscrito), convengamos en que ahí empezó oficialmente el verdadero desastre, cuando empezamos a vivir una especie de tercera guerra mundial sin armas nucleares, pero con un enemigo invisible igual de letal y que nos llevaría a morir en infame soledad.

Puedes leer este contenido gratuito iniciando sesión o creando una cuenta por única vez. Por favor, inicia sesión o crea una cuenta para seguir leyendo.

Comparte este artículo
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on email
Email

Más artículos de la edición actual

En este mes

La pasión de Nietzsche por Bizet.

Por Fernando Larenas. Fotografías: Shutterstock. Edición 460 – septiembre 2020. Georges Bizet (1838-1875), considerado entre los grandes del período romántico de la música, no tuvo

BOCATA

El dolor y la angustia sí golpean al corazón

Fotografía: ShutterstockEdición 460-Septiembre 2020 Aunque las emociones no se originan en este órgano —como metafóricamente se idealiza—, el impacto nervioso que generan podría alterar la

Cuarentena

El cambio llega a las universidades.

Por Ángela Meléndez. Fotografías: Shutterstock. Edición 460 – septiembre 2020. La covid-19 abrió una oportunidad para repensar el modelo educativo y para formar estudiantes y

En este mes

Hola, tengo un problema y necesito ayuda

Por Paulina Simon Torres. Ilustraciones: Paco Puente. Edición 460 – septiembre 2020. Quizá ya hayamos hablado suficiente de este tema en particular, en público y

También te puede interesar

Columnistas

Mi primera Lolita

Por Huilo Ruales Me la trajo Vanessa, una prima hermana de fama libertina que, muy joven y casi raptada por un barítono italiano de segunda,

Columnistas

Mucha

Por Mónica Varea   No sé cómo fue posible que en el tradicional colegio de monjas entraran dos señoras que nos venían a incitar al

Columnistas

Presagio.

Por Salvador Izquierdo. Ilustración: Diego Corrales. Edición 450 – noviembre 2019. Afuera del edificio donde vivo había una rata muerta. Echada en posición horizontal sobre

Columnistas

¡Suerte Leonardo!

Por Rafael Lugo. Ilustración: Tito Martínez. Edición 454 – marzo 2020. Hablo del joven futbolista Leonardo Campana Romero. El jugador juvenil del Barcelona guayaquileño y

Columnistas

Y los bizcochos ¿de dónde vienen?.

Por Gonzalo Dávila Trueba. Ilustración: Camilo Pazmiño. Edición 442 – marzo 2019. Para mí, de la tienda de enfrente. Compra­ba veinte por un sucre. Pero