Skip to main content

Mundo Diners al día

Romina Muñoz: “Es un hito que se haya abierto el Museo de la Memoria”

por Gabriel Flores Flores

Ministra
La ministra de Cultura y Patrimonio, Romina Muñoz en el despacho ministerial. Foto: David Landeta.

-"El MACC tiene una situación compleja”.

-"Sí hay voluntad política para que se construya un edificio para el Museo Nacional”.

-"Es el Museo de la Memoria que podemos dar y con el que podemos contar”. 

Estas son algunas de las frases de Romina Muñoz, ministra de Cultura y Patrimonio, que salieron de la entrevista con Mundo Diners. En esta conversación, la funcionaria habló sobre políticas públicas, museos y fomento a la lectura. 

A diferencia de su antecesora, usted solo tiene un poco más de un año de gestión. ¿Qué urgencias ha decidido atender y qué va a quedar pendiente? 

Bueno, la idea es atender todo. Es complejo, pero una de las prioridades es el fortalecimiento institucional, que tiene dos ejes:  fortalecer las capacidades del personal y hacer un diagnóstico de las instituciones que dependen del Ministerio de Cultura. Este año vamos a priorizar el trabajo en el MAAC (Museo Antropológico y de Arte Contemporáneo), -que tiene una situación compleja-, en la Biblioteca Nacional y en el Museo Nacional. 

En relación con el personal, estamos trabajando en la creación de manuales de puesto y hemos hecho acercamientos con instituciones internacionales, para enviar a parte de nuestros equipos técnicos a capacitaciones en el exterior. Este año se van siete funcionarios al Museo Reina Sofía (España), uno al Museo Tamayo (México) y cinco a Francia. 

El Teatro del Barrio fue una de las banderas del gobierno de Guillermo Lasso, ¿qué va a pasar con este proyecto?

Es un proyecto de inversión que se planteó hasta 2025 y creemos que es importante cumplir con los compromisos que se dejaron. El año pasado, el Teatro del Barrio tuvo un problema de ejecución muy grande. No se ejecutó ni el 40%. Existía falta de pago a los proveedores, analistas y gestores. Hicimos un primer pago en diciembre del año pasado y en este año se harán los que faltan. Es un proyecto que ha tenido incidencia en comunidades donde no hay acceso suficiente a espacios culturales ni a la tecnología. 

¿Cómo va su propuesta para que se construya un edificio propio para el Museo Nacional? 

El Museo Nacional funciona en un edificio que no es propio y eso limita mucho su trabajo y su gestión. Además, está dividido: tiene sus colecciones en dos reservas y la parte expositiva en otra; eso no permite el funcionamiento regular de la institución. Tenemos una propuesta de construcción desde cero para el edificio del museo para analizarla con las autoridades. Creemos que eso es lo ideal, porque lo otro supondría adecuar un edificio y ese es el error que se ha cometido por años. El museo necesita áreas con sistemas de climatización e iluminación específica para cada colección. 

¿Hay voluntad política y recursos para ejecutar el proyecto?

Creo que voluntad sobra, porque desde el Gobierno hay una compresión muy grande de la importancia que tienen espacios como el Museo Nacional, para fomentar la cultura de la legalidad, una sociedad que combata el crimen organizado, la delincuencia y que restituya el tejido social. La idea es que los recursos vengan del sector privado, de organismos internacionales y del Estado. La presentación de la propuesta, para las autoridades, está planificada para finales de abril. 

Su trayectoria

Romina Muñoz Procel nació en Guayaquil en 1984. Ha trabajado como investigadora, curadora y docente universitaria. Es cofundadora de la editorial Festina Lente. Fue la Directora Ejecutiva del Museo Nacional.

museo
Romina Muñoz en el despacho ministerial.

¿Qué implica la declaración del Ministerio de que 2024 sea el Año de la Lectura?

Son varias cosas. Estamos siendo parte activa de la reforma curricular del Ministerio de Educación y eso nos tiene ilusionados, porque hay una alianza estratégica para fomentar la lectura. En ese contexto, vamos a publicar la Política del Libro, la Lectura y la Oralidad. Es un documento que hace un diagnóstico del estado en el que está el ecosistema en el que se promueven el libro y la lectura.

El Plan de la Lectura José de la Cuadra no dejó un diagnóstico claro de la situación, a pesar de que tuvo proyectos importantes, como los Tambos de Lectura, que ya no existen. También vamos a tener la participación, junto con la Cámara Ecuatoriana del Libro, en la Feria de Bogotá, en la de Guadalajara y en la de Fráncfort. 

Históricamente, los museos de la memoria se han asentado en lugares donde se violaron derechos humanos o se produjeron los crímenes de lesa humanidad. ¿Cuál fue el criterio para abrir el de Ecuador, en planta baja del Ministerio de Cultura?

Se hicieron varias gestiones para encontrar un espacio para el Museo de la Memoria; pero a falta de otro lugar y de recursos; lo abrimos en la planta baja de este edificio. Creíamos que era necesario abrirlo, por el tipo de proyectos educativos que se están tejiendo alrededor de este espacio. Estamos convencidos de que un museo es un criterio. No solo se sustenta en el lugar en el que funciona, sino en la serie de actividades educativas sensibles que puede generar. Lo abrimos con esa convicción, después de diez años de que no hubo voluntad política para hacerlo. Es el museo que podemos dar y con el que podemos contar. 

¿Antes de abrir este espacio hubo reuniones y se escucharon  las demandas del Comité Nacional de Víctimas?

Sí, tuvimos una reunión y está registrada. Efectivamente, la mayor exigencia que tenían era sobre el lugar en el que debía funcionar el museo; pero de nuevo, nosotros decidimos responder con lo que podemos ante nuestras posibilidades. Este es el lugar que tenemos. También estamos buscando un nuevo espacio para el Archivo Nacional, porque donde funciona quedó corto para las colecciones. Es un hito que se haya abierto el Museo de la Memoria. Nos parece importante y fundamental, porque va a permitir trabajar en proyectos educativos en materia de derechos humanos. 

¿Qué va a pasar con este espacio si mañana alguna autoridad decide cerrar el Ministerio de Cultura o desalojar el edificio? 

No puedo responder por lo que vaya a hacer otra autoridad en el futuro. Si es que el museo sale de este edificio, ojalá sea para ir a otro lugar, porque cerrarlo no tendría sentido. La única manera de garantizar su permanencia es que exista un debate ciudadano. La ciudadanía es la que tiene que apropiarse de esos procesos. 

En otra entrevista usted dijo: “Un museo no es un espacio solo de exhibición, es un espacio de investigación, de cuidado de una colección”. En ese contexto, ¿puede decir que el espacio que inauguró en la planta baja de este Ministerio es un museo?

Por supuesto que es un museo. Hay museos que tienen colecciones y otros que no. Lo que sí es un museo es un espacio educativo, de encuentro, de sensibilización. En este caso están expuestos los expedientes, (informes de la Comisión de la Verdad) así que de alguna manera guardamos archivos, que están puestos para el trabajo educativo. Este es un museo que no guarda un patrimonio sino una memoria. Un museo que está trabajando en proyectos educativos a favor de los derechos humanos. 

Etiquetas:

Imagen de perfil

Acerca de Gabriel Flores Flores

Periodista. Máster en Literatura Hispanoamericana y Ecuatoriana y Licenciado en Comunicación Social. Pasé por las redacciones del HOY y El Comercio. También fui librero. Desde hace más de una década escribo sobre literatura, teatro, cine, arte, series de televisión, gastronomía y coyuntura cultural.
SUS ARTÍCULOS