Skip to main content

Mundo Diners al día

Alicia Coloma: nueve décadas de melomanía

por Ana María López

Alicia Coloma
Alicia Coloma es traductora, intérprete e investigadora de la música académica. Foto: Archivo Mundo Diners.

Alicia Coloma de Reed es, sobre todo, una melómana, una mujer cuya vida siempre ha estado atravesada por la armonía. Con 90 años y una mente lúcida publicó ‘Música y músicos, una guía musical a través del tiempo’, su cuarto libro. 

Es melómana desde que era una niña. No toca ningún instrumento pero sabe a la perfección cómo deben sonar. Alicia Coloma de Reed es traductora, intérprete e investigadora de música académica. Durante muchos años, fue parte del directorio de la antigua Sociedad Filarmónica de Quito y de la Fundación Casa de la Música.

Sentada en la sala de su casa, y con una obra de Mozart sonando en el fondo, cuenta que hay cierta música que le levanta el ánimo, que la hace reflexionar y pensar en el pasado. “Jamás me entristece o me aburre. Para mí la música ha sido un bálsamo que ha curado mis heridas”. Cuando habla, sus manos delgadas siguen su propia melodía. 

¿Cómo comenzó su relación con la música?

Es una relación de toda la vida. No recuerdo un día en que no haya escuchado música. A veces me despierto muy temprano, busco en la tablet alguna cosa, solo por el placer de escuchar. 

¿Qué encontró en la música para que se haya vuelto el leitmotiv su vida? 

Para mí la música es una necesidad. Cuando escucho ciertas obras siento una satisfacción espiritual muy grande. No concibo la vida sin música. Siempre me ha producido una gran felicidad y satisfacción. 

¿Y canta? 

No (risas). Mi voz es un horror. 

Este es su cuarto libro relacionado con la música. ¿Por qué decidió escribir una guía musical? 

Dos personas muy cercanas comenzaron a preguntarme qué estaba escuchando, qué compositor, y de qué época... Hice un borrador y me di cuenta que lo podía ampliar. Entonces, se me ocurrió escribir un libro cronológico para darles una visión más clara de las diferencias estilísticas de cada etapa musical, tomando como ejemplo a los compositores que, en mi opinión, son los que más se destacaron en cada una, y cuya música tiene un valor gigantesco. 

Sus publicaciones

  • 'Música y músico, una guía musical a través del tiempo', (2023).
  • 'La música en el recuerdo y la memoria de muchos conciertos en Quito', (2019).
  • 'Villancicos, romances y chanzonetas, Archivo Histórico de la Diócesis de Ibarra, siglos XVII y XVIII', (2018).
  • 'La Sociedad Filarmónica de Quito, 50 años', (2002).

El libro incluye el nombre completo de algunas obras y compositores que se se puede encontrar en plataformas digitales.

En las plataformas te ponen una cosa, que puede ser solo un pedacito como un movimiento de una sonata, y después se saltan a otra cosa. Escogen y mezclan, pero no es una secuencia correcta. El libro incluye un glosario, con explicaciones y guías para entender. Uno tiene que comprender al compositor, ciertas facetas de su vida que pueden explicar muchas cosas y la época a la que pertenece.

Por eso resalto que se tiene que escuchar de acuerdo a la época que pertenece. Los cantos gregorianos, que son sublimes, maravillosos, extraordinarias, no los vas a comparar con otra música fenomenal como la de Bach, Beethoven, Schumann, Mahler o Stravinski, porque son diferentes. Esa es la intención del libro: buscar en todas las épocas musicales, encontrar cierta música de un compositor y una obra representativa. Oírla con atención y, tal vez, generar un vínculo con esa obra. 

¿Sigue buscando música? 

En el libro tengo un descubrimiento interesante: Joseph Bologne. Lo encontré de pura casualidad. Un día buscaba algo en Google vi el nombre de Joseph Bologne y pensé “quién también será”. Me llamó la atención y empecé a buscar más composiciones y me pareció maravilloso. ¡Maravilloso! Es muy clásico. Tiene un lindo estilo y una manera de expresarse preciosa. Era un genio totalmente desconocido. 

Como melómana, ¿tiene una obra o un compositor favorito?

No. Tengo mis tres ídolos: Bach, Beethoven y Mozart. Pero también hay otros que me producen una sensación especial. Schubert me fascina, su obra me deja sin palabras. Creo que cuando uno escucha música debe procurar escarbar un poco, que no entre por un oído y salga por el otro, sino que algo te quede adentro. A veces siento el impulso de escuchar música de Bach. La necesito, como si pudiera necesitar una aspirina para un dolor de cabeza. No busco un mensaje o una palabrita, solamente la belleza total y absoluta. Hay que oír mucho, mucho y luego formar tu propio criterio y opiniones. 

¿Aparte de la académica qué otro tipo de música le gusta a Alicia Coloma?

Cuando era joven, yo era muy bailarina (risas) y me gustaba lo que estaba de moda en esa época. Fui y soy fanática de The Beatles. Me encantan los tangos. Pero a estas alturas de mi vida ya no me interesan tanto. Ya no me producen nada. No oigo otro tipo de música, porque la he eliminado de mi repertorio.

Etiquetas: