Skip to main content

Mundo Diners al día

Todos los años a la espera de Julio

por José Luis Barrera

Julio iglesias y su pasión por el fútbol.
Julio Iglesias tuvo que abandonar el fútbol por un accidente de tránsito a los 19 años. Foto: Shutterstock.

Cada año, en vísperas del mes de julio, el cantante Julio Iglesias conquista las redes sociales con memes que sin haberlos hecho él, lo han vuelto tan popular entre las nuevas generaciones como su música lo hizo con las anteriores.

El Julio que no era meme

El 22 de septiembre de 1962 la vida de uno de los arqueros del Real Madrid, promesa del fútbol con solo 19 años, cambió para siempre: después de una noche de fiesta, el vehículo en el que viajaban él y un grupo de amigos se estrelló en Majadahonda, Madrid. Al despertar estaban hospitalizados y sin mayor noción de lo que había ocurrido, el joven arquero no podía mover sus piernas. En el carné deportivo constaba su nombre como Julio José Iglesias de la Cueva.

Le diagnosticaron un coágulo que derivó en tumor benigno en la espalda, sin embargo, su efecto inmediato era la parálisis y un dolor “incompatible con la vida”, contaría después. La carrera del arquero estaba acabada, mas, en plena depresión, conoció la pasión por la música.

El enfermero que lo atendía, para ayudarlo a entrenar el movimiento de las manos, le dio una guitarra e Iglesias se puso a rasguearla, acompañando sus acordes con poemas. Pronto, el resto de pacientes y personal médico empezaron a rondar por la cama del accidentado en busca de melodías.

Una vez terminada la rehabilitación se marchó a Londres para estudiar inglés, al tiempo que concluía sus estudios en Derecho, los mismos que había dejado a una materia de graduarse por el accidente.

En las noches, acudía a pubs y cantaba piezas de Tom Jones o los Beatles y, de nuevo, el azar intervino para que conociese a Gwendollyne Bollore, una mujer que sería su primer gran amor y, por lo mismo, canción.

La balada Gwendollyne no solo llegó a los discos de acetato, sino al Festival de la Canción Eurovisión de 1970, donde acabó en cuarto lugar. Para entonces el destino de Julio Iglesias ya estaba sellado: había ganado antes otro festival de música en Benidorm, dos años antes, con La vida sigue igual, cuya letra se inspiró en la historia de su accidente.

La fama llegó de la mano con viajes y conciertos por América Latina, Europa y Estados Unidos, un país por entonces muy reticente a la música hecha por hispanohablantes.

Igual que Sandro, cantó en el Madison Square Garden, pero en 1976. También consiguió un lleno total y una marca en la venta de taquilla. Al mismo tiempo, hizo grabaciones en otros idiomas y su Gwendollyne se coreó en inglés, francés, alemán e italiano, además de español.

Con Ecuador tuvo una relación agridulce porque durante un par de conciertos de 1975 circuló el rumor de que había hablado mal de las ecuatorianas y no volvió para defenderse del chisme por décadas.

Como quiera que sea, el artista se ha presentado en más de 5000 conciertos y ha cantado con Plácido Domingo. También es el único músico en español que tiene un disco de diamante por vender 100 millones de copias y además posee varios Grammys y condecoraciones en todo mundo. La fama soñada por el futbolista, la alcanzó el cantante.

La canción que cuenta el drama que convirtió a Julio Iglesias en cantante.

El hombre del meme

Internet funciona como un lago al que se echa una roca, produciendo una serie de hondas que difícilmente se sabe cuándo terminarán (o incluso si lo harán). La metáfora implica, por supuesto, que quien lanzó la piedra hizo el esfuerzo de ocultar la mano de inmediato y, por lo mismo, el génesis de la broma se esfuma apenas surge.

Julio1

Tal es el caso del chiste que cada año anuncia la llegada de julio: el cantante homónimo aparece en diferentes circunstancias como si, ansioso, esperase el momento de saltar al ruedo anual.

Julio4

Que si “Julio está a la vuelta de la esquina” o “Julio viene cargado de emociones”, nada se escapa al ingenio de invisibles navegantes de la red convencidos de que en los tiempos del meme ya no existen vacas sagradas.

julio ondas

Julio Iglesias ha comentado al respecto que se siente halagado por el chascarrillo y hasta se ríe cuando le envían alguno. No mucho más. Es una actitud salomónica si se considera que una pelea en internet resultante de situaciones similares a la de julio (o de Julio) es casi imposible ganar.

no queda nada Julio

Según el sociólogo chileno Carlos Livacic las viñetas del cantante se mantienen mucho más vigentes que otras similares por la personalidad del personaje, a quien en todo momento se lo ve posar sonriente sin importar si el año fue feliz o trágico. El académico recuerda que antes del auge de internet, Iglesias ya era un generador de tendencias y la gente incluso anhelaba tomarse fotos en un sillón donde él descansó alguna vez.

Julio rompiendo redes

Cuando Richard Dawkins definió al meme como "la unidad mínima de información que se puede transmitir” no sospechó que internet se apropiaría del concepto para, efectivamente, amplificar una idea brevísima y humorística de un cerebro a otro con la velocidad de un destello eléctrico.

Justamente, mientras Dawkins publicaba El gen egoísta en 1976, libro donde menciona la palabra “meme”, Julio (el artista) cantaba en el Madison Square Garden por primera vez; ninguno de los dos sospechaban entonces que treinta años después serían fenómenos de una cosa que iba a llamarse “la Web”.

Etiquetas:

Imagen de perfil

Acerca de José Luis Barrera

Periodista por formación, cuenta cuentos por vocación. Como todo cronista de Indias (millennial en este caso), sus relatos son el resultado de viajes a través de la geografía, pero también a través de los libros.
SUS ARTÍCULOS