Skip to main content

Mundo Diners al día

Pedro Bonfim: “Ecuador es un país con una riqueza musical absurda”

por Gabriel Flores Flores

Lolabum
Martín Erazo y Pedro Bonfim, los actuales integrantes de Lolabúm.

Bonfim es el líder de Lolabúm, una banda ecuatoriana que en los últimos años ha cosechado una gran fanaticada en Colombia. En marzo se presentarán en ese país, como parte de la cartelera del Festival Estéreo Picnic. 

Su trayectoria

  • Lolabúm nace en Quito, en 2014. Su álbum debut fue ‘El Cielo’ (2016), un disco lleno de sonidos indie, que les brindó una exposición importante a nivel local.
  • En 2018 lanzaron Tristes Trópicos’. En este segundo esfuerzo, la banda entregó un disco conceptual con letras de mayor profundidad, más cercano a la canción de autor y con sonoridades de la música latinoamericana, el dream pop y el rock. Con este trabajo realizaron su primera gira internacional por varias ciudades de Ecuador y Colombia.

El nombre de su último disco es ‘Muchachito roto’, ¿Siente que es parte de una generación donde es más fácil hablar de temas como la salud mental?

Definitivamente creo que sí, al final es una moda. Es fácil hablar de salud mental; lo difícil es tomarla en serio. A veces perdemos de vista la cuestión política de este tema, porque no todo el mundo puede acceder a un psicólogo. Dentro del sistema de salud pública no está bien tratado y tampoco es tan normalizado. Por otro lado es algo de lo que podemos hablar con más libertad, porque ya no se tiene ese tabú del pasado, tanto que hasta uno se diagnostica gracias a la maestría en Psicología que hizo en Instagram. 

¿Por qué cree que es una moda?

Yo estoy en una suerte de puente entre dos generaciones. Fui la última que vivió la transición de crecer sin celular e Internet en la infancia y estar conectado en la adolescencia. En ese contexto, muchos no ven que la depresión y la ansiedad están muy vinculadas a las redes, el mismo lugar donde nos informamos de estos temas. Para mí es interesante ver que ahora chicos de 14 o 15 años usan las redes de otra forma y se exponen mucho menos. Quiero aclarar que el hecho de que esté de moda hablar de la salud mental no la vuelve algo negativo, el problema es verla solo como una tendencia ‘cool’. 

Le gusta mucho la música nacional. ¿‘Muchachito roto’ es una especie de tributo a esas bandas icónicas del cancionero local?

Es un tributo a bandas icónicas y a otras del subsuelo, porque creo que Ecuador es un país con una riqueza musical absurda, pero como no pasamos de Julio Jaramillo, a veces, no lo vemos. Para mí, este disco es un tributo a la música post Sal y Mileto como Kiruba, Da Pawn, La Máquina Camaleón o Biorn Borg. Dentro del disco también aparecen referencias a Polibio Mayorga y Eduardo Zurita, que son figuras de los años 60 y 70. Todo el álbum es un ejercicio de tratar de entender la estética de la música ecuatoriana. 

¿Qué temas de ese cancionero son parte de la banda sonora de su vida?

Definitivamente ‘Cumbia triste’, de Polibio Mayorga, que es una de las primeras cumbias ecuatorianas. También está ‘Iceborg’, de Biorn Borg; mucho de Sal y Mileto, desde ‘Aguanta’ hasta ‘Soledad’. Temas de gente más nueva como Neoma, que es una figura muy importante para mí y ‘Sabor a nada’, en la versión de Eduardo Zurita. Hay libros que cuentan minuciosamente cómo grabaron The Beatles, pero no tenemos registro real de cómo se grababa en Ecuador, y por tanto, de cómo se produjeron esos sonidos, y eso es algo que me interesa mucho y que hace que me acerque a ciertos músicos. 

En las letras de sus canciones hay muchas reflexiones personales e íntimas, pero también hay otras vinculadas a la realidad del país, algo que no es muy usual en la escena pop rock alternativa. 

Para mí la música se ha vuelto una guía para entender el mundo, por eso en nuestra música confluyen pensamientos muy íntimos y personales y también cosas que pasan en el país. Para mí son indivisibles, cuando uno habla de una ruptura amorosa que tuvo, eso no deja por fuera a la ciudad en la que vives, por ejemplo. Es una pena que no pase más en la escena alternativa, pero quizás sea porque tiene perfiles socioeconómicos específicos.

Pensemos en quienes pueden comprar instrumentos, grabar su música o tener plataformas de exposición. Siento que la escena ecuatoriana es musicalmente muy rica, pero que políticamente no se involucra con lo que pasa. En redes ves cómo la gente de la escena comparte lo que está pasando en Gaza, que es importante, pero no dicen nada sobre lo que sucede en Esmeraldas. 

Bonfim
Martín Erazo y Pedro Bonfim en Bogotá, donde viven actualmente.

¿Se sienten cómodos cuando los encasillan dentro de la escena alternativa? ¿Ha pensado que un día Lolabúm o Pedro Bonfim pueden ser parte del 'mainstream'? 

Yo no tengo un interés particular por eso. El año pasado estuvimos nominados a los premios de Sayce, en la categoría Artista más escuchado en plataformas, y fue loco estar ahí con gente que es del ‘mainstream’, muy vinculada a los medios masivos del país. Me interesa seguir con mis investigaciones y haciendo la música que quiero y no cedería eso por acceder al ‘mainstream’. Si nos aceptan como somos, chévere. Me parece más interesante ser parte de la música tradicional ecuatoriana como la chicha o la tecnocumbia, antes que estar cerca de Andreína o Dayanara. 

¿Todavía cree que para ser ecuatorianos solo hace falta hambre, como dice la letra de una de las canciones del disco ‘Verte antes de fin de año?

Sí y ahora capaz que hasta es más fácil ser ecuatoriano, porque el país está atravesando uno de sus momentos más oscuros. Nosotros migramos a Colombia porque, básicamente, hacer música en Ecuador en este momento es muy complicado. Tuvimos que cancelar tres giras en los últimos dos años. Por otro lado, a mí me gusta esta idea del hambre, porque nos pone en un estado mental diferente, como dice Gláuber Rocha, en la ‘Estética del hambre’. 

Su trayectoria

  • En plena pandemia publicaron dos álbumes: ‘Verte Antes de Fin de Año’ (julio, 2020) y ‘O Clarividencia’ (octubre, 2020). Los discos cuentan con 20 canciones que musicalmente atraviesan los campos del pop, el hip-hop, la música rockolera, el spoken word, el indie, el reguetón e incluso el Nu-Metal.
  • En 2023 presentaron 'Muchachito Roto', un álbum que coquetea con el pop y está fuertemente inspirado por la música ecuatoriana en todas sus formas y colores. Polibio Mayorga, Macho Muchacho, Kiruba, Neoma son algunos de los grandes referentes del su quinto álbum.

En los últimos años, su fanaticada ha crecido no solo en Ecuador sino en Colombia. ¿Qué significa para ustedes ser parte del cartel del Festival Estéreo Picnic 2024?

Para nosotros es un honor ser parte del Festival Estéreo Picnic. También vemos como una responsabilidad ser la única banda ecuatoriana en el cartel. Siempre en las entrevistas que tenemos acá recomendamos que escuchen otros artistas y no es por una cuestión política, sino porque genuinamente pensamos que hay música hermosa en Ecuador y que la única manera de que se sostenga es escuchándola a profundidad, con seriedad y dándose el tiempo. 

Etiquetas:

Imagen de perfil

Acerca de Gabriel Flores Flores

Periodista. Máster en Literatura Hispanoamericana y Ecuatoriana y Licenciado en Comunicación Social. Pasé por las redacciones del HOY y El Comercio. También fui librero. Desde hace más de una década escribo sobre literatura, teatro, cine, arte, series de televisión, gastronomía y coyuntura cultural.
SUS ARTÍCULOS