Skip to main content

Mundo Diners al día

‘Fiesta en la madriguera’ o un cuento infantil para adultos

por Gabriel Flores Flores

'Fiesta en la madriguera'
El actor Miguel Valverde es uno de los protagonistas de 'Fiesta en la madriguera'.

Con ‘Fiesta en la madriguera’, el director mexicano Manolo Caro reafirma la idea de que los puntos de vista sobre un tema nunca se agotan. En su nueva película se adentra en el mundo del narco, pero lo hace desde la mirada del hijo de 11 años del capo del cártel de Sinaloa. 

‘Fiesta en la madriguera’

En esta historia hay un hijo y hay un padre. El hijo es Tochtli (Miguel Valverde), un niño de 11 años que en apariencia hace lo que cualquier otro chico de su edad: renegar de las órdenes de su papá, comer golosinas, disfrazarse y pedir una nueva mascota. 

El padre es Yolcaut (Manuel García-Rulfo), un hombre de mediana edad que en apariencia hace lo que cualquier otro padre: dar órdenes a su hijo, pedirle que no coma golosinas, comprar disfraces y hacer lo imposible para conseguirle su nueva mascota. 

Fuera de las apariencias, Tochtli y Yolcaut no son un hijo y un padre comunes. El primero es un chico fascinado por la historia, que anhela tener un hipopótamo enano, y el segundo es nada menos que el capo del cártel de Sinaloa, el terror en carne y hueso.  

Si se está preguntando si Tochtli sabe quién es su padre y cómo se gana la vida; pues sí, lo sabe. Quizás por eso no tiene reparo en vivir encerrado dentro de un caserón con zoológico incluido, ser caprichoso o en fingir que es un samurái. 

Lo que desconoce es que la vida da giros inesperados y que el crimen nunca paga bien. Como sucede en los cuentos infantiles esta historia sí tiene moraleja: por más que un padre se empeñe en proteger a su hijo es imposible evitar que experimente el dolor. 

Manolo Caro 

El encargado de que esta historia, una adaptación de la novela homónima escrita por Juan Villalobos, se convierta en una especie de cuento infantil para adultos es Manolo Caro. El mismo que dirigió ese ‘culebrón’ del siglo XXI que es ‘La casa de las flores’. 

Como en el resto de sus producciones, en ‘Fiesta en la madriguera’ la estética visual y la música ocupan un lugar central dentro de la historia. El mundo en el que se mueve Tochtli es una madriguera kitsch, llena de conejos disecados, sombreros para toda ocasión, ponis, matones, meretrices, 'dealers', sirvientes y políticos corruptos. 

La música siempre ha sido clave en el trabajo de Caro. Las bandas sonoras de sus series y películas se han convertido en las 'playlist' favoritas de millones de fanáticos. En su nueva cinta suena la música de la banda El Recodo, Antonio Aguilar, Jorge Negrete y Carlos y José, agrupación sinaloense que sus padres escuchaban cuando él era niño. 

Como pasó con varios personajes de ‘La casa de las flores’, Yolcaut vive intentando no ‘rajarse’: en palabras del escritor mexicano Octavio Paz, los que no se ‘rajan’ son los que no permiten que el mundo exterior penetre en su intimidad. El único que lo logra, a ratos, es Tochtli, quien con sus ojos de un niño de 11 años logra ver dentro del monstruo. 

Juan Villalobos 

En este proyecto  también estuvo involucrado el escritor Juan Villalobos (Guadalajara, 1973). Desde el inicio, se dejó seducir por la idea de que el toque trágico y cómico que atraviesa el trabajo de Caro esté presente  en la adaptación de su novela.

Para Villalobos, ‘Fiesta en la madriguera’, publicada en 2010, siempre será especial, no solo porque fue su primera novela, sino por ser una historia de iniciación, en la que un niño descubre de cuerpo entero a su padre. Ahora dice que los personajes de la película aparecen menos esquemáticos que en el libro y que eso es un puntazo paro Caro. 

Desde la publicación de esta novela, Villalobos no ha parado de escribir. Uno de los puntos más altos de su trayectoria literaria fue ganar el Premio Anagrama, con ‘No voy a pedirle a nadie que me crea’, adaptada al cine por Fernando Frías. 

Hace unos meses publicó ‘El pasado anda atrás de nosotros’. El protagonista de esta historia comparte con él su nombre y los vínculos familiares. Lo demás es pura ficción, que a él le sirve para hablar acerca de las complejidades de regresar al lugar donde nació y creció y de los conflictos que se generan entre los que se quedaron y los que se fueron. 

Etiquetas:

Imagen de perfil

Acerca de Gabriel Flores Flores

Periodista. Máster en Literatura Hispanoamericana y Ecuatoriana y Licenciado en Comunicación Social. Pasé por las redacciones del HOY y El Comercio. También fui librero. Desde hace más de una década escribo sobre literatura, teatro, cine, arte, series de televisión, gastronomía y coyuntura cultural.
SUS ARTÍCULOS