Skip to main content

En tiempos de coronavirus

por Redacción Mundo Diners

Revolucion001a

Algunos inventos y conceptos de higiene y manejo sanitario repotenciaron su utilidad a raíz del covid-19.

Guantes

word image 87 scaled e1588184156834

Arduo combate a la antisepsia y la asepsia se libró en los quirófanos del siglo XIX. El famoso cirujano estadounidense William S. Halsted encargó en 1890 la fabricación de delgados guantes de goma, tras constatar que productos de desinfección, como el cloruro mercúrico, causaban una severa dermatitis a la enfermera Caroline Hampton (con quien se casó después) del hospital Johns Hopkins, en Baltimore.

Según la Biblioteca Nacional de Medicina de Estados Unidos, los asistentes de cirugía en ese hospital “se acostumbraron tanto a trabajar con guantes que eran menos expertos con las manos desnudas que con las manos enguantadas”.

Hubo otras muchas contribuciones como la del cirujano alemán Gustav Neuber, quien introdujo el uso de batas y gorros estériles durante las cirugías, y la comercialización en 1965 de guantes quirúrgicos desechables esterilizados con rayos gamma de la compañía Ansell.

[rml_read_more]

Hoy en día se fabrican guantes estériles de látex y nitrilo, y otros especiales para áreas susceptibles como donde hay radiación. Los desechables son de uso común en el sistema hospitalario.

Mascarilla

word image 88 scaled e1588190683342

“Como las conocemos en la actualidad, las mascarillas antiepidémicas fueron inventadas en China hace más de un siglo”, afirmó el antropólogo médico Christos Lynteris en un artículo publicado en The New York Times.

La peste neumónica azotó China entre 1910 y 1911. El médico Wu Lien-teh, precisa Lynteris, adaptó las mascarillas quirúrgicas de la época (de algodón revestido de gasa) como sencillos protectores y “ordenó a doctores, enfermeras y personal sanitario que los usaran”, así como se aseguró que hicieran lo mismo pacientes y sus contactos inmediatos, y distribuyó algunas entre la población en general.

Aunque la peste cobró la vida de unas sesenta mil personas, la iniciativa de Wu evitó una mayor calamidad.

Mascarillas faciales se usan generalmente en crisis sanitarias y para protegerse de la contaminación ambiental. Suelen ser de tela, papel o materiales similares. Japón produce anualmente 5,5 mil millones de piezas, una demanda que se acentuó desde la década de 2000 para enfrentar la alergia al polen, indica el sitio web Nippon.com.

Agua y jabón

word image 89 e1588190786534

Una práctica tan simple como mantener la higiene con agua y jabón es tan significativa para la salud que hasta tiene una celebración internacional. Desde 2008, cada 15 de octubre se celebra el Día Mundial del Lavado de Manos.

Lavarse las manos de forma frecuente con agua y jabón o con un desinfectante a base de alcohol fue una de las medidas de protección básicas indicadas para frenar el coronavirus.

El origen del jabón data de hace tres mil años y una muestra del conocimiento milenario en su elaboración es el jabón de Alepo (Siria), a base de aceite de laurel y de oliva.

En términos estrictos de la asepsia el obstetra húngaro Ignaz Philipp Semmelweis descubrió en 1847 el origen infeccioso de la fiebre puerperal. Demostró que la esterilización cuidadosa durante los partos evitaba la alta tasa de mortalidad por infecciones en esa época. Incluso exigió a sus alumnos lavarse las manos con una solución desinfectante antiséptica (cloro) antes de examinar a los pacientes.

“La profilaxis que Semmelweis recomendaba fue excepcional y aceptada con relativa lentitud en el mundo, pese a que otros científicos reconocieron el valor de sus hallazgos y estudiaron el fenómeno”, señala el programa Memoria del mundo de la Unesco.

Termómetro

shutterstock 597363305 scaled e1588191270655

Entre los muchos aportes del galeno veneciano Santorio Sanctorius, pionero de la experimentación cuantitativa médica, está un termómetro (1612) para medir la temperatura corporal, que fue posterior al termoscopio de Galileo Galilei.

A principios del siglo XVIII, precisa la Enciclopedia británica, se habían ideado hasta 35 escalas de temperatura diferentes. El médico inglés Thomas Clifford Allbutt introdujo en 1866 el primer termómetro clínico moderno.

En 1724 el físico alemán Daniel Fahrenheit modeló la escala estándar del termómetro de mercurio (escala Fahrenheit, 32-212 ºF). En 1742 el físico y astrónomo sueco Anders Celsius propuso la escala centígrada (0-100 grados). Esas gradaciones perduraron junto al termómetro de vidrio sellado.

Ante los efectos nocivos del mercurio en la salud, surgieron los termómetros digitales con sensor electrónico o infrarrojo de percepción remota. En la emergencia por el coronavirus, China utilizó cascos con inteligencia artificial capaces de registrar en menos de dos minutos la temperatura corporal de más de cien personas.

Fotografías: Shutterstock

Edición 456-Mayo 2020

Etiquetas: