En minga.
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp

En minga.

Por Milagros Aguirre.

Fotos: www.caemba.com

Edición 436 – septiembre 2018.

En el mundo de las malas noticias las buenas brillan como perlas solitarias. Y son las que hacen que nos reconciliemos con la humanidad y que nos llenemos de esperanza.

Desde el terremoto de abril de 2016, se han levantado en la Costa casitas emergentes de bambú, llamadas Caemba, una historia nacida de la solidaridad de una familia y que ha contagiado con su espíritu colaborador a varias organizaciones nacionales e internacionales e incluso instituciones educativas que, en este año 2018, han decidido colaborar y hacer servicio social con muchos jóvenes que apoyan la iniciativa, conociendo el país y sus necesidades como parte de su aprendizaje escolar.

En julio de 2018 Caemba hizo veinte casas en Tonsupa en el tiempo récord de cinco días, para gente que ha pasado más de dos años viviendo en carpas. Logró primero el terreno y luego los servicios básicos que debía dar el municipio. Hoy, veinte familias más tienen un techo, un hogar, un sitio. Y todavía falta, el camino es largo.

Firma---Aguirre--0

Destruir es, en realidad, fácil. Estamos acostumbrados a destruir y a ver la destrucción a nuestro alrededor. Vemos destruir desde la palabra o desde la acción, cuestionando mucho y, la mayoría de las veces, proponiendo poco. Olvidándonos de construir. Quienes hacen Caemba nos lo recuerdan a cada instante. Y nos recuerdan también que el país se ha hecho en minga, poniendo cada quien un poco de su trabajo.

“Minga” es quizá una de las más bellas palabras de nuestro diccionario mestizo. La minka, en kichwa, es la tradición precolombina de trabajo comunitario o colectivo voluntario con fines de utilidad social o de carácter recíproco. En minga se han hecho escuelas, colegios, hospitales, casas comunales, canales de riego, vías. La minga es siempre fiesta, comida, bebida, reciprocidad entre los participantes, quienes arriman el hombro con su trabajo en obras que son siempre de bien común. Caemba lleva más de dos años trabajando así, en minga, dando la mano a quienes lo necesitan, con resultados asombrosos a la vista. A esta tarea se ha sumado gente que ha construido casas en Esmeraldas y Manabí, y las siguen construyendo.

Firma---Aguirre--1

Construir, ahí donde parece imponerse la destrucción, el descrédito, la animadversión hacia el otro, es una tarea titánica y también silenciosa, como la de las hormigas arrieras. Trabajar en red, sumar en lugar de dividir, buscar consensos, atraer ayudas, buscar padrinos y apadrinar. Lo que ha hecho Caemba es lo que hace la gente solidaria. Y saber que hay gente solidaria, a pesar de los pesares, es algo que devuelve la fe.
Construir requiere unidad, sentido colectivo, sensibilidad, cariño, constancia y fortaleza. Hacerlo en minga es recuperar el trabajo en equipo para salir adelante.

Caemba nos recuerda que existe la minga y que el país se ha hecho arrimando el hombro.

Comparte este artículo
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on email
Email

Más artículos de la edición actual

En este mes

La reivindicación de Sabato

Por Daniela Mejía Fotografía: Jaime Olivos | Cortesía Edición 456 – mayo 2020. Cada sábado, mediante visitas guiadas por su casa, dos de los descendientes

Columnistas

Falta de atención

María Fernanda Ampuero Cuando ustedes lean esto ya será el futuro. Ustedes sabrán mucho mejor que yo ahora qué pasó con este planeta, ¿pudimos parar

En este mes

Jorge Ortiz: alma de periodista.

Por Pablo Cuvi. Fotos: El Comercio y cortesía de J. Ortiz. Edición 456 – mayo 2020. Para ganarse la vida mientras estudiaba Leyes en la

Columnistas

Callos o guatita. ¡He allí el dilema!

Gonzalo Dávila Trueba Las vísceras debieron llegar a la mesa cuando algún caballero francés, maltrecho y agotado pero con la certeza de que su lado

En este mes

La gripe, una amenaza para la salud pública

Hay enormes avances científicos en vacunas para la prevención de diversas enfermedades, pero aún “los logros alcanzados son frágiles”, señala la Organización Mundial de la

También te puede interesar

Columnistas

El ocio ¿un derecho?

Por Milagros Aguirre. Ilustración: ADN Montalvo E. Edición 452 – enero 2020. Por recomendación de un amigo encontré un texto de Paul Lafargue, escrito en

Mónica Varea

Tanta vida, tantas charla…

Por Mónica Varea Era la época del ron con cola, era la época de los festivales de la nueva canción, era la época de soñar

Columnistas

Héroes y mártires.

Por María Fernanda Ampuero. Ilustración Maggiorini. Edición 425 – octubre 2017. No es verdad que la edad nos hace más sabios. A algunos será, pero

Columnistas

Millennials descubren.

Por María Fernanda Ampuero. Ilustración: Maggiorini. Edición 439 – diciembre 2018. Supongo que está en nuestra naturaleza: desacreditamos a las generaciones que nos siguen porque

Columnistas

En la República de los libros.

Por Diego Pérez Ordóñez. Ilustración Tito Martínez. Edición 434 – julio 2018. Los libros siempre han conversado conmigo y me han enseñado muchas co-sas tiempo

Columnistas

Erupciones y exorcismos

Por Rafael Lugo. Ilustración: Tito Martínez. Edición 455 – abril 2020. Hace algunas semanas un periódico de Quito publicó un reportaje sobre un sacerdo­te que