Skip to main content

El tranvía

por Redacción Mundo Diners

Revolucion001

De la tracción animal a la conducción autónoma.

1751959 e1600724217461
shutterstock 1231064869 1 scaled e1600724251803
autobus sin conductor 3 e1600724131239
  1. El tranvía del futuro será autónomo (proyecto Siemens Mobility y ViP).
  2. El tranvía de Dubái es uno de los más modernos del mundo.
  3. Prototipo del tranvía poscovid de Andrea Ponti.

La historia del transporte masivo urbano tiene mucho que ver con los avances tecnológicos que permitieron aumentar la capacidad de los vehículos y la velocidad de desplazamiento, y los tranvías tienen un destacado lugar entre las soluciones que devinieron para enfrentar el crecimiento urbano.

Entre finales del siglo XIX y principios del XX, las líneas de tranvías eléctricos convencionales reemplazaron a los coches con caballos en Europa y Estados Unidos, y se introdujeron paulatinamente en las ciudades más grandes de Asia, África y América del Sur.

La era dorada del tranvía, que exigía altos costos por la construcción y mantenimiento de las vías, comenzó a languidecer en los años treinta ante el uso masivo del automóvil y de los autobuses. Sin embargo, todavía sobreviven algunos de estos sistemas o se han establecido nuevas redes rompiendo con la imagen de que es un transporte obsoleto y ratificando su opción más amigable con el medioambiente, sin olvidar que en muchas urbes son un atractivo turístico.

[rml_read_more]

Según un estudio de la firma Eurogroup Consulting, los tranvías retornaron al paisaje urbano del siglo XXI con “casi 120 ciudades que han introducido estos sistemas desde el año 2000”.

El crecimiento de esta opción de movilidad obedece en gran parte a su eficiencia y sostenibilidad. Eurogroup Consulting destaca innovaciones para disminuir la contaminación acústica y reducir el consumo energético, como el uso de fibra de carbono para aligerar el peso del material rodante.

El tranvía de Dubái (Emiratos Árabes Unidos) fue el primero de la región del golfo Pérsico e inició operaciones en 2014. Es uno de los más modernos del mundo con un exclusivo sistema sin catenaria y equipamiento adaptado a condiciones climáticas extremas como altas temperaturas, humedad y la presencia de arena.

Al igual que en la industria automovilística y ferroviaria, los tranvías ruedan con tecnologías de punta y no están exentos de investigaciones sobre conducción autónoma. Pero el reto es que, a diferencia del metro o el ferrocarril con funcionamiento en vías cerradas, el tranvía tiene que lidiar con el tráfico convencional.

Siemens Mobility y ViP confía en dotar de autonomía al tranvía y es uno de sus proyectos en investigación y desarrollo. Hace dos años presentaron el primer tranvía autónomo del mundo que se probó con éxito en el tráfico real de una sección de seis kilómetros de la red de tranvías de Potsdam (Alemania).

Fue la primera vez, explica Siemens, que se pudo observar cómo el tranvía del futuro “detectó, evaluó y reaccionó de forma autónoma a situaciones complejas”, como interpretar los semáforos y detenerse en las paradas.

Ese comportamiento fue posible gracias a múltiples sensores, radares, cámaras y complejos algoritmos de inteligencia artificial que vienen siendo “el cerebro” para interpretar y evaluar la conducción, predecir el tráfico y desencadenar las respuestas necesarias por parte del tranvía.

Para ir más lejos el diseñador industrial italiano Andrea Ponti (www.andreaponti.com) pensó en un modelo para la era posterior a la covid. Su proyecto conceptual lleva por nombre Island, un tranvía eléctrico de dos pisos, sin conductor, con iluminación LED y conector retráctil para cargas rápidas durante las paradas, que resultaría idóneo para una ciudad tan populosa como Hong Kong.

Ponti explica en su web que, ante la pandemia del coronavirus y la necesidad de distanciamiento social, su idea es “reinventar el transporte público en la era posterior a la covid desde una perspectiva de prevención”. El diseño interior consta de asientos circulares que mantienen distancia y se orientan hacia las ventanillas de manera que se puede admirar el paisaje.

En Europa los primeros tranvías eran tirados por caballos

A finales del siglo XIX, muchas urbes europeas y estadounidenses utilizaban vehículos tirados por caballos mientras se desarrollaba la tracción mecánica. Entre antecedentes de cómo alcanzó notoriedad el tranvía, señala el Museo del transporte urbano de Francia, está el de Stanislas Baudry, un exmilitar que en 1828 creó en Nantes y París una empresa de ómnibus con tracción animal.
La red tuvo tal éxito que, precisa el museo, otros imitaron esa idea y en 1860 la capital francesa contaba con 503 ómnibus y 6700 caballos. En 1878 había servicio de carros de cuarenta asientos con tres caballos y en 1889 los vehículos eran menos pesados con treinta asientos.

Edición 461-Octubre 2020