El perfume de las palabras.
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp

El perfume de las palabras.

perfume_letras

Por Vladimiro Rivas Iturralde.

El caso fue que reunidos una noche en mi casa el excelente lector, traductor español y aun mejor amigo Luis Muñiz —a quien por su asombroso parecido con el escritor checo-judío-alemán di en llamar Kafka— y yo, disfrutábamos con las ocurrencias y milagros de la escritura de Quevedo. Al comentar esos espléndidos pasajes de metalenguaje de El sueño del infierno, en que dos frases, la “¡Oh, quién hubiera!” y la “Pensé que”, han sido humanizadas para purgar sus culpas en el infierno y a la vez castigar a los desdichados que las han proferido, propuse, a modo de juego, hacer en común una lista de palabras condenables por su intrínseca fealdad, y otra, de las elegidas para el paraíso.

Los dos éramos conscientes de que es el contexto, en fin de cuentas, el que decide de la belleza o fealdad de una palabra. Qué gusto da, por ejemplo, leer la palabra puta en boca de Sancho Panza o de un ventero o del mismo encolerizado don Quijote. Qué feo, en cambio, ese largo silbido de culebra que es la palabra divisibilidad, pero qué bien luce en “La muerte y la brújula” de Borges: “… esa torre (…) reúne la aborrecida blancura de un sanatorio, la numerosa divisibilidad de una cárcel…” En el contexto, esa estrecha palabra tiene aire y respira. Claro: mientras el lenguaje es sucesivo —“sucesión y olvido”, dice Borges—, la palabra busca la permanencia.

Éramos conscientes, además, de que toda palabra viene cargada de una constelación de significaciones, y de que cualquier elección que hiciéramos iría a contaminarse de nuestra subjetiva interpretación del sentido e imponerse a sus dotes eufónicas. Cuando pensamos, por ejemplo, en vocablos prestigiosos como familia, tradición, propiedad, reparamos en que las condenaríamos en sumario juicio al infierno. El concepto, y sobre todo el uso de ese concepto iban fatalmente a inmiscuirse en nuestra elección. Fue, por ejemplo, en mi caso, el rechazo a la palabra prohombre, que, además de eufónicamente fea, es un epíteto cargado de patrioterismo, de patriotismo de aldea. Pero nuestro grado de tolerancia llegaba a su límite cuando escuchábamos o leíamos una palabra tan infame como accesar, engendro del inglés to access, que significa “tener acceso a algo”. La pereza mental, la ignorancia y el mal gusto crearon este monstruo que, afortunadamente, va desapareciendo del lenguaje cibernético: los programadores de la computación la han reemplazado por “acceder”. Era tan sencillo usar palabras tan castizas como “entrar”, “ingresar” o, incluso, “acceder”.

Así pues, considerando todos los riesgos, elaboramos una lista inicial de palabras que, por sus dotes eufónicas, por su belleza intrínseca, por su perfume, considerábamos las más bellas de la lengua. No paró allí el ejercicio: seleccionamos después las más feas, también por unanimidad, o casi. He aquí las dos listas, puestas en paralelo, y nótese lo divertido del contraste, por lo cual recomiendo dos lecturas: primera, siguiendo la línea, es decir, una hermosa y una fea; segunda, siguiendo la columna, esto es, todas las bellas en bloque y luego todas las feas:

sándalo                      engrudo

doncella                     paperas

nocturno                    pedo

penumbra                  arcada

laberinto                     trombón

ruiseñor                      sobaco

gaviota                       prohombre

estambre                    aparato

alféizar                       panfleto

tiniebla                       ganglio

primavera                  hígado

secreto                        verruga

cántaro                       colchón

espiga                         paquete

bronce                       feldespato

enigma                       gárgara

relámpago                  parquear

cristal                         chequear

niebla                         manga

oscuro                        clueca

sombra                       butaca

luz                              cistitis

ánfora                         moto

sombrío                      moco

parafernalia               gargajo

pesadumbre               zote

música                        cagar

profundo                    baboso

muselina                    grueso

magnolia                    bodoque

aurora                        caño

azucena                     ñoño

ternura                       cogote

memoria                     jeta

olvido                         gorgojo

manzana                    agrio

No fue sino una operación de muestreo y por asociación libre. Es probable que demos con una palabra más hermosa que sándalo en nuestra lengua. Que figure en primer lugar en la lista no supone que todas respondan a un ordenamiento cualitativo: las palabras acudían con el desorden con que aparecen nuestros recuerdos.

Profanos de la lingüística, observamos, sin embargo, algunas constantes: primera, hay en ambas columnas un predominio del sustantivo sobre cualquier otra parte de la oración; segunda, la mayoría de las palabras bellas son graves por el acento; tercera: son, en su mayoría, de origen griego (a través del latín) y árabe; cuarta: designan, en su mayor parte, objetos o fenómenos de la naturaleza —a pesar de que muchos nombres que pugnaban por aparecer fueron reprimidos para evitar que la primera columna se convirtiera en una lista botánica—; quinta: algunas de las palabras feas tienen que ver con actividades corruptas del cuerpo: ganglio, verruga, cistitis; sexta: quizá es impropio hablar de fealdad en la lengua: toda palabra presuntamente fea es más bien una caricatura: no faltará el feísta que considere la segunda lista digna de la primera y viceversa; séptima, hay predilección por vocablos comprendidos en el campo semántico de la sombra más que de la luz: nocturno, penumbra, oscuro, tiniebla; octava, para terminar: quien hace una elección cualquiera acaba por autorretratarse.

Libro de relatos: Música para nadie 

 

 

 

Comparte este artículo
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on email
Email

Más artículos de la edición actual

Columnistas

La Palma dibujada

Por Diego Pérez Ordóñez Hay ocasiones en que la literatura puede jugar a reemplazar la geografía. En esos momentos la pluma y los mecanismos de

Cuarentena

Criaturas de la ciudad silente

Por José Luis Barrera. Ilustraciones: Paco Puente. Edición 458 – julio 2020. UNO Parado a unos cien metros del super­mercado, miro a mi alrededor como

En este mes

La covid volcó la cultura hacia lo virtual

Por Ramiro Garrido Edición 458 – Julio 2020.Fotografía: Shutterstock En el contexto del confinamiento por la emergencia sanitaria a causa de la covid-19, existe un

Columnistas

¿Con qué reemplazamos las sonrisas

Por María Fernanda Ampuero Edición 458-Julio 2020 Ilustración: Mauricio Maggiorini Soy una persona sonriente. A veces quisiera no serlo tanto, yo qué sé, verme seria

También te puede interesar

Literatura

El arte de ser Ludwig Bemelmans.

Por Gabriela Alemán. Edición 450 – noviembre 2019. Ludwig Bemelmans, el creador de la famosa Madeline, que ha alegrado a miles de niñas y niños

Literatura

Agustín Cueva. Casi un desconocido.

Por Galo Vallejos Espinosa. Fotografías: Cortesía Erika Hanekamp. Edición 422 – Julio 2017. Este año se cumplen veinticinco anõs de la muerte del so­ciólogo y

Literatura

Ernesto Carrión, escritor sin credenciales.

Por Xavier Gómez Muñoz. Fotografía –  Cortesía Ernesto Carrión. Edición 430 – marzo 2018. El escritor guayaquileño Ernesto Carrión es  uno de los más premiados