El ocio ¿un derecho?
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp

El ocio ¿un derecho?

Por Milagros Aguirre.

Ilustración: ADN Montalvo E.

Edición 452 – enero 2020.

Firma---MIlagros

Por recomendación de un amigo encontré un texto de Paul Lafargue, escrito en 1883 en la prisión de Saint Pélagie, que lleva el título de El derecho a la pereza. El libro empieza con la siguiente reflexión: “Una extraña locura se ha apoderado de las clases obreras de los países en que reina la civilización capitalista. Esa locura es responsable de las miserias individuales y sociales que, desde hace dos siglos, torturan a la triste humanidad. Esa locura es el amor al trabajo, la pasión moribunda del trabajo, que llega hasta el agotamiento de las fuerzas vitales del individuo y de su prole. En vez de reaccionar contra tal aberración mental, los curas, los economistas y los moralistas han sacro-santificado el trabajo”. Para Lafargue, el derecho al trabajo es una trampa pues es, sin más, el derecho a la explotación. Y lo ilustra con las larguísimas jornadas de las mujeres en las fábricas, la fatiga de los obreros… “¡Adiós a la vida y a la libertad!”

Sí. No trabajamos para vivir sino que vivimos para trabajar. Nos empeñamos en ello. Trabajamos sin sosiego y, a veces, sin sentido. Más y más y más horas dedicados a producir y producir para comprar y comprar. La pasión por el trabajo, a nivel individual pero también colectivo, para Lafargue, hace casi doscientos  años, es casi una perversión, contraria a la libertad, a la emancipación. Queremos crecer y para crecer hay quienes trabajan como mulas, desde los comerciantes hasta los proletarios, empresarios o campesinos. ¿Y si no crecemos (en términos económicos, claro), se acaba el mundo?

El texto de Lafargue me llevó a una maravillosa fábula amazónica: la del árbol de los peces. Cuentan los ancianos que en el bosque, al principio de los tiempos, había un árbol de peces y que una comunidad tenía acceso a ellos. Los vecinos, por la pura envidia, hicieron varios intentos para cortar el árbol y cuando lo lograron desataron la ira de Dios. El tronco del árbol se convirtió en río (el Napo) y las hojas que cayeron al agua se volvieron peces. Aquellas que quedaron en la superficie volaron como aves y mariposas. En castigo, desde ese momento, los hombres tuvieron que trabajar para buscar su comida: tuvieron que pescar y cazar y buscarse la vida. De los indígenas del Napo aprendí la economía del mínimo suficiente: vivir con lo que se tiene, sin esa urgencia de acumular ni de consumir.

Tal vez el mundo sería otro si tomáramos algo de esas premisas: dejar de crecer, dejar de producir por producir y, asimismo, dejar de consumir por consumir y de acumular por acumular. Es decir, dejar de trabajar como mulas y recordar que, de vez en cuando, hay que levantar la cabeza del trabajo y dedicarle tiempo al amor, a contemplar la naturaleza, a la música, a la vida.

Comparte este artículo
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on email
Email

Más artículos de la edición actual

Recibe contenido exclusivo de Revista Mundo Diners en tu correo