El nombre del padre.
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp

El nombre del padre.

Por Huilo Ruales.

Ilustración: Miguel Andrade.

Edición 453 – febrero 2020.

Firma----Huilo---1

La Pame caminaba con un vaivén que me encantaba, que me daba hasta cosquilleos. Era cuatridédica en los pies, cosa que lo sabía sola­mente su familia y más tarde yo, cuando nos hicimos novios. Los dos, con un mes de dife­rencia, teníamos doce años. Nuestra madri­guera secreta era una carcacha de auto se­mienterrado al fondo de la cuadra, que era como un cementerio de cachivaches de toda la casona. Nos encantaba la estrechez y el olor a herrumbre y aceite quemado. Allí nos dedicá­bamos a dos tareas: una, contarnos a susurros mil cosas llenas de chistes, verdades y mentiras y hasta secretos; dos, a sacarnos mutuamente la ropa para besarnos y manosearnos. Parecía que ninguno de los dos fuésemos el uno y el otro, sino un tercero y cuarto cuerpos a los que palpábamos y descubríamos misterios y reac­ciones que nos causaban gracia y estremeci­miento y nos maravillaban. Por ejemplo, encor­netando mis labios como para silbar le soplaba sobre sus pechos aún lisos y estos se dilataban hasta convertirse en un par de botoncitos. O ella palpaba con la yema de sus dedos la cabe­za de mi pene y este daba brinquitos traviesos como un animalillo buscando las yemas que lo habían despertado para seguir jugando. Una vez le coloqué mi lengua hecha punta en sus botoncitos. Lámeme, me dijo con una cara se­ria como si me ordenara. Una cara linda, de calendario, y que se le ponía roja mientras más le lamía por donde yo quisiera, por ejemplo dentro y fuera de sus orejas, que eran más grandes que las mías y que eran perfectas como signos de interrogación. Además, tenían una vellosidad invisible que al contacto con mi lengua se erizaba y ella se quejaba como si algo le doliera. Sigue, sigue, me decía y yo le lamía el cuello y la nuca, y después los lóbulos de sus orejitas sedosas y perfectas, que era lo que más le gustaba, y entonces soltaba un ge­mido raro, mezclado con una risilla que me daba comezón en todo el cuerpo. Lamerle la nuca y los huesos de los omóplatos y la línea del medio, vértebra por vértebra hacia abajo, le estremecía tanto que se movía a la izquierda y a la derecha y hasta en redondo, y no se diga cuando llegaba a la última vértebra. A partir de ese momento la Pame dejaba de estar quieta y entraba como decir en acción. Me metía su lengua hinchada e hirviente en la boca y con una de sus manos empinzaba mi sexo y des­pués me lengüeteaba por donde le daba la gana y yo me quedaba quieto, y era más bien ella quien tomaba una de mis manos y la lleva­ba hacia su sexo. Méteme, me decía y yo desli­zaba el dedo índice en su vagina que estaba mojada como si se hubiera orinado y ella me ayudaba meciéndolo de afuera para adentro. No sé hasta dónde hubiésemos llegado con la Pame si no se le ocurría clavarme un puñal que hasta ahora tengo. ¿Quieres que te cuente un secreto?, me dijo una tarde calurosa, apenas nos ensartamos en nuestro escondite. A ver, cuéntamelo, le dije, mientras le metía la mano bajo su vestido floreado que me encantaba. Tu papá no es tu papá. Eso me dijo. Nada más. Tu papá no es tu papá. No sé cuánto tiempo nos quedamos inmóviles y en silencio. Su cara se desfiguró seguramente al ver mi cara desfigu­rada. O porque ya se dio cuenta que venía de hendirme un puñal. Tampoco sé cuánto tiem­po me demoré en reaccionar, pero de pronto en su precioso rostro estampé un bofetón de mano abierta y abandoné el refugio. No la vol­ví a ver más. Al principio porque no quería ver­la, y después, cuando fui a buscarla, porque el doble conventillo, donde vivía con su familia, estaba vacío. Como la muerte, vacío.

Comparte este artículo
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on email
Email

Más artículos de la edición actual

BOCATA Link

Juegos online

Nunca antes, como en este 2020, se dispararon las descargas de aplicaciones. Gracias a ellas, se alivió el confinamiento y algunas se quedaron en casa.

En este mes

Susana Nicolalde. Tiempos de mujer

Por Pamela Velástegui. Edición 457 – junio 2020. En esta pieza de técnica mixta, mitad perfil, mitad entrevista, conoceremos el trabajo de una mujer a

BOCATA Revolución

Sin ascensores no habría rascacielos

El invento del transporte vertical, es decir, los elevadores, influyó en la fisonomía arquitectónica urbana y animó a elevar las edificaciones al cielo. La necesidad

Literatura

La literatura del yo

Por Daniela Mejía. Fotografías: Facundo Barisani y Madreselva Editorial. Edición 457 – junio 2020. Belén López Peiró es una de las escritoras argentinas contemporáneas más

En este mes

David Rojas, autodidacta al servicio del arte

Por Martín Córdova. Fotografía: Pancho Feraud. Edición 457 – junio 2020. Los músicos ecuatorianos son, casi por obligación, artistas independientes que en su mayoría dependen

También te puede interesar

Ana Cristina Franco

El árbol.

Por Ana Cristina Franco. Ilustración: Luis Eduardo Toapanta. Edición 442 – marzo 2019. Visito a mi abuelo en el hospital. Me pide un caramelo de

Mónica Varea

Domingo, fiesta de guardar

Por Mónica Varea El día domingo es, sin lugar a dudas, mi día de descanso, mi día franco, aquel en el que puedo despertarme sin

Columnistas

Inés del alma herida.

Por Milagros Aguirre. Ilustración: ADN Montalvo E. Edición 450 – noviembre 2019.   Tu rostro es hoy el rostro de la selva heri­da. Tus cicatrices

Ana Cristina Franco

Mapas mentales.

Por Ana Cristina Franco. Ilustración: Luis Eduardo Toapanta. Edición 448 – septiembre 2019. Mi ojo izquiedo ve muy poco. No sé por qué. Siempre lo

Columnistas

¡Dios existe!

Por Francisco Febres Cordero. Ilustración: Mario Salvador. Edición 444 – mayo 2019. Creo que ya lo conté: uso mi celular casi exclusivamente para realizar y

Columnistas

Carne.

Por María Fernanda Ampuero. Ilustración: Maggiorini. Edición 441 – febrero 2019. Llevo años posponiendo la columna que usted va a leer a continuación. No exagero.