El Lucho
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp

El Lucho

el lucho

Por Mónica Varea

Lucho Patiño era, sin lugar a dudas, el guapo del pueblo. Era el más simpático y también el más avispado de la jorga de muchachos. Yo me acuerdo perfectamente de él y de sus andanzas, aunque algunas solamente me las han contado.

Yo era muy pequeña y creía que Lucho era lo máximo, recuerdo que cuando estaban todos los chicos y chicas reunidos en la gran sala de mi casa, yo me asomaba temerosa, porque a mis hermanas mayores les molestaba mi presencia, tal vez con razón porque yo era muy chismosa y, por eso, rara vez me dejaban estar con ellas y sus amigos. Pero Lucho me quería, él era el único que no protestaba por mi presencia, tal vez así compraba mi silencio. Me sentaba en sus piernas y me hacía repetir, como a un loro, malas palabras y cachos colorados que a mis cinco años no podía entender, pero me hacían sentir importante.

Para mi Lucho bailaba mejor que ninguno, yo lo miraba extasiada. No solo a él, sino también a su novia María Rosa, que me parecía también la más linda, la perfecta enamorada para él. Lo malo era que durante el invierno ella lloraba porque muchas chicas de la Costa llegaban al pueblo, se las reconocía por sus anchas caderas, su gracia al andar y su dialecto. Tan pronto llegaban, Lucho abandonaba a la bella María Rosa y empezaba a seducirlas, una a una las rendía ante sus encantos.

Me parece haber oído que en aquella época la prueba de amor que los muchachos pedían a sus enamoradas era un anillo que se lo colocaban en el meñique como señal de su compromiso, una vez terminado el romance, devolvían el anillo a su dueña, sellando así el irrevocable final de la relación, pero según decían, él tenía gran cantidad de anillos porque nunca devolvió ni uno solo. Hay gente que afirma que años más tarde los mandó a fundir y los convirtió en alguna joya que regaló a una dama de sociedad con la que se casó.

Tan mujeriego dicen que era, que apenas pudo se compró unos binoculares, se subía a la terraza de su casa en Quito y se deleitaba mirando a las vecinas desvestirse. Me imagino que, mientras él hacía de las suyas, su noviecita provinciana esperaba su llegada los fines de semana.

Lucho era un terrible, yo lo presentía, pero igual me gustaba mucho y lo quería. Parece que no todos lo querían porque sus travesuras juveniles a veces se pasaban de la raya; abusaba de la bondad de su amigo Germán, el hijo de un próspero comerciante de golosinas y licores importados, y en más de una ocasión se comió los costosos pistachos y se bebió los finos licores. Siempre ofrecía pagar, pero jamás lo hizo.

Yo nunca supe nada malo de él hasta hace poco que me contaron que asustaba al hijo retrasado de don Saba, escondiéndose detrás de los cipreses del parque. El susto era tal que el pobre chico se desmayaba y Lucho reía ante esta hazaña. Tal vez si me enteraba, dejaba de quererlo.

Aparte de su gracia, él siempre fue un buen tipo, alegre, inteligente y sobre todo guapo, guapísimo, sin lugar a dudas, el más guapo del pueblo. Hace poco lo volví a ver, fue en una misa de muerto en la que él hizo de acólito. Me llamó la atención su actitud santurrona, distinta y le pregunté a Pedro si ese era él, el mismo Lucho que yo había conocido en el pueblo. “Sí”, me dijo, “por supuesto que es él”, entonces a la salida me acerqué, lo saludé y le recordé una vieja anécdota, pero me dio la impresión de que le molestó. Tal vez no me reconoció pensé, pero averiguadas las cosas, me enteré de que ya no es el mismo, lo aqueja una grave enfermedad: perdió el sentido del humor.

Comparte este artículo
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on email
Email

Más artículos de la edición actual

En este mes

Matar al pollo para asustar al mono

Por Jorge Ortiz. Edición 459 – agosto 2020. Los ejércitos de China e India están cara a cara tras un sangriento incidente por disputas fronterizas.

En este mes

La ecuatoriana que enseña yoga con Mia Astral

Por Daniela Mejía. Fotografía: cortesía de Cristina Ortega. Edición 459 – agosto 2020. Desde Miami, la quiteña Cristina Ortega cuenta cómo llegó a Estados Unidos,

En este mes

Una guerrera por el planeta

Por Elisa Sicouret Lynch. Fotografía: Cortesía. Edición 459 – agosto 2020. Cecilia Hidalgo Torres, directora de la oenegé Mingas por el Mar, considera que el

En este mes

El cubo de Rubik

Es considerado el juguete más vendido del planeta, con más de 350 millones de ejemplares. Este año se cumplen cuatro décadas desde su lanzamiento y

También te puede interesar

Curuchupa liberal

Por Mónica Varea  El año que terminó en estos días nos trajo muchos libros y amenas lecturas, entre los ecuatorianos dos removieron mis recuerdos, ambos

Mónica Varea

Contará los guaguas

Por Mónica Varea  Mi familia nunca fue larga, más bien bastante corta, tomando en cuenta que en la época de mis padres no había televisión.

Columnistas

El Museo Nómada

Por Mónica Varea   El Museo Nómada es una descabellada idea de tres locos: Ana María Garzón, Jaime Izurieta y Rosa Jijón; estos mosqueteros dejan

Mónica Varea

Los defectos de papá

Por Mónica Varea Mi papá fue un hombre maravilloso, prueba de ello son las innumerables veces que escribo sobre él; es que de verdad era

Mónica Varea

Hipocondría Infantil

Por Mónica Varea La vejez no sería tan terrible si uno de pronto, el rato menos pensado, amaneciera viejo, canoso, arrugado, lleno de achaques y

Columnistas

Jorge Glaser.

Por Mónica Varea. Ilustración: Sol Díaz. Edición 437 – octubre 2018. Entraba a la librería con pasos cansados. Buenas, doctor, lo saludaban. ¿Algo para mí?,