El libro y el azar.
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp

El libro y el azar.

Por Milagros Aguirre.

Ilustración: ADN Montalvo Estrada.

Edición 432 – mayo 2018.

Hace no mucho estuvFirma-Aguirree leyendo Los demasiados libros de Gabriel Zaid. Créanme, casi entro en pánico. En crisis existencial. Hacer libros, escribirlos, editarlos, corregirlos, imprimirlos o venderlos, es parte de una compleja trama de oficios imposibles y, a la vez, uno de los oficios más lindos del mundo.

Se escribe mucho y se lee poco, eso dicen. Sigo creyendo que se lee poco por puro prejuicio: se presume que a la gente no le interesa y, entonces, se limita su acceso al libro, se lo vende muy caro, se sube el precio del papel y de los insumos, se hace todo lo posible para que leer no sea parte del hábito de la gente. En los colegios, todavía, se manda a leer por castigo y, por lo general, lo peor de la literatura hace parte del pénsum escolar. Un complot. Sí. Un complot para tener a la gente alejada de los libros porque los libros son peligrosos: despiertan inquietudes, dudas, rebeldía, curiosidad, sed de conocimiento, hambre de cambios, conciencia. ¿Y quién quiere una sociedad consciente? Al menos, desde el poder, desde los populismos y la demagogia, ¡nada más peligroso!

Se edita muchísimo y eso sirve para ganar puntos. Se vende lo que se puede y jamás se recupera, al menos en mercados como los nuestros, la inversión realizada; sin embargo, nada más bello que una librería.

Algunas veces se escribe y publica por querer decir algo. Se escribe para no olvidar. Se escribe por rabia o por amor. Otras, por engordar los egos, como escribe Gabriel Zaid en su maravilloso ensayo. Algunas veces se escribe por pura necesidad: para ascender en el trabajo, basta ver la cantidad de cosas que publican las universidades. O para sacarse el clavo. O por aburrimiento, por pasar el tiempo. E incluso, se escribe para trascender, pues a alguien se le ocurrió decir que para tener una vida completa hay que tener un hijo, sembrar un árbol y escribir un libro. Por eso abundan los libros. Y, como los hijos mismo, los hay buenos, estupendos y, por supuesto, los hay muy malos.

Los libros son miles de millones. Nos encontramos con ellos por azar. Y nada más bello que encontrarse con un libro que a uno le gusta: es como si un imán pusiera al lector frente al libro perfecto, casi como un enamoramiento: pura química que se siente al pasar, de hoja en hoja, los dedos por el papel. Un editor se guiará por el olfato y seguramente miles de millones de libros se quedan fuera de su radar. Lo mismo pasa con el librero: solo el instinto le dice qué debe tener en sus estanterías. A un buen lector se le quedan miles de millones de libros por leer y, quien no lee pierde miles de millones de oportunidades de ser feliz, de viajar, de conocer el mundo, de indignarse, de amar o de llorar.

Comparte este artículo
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on email
Email

Más artículos de la edición actual

Columnistas

Un eterno presente

Por Rafael Lugo Ilustración: Tito Martínez Edición 457-Junio 2020  Además de matar a Dios, el sabio Friedrich Nietzsche escribía poemas de inusitada sensibilidad que hablan a gritos

En este mes

La gran helada

Por Jorge Ortiz. Edición 457 – junio 2020. Hizo mucho frío esa Navidad. Y mucho viento. En realidad, todo ese mes las temperaturas habían estado

BOCATA Link

Juegos online

Nunca antes, como en este 2020, se dispararon las descargas de aplicaciones. Gracias a ellas, se alivió el confinamiento y algunas se quedaron en casa.

También te puede interesar

Ana Cristina Franco

Volver al cuerpo.

Por Ana Cristina Franco. Ilustración: Luis Eduardo Toapanta. Edición 438 – noviembre 2018. Algunos piensan que, si se aprueba la Ley del aborto, las mujeres

María Fernanda Ampuero

¿Qué hubiera sido de mí?

Por María Fernanda Ampuero Agradezco que mi abuela fuera cruel conmigo, que prefiriera explícitamente a mi prima, que le diera a ella el vestido, la

Columnistas

La última mujer sobre la Tierra

Por María Fernanda Ampuero Ilustración: Mauricio Maggiorini Edición 457-Junio 2020 El pasado Domingo de Ramos mi hermano me envió una foto de mi mamá con

Anamaría Correa Crespo

Diario del encierro

Por Anamaría Correa Crespo Ilustración: María José Mesías Edición 456-Mayo 2020 Hoja en blanco. Varias frases escritas, luego borradas. Pensé que escribir este artículo, desde

María Fernanda Ampuero

Nadie comprende lo que sufro yo

Por María Fernanda Ampuero Hay —ay— un terrible maleficio y nadie parece notarlo. Nos rodea y está por todos lados, pero no, nadie parece notarlo.

Columnistas

Dolor y gloria o no hay gloria sin dolor.

Por Gonzalo Maldonado Albán. Edición 450 – noviembre 2019. El filme empieza con un gráfico computarizado que explica los síntomas del doliente: migrañas, zumbidos en