El hombre que fue otros
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp

El hombre que fue otros

Por José Luis Barrera
Edición 457 – junio 2020

Un nombre a la medida

Incluso antes de trasladarse a Francia, la madre de Roman Kacew dijo que su niño, nacido en Vilna en 1914, estaba destinado a la grandeza.

En aquella ciudad lituana, por entonces parte del Imperio ruso, Nina Kacew se dedicó a vivir del cuento para que su hijo alcanzara el destino que ella le decretó. Vendía sombreros y joyas con genealogías tan fantásticas que terminaban hasta en los guardarropas de zares y princesas.

A la caza de la gloria, Roman tuvo que probar varias artes. Primero, gracias a las conquistas románticas y monetarias de su madre, le regalaron un violín, pero, en apenas tres meses, desertó porque ni siquiera podía coger el arco. Luego se hizo danzante, pintor —la ciencia se descartó de inmediato por su escasa pericia con los números— y, al final, literato. Para ese momento, Vilna había sido reemplazada por Varsovia al principio y, luego, por Niza.

Nina Kacew soñaba con Francia. Sentía que los guetos judíos de Europa Oriental eran ropa prestada y se ahogaba con su clima opaco. El país galo, por otra parte, era el de Víctor Hugo —al cual le endilgó el cargo de presidente— y de cientos de artistas que lavaban las calles con versos, canciones o pinceles.

Ella, actriz frustrada, había dejado las tablas para dedicarse a su hijo, volcando sobre él sus esperanzas de que, en el futuro, ajustaría cuentas con el destino.

En Niza la señora Kacew, preceptora implacable, exigía a su hijo trabajar sin descanso en la búsqueda de un nombre adecuado. No le importaban los poemas o los cuentos que él pudiera escribir, sino solo aquel dato que lo iba a inmortalizar en las cubiertas de los libros.

Puedes leer este contenido gratuito iniciando sesión o creando una cuenta por única vez. Por favor, inicia sesión o crea una cuenta para seguir leyendo.

Comparte este artículo
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on email
Email

Más artículos de la edición actual

En este mes

Un nuevo virus en la vida de Powerpaola

Por Daniela Mejía Edición 458 – Julio 2020.Ilustraciones: cortesía de Paola Gaviria La covid-19 lo ha trastocado todo. No quedan espacios inalterados, ni el de

Columnistas

No más Nick Cave cuando lavo los platos

Por Ana Cristina Franco Edición 458-Julio 2020 Ilustración: Luis Eduardo Toapanta Extraño caminar por la Amazonas. Ir hasta mi oficina sin prisa, un poco como

Cuarentena

Criaturas de la ciudad silente

Por José Luis Barrera. Ilustraciones: Paco Puente. Edición 458 – julio 2020. UNO Parado a unos cien metros del super­mercado, miro a mi alrededor como

Columnistas

La marcha

Por Salvador Izquierdo. Edición 458 – julio 2020. Ilustración: Diego Corrales. Muchas personas se acogieron a las medidas de encierro determinadas por la pandemia, otros

En este mes

Sam

Por Abril Altamirano Edición 458 – Julio 2020. Hay personas que deciden seguir viviendo, aun cuando los doctores les dicen que no deberían. Estas personas

En este mes

Ayumi Shibata da vida al papel

Edición 458-Julio 2020 Fotografías: www.ayumishibata.com La artista japonesa ha volcado su creatividad a recortar papel, pero de una forma sublime. Con su técnica recrea escenarios

También te puede interesar

Vidas

El hombre que fue otros

Por José Luis BarreraEdición 457 – junio 2020 Un nombre a la medida Incluso antes de trasladarse a Francia, la madre de Roman Kacew dijo