Skip to main content

El espacio no es un limitante para los huertos urbanos

por Redacción Mundo Diners

Diseno001a

Los huertos pueden diseñarse en cualquier área con entrada de luz y agua disponible. Para no desanimarse es mejor contar con asesoría.

shutterstock 229734691 pequeña

Producir alimentos en casa siempre es posible, y eso quedó demostrado durante el confinamiento por la pandemia, donde miles de hogares buscaron la forma de cosechar sus propias frutas y verduras. Respecto al diseño, las alternativas son infinitas, incluso puede iniciarse con maceteros o, si existe mayor disponibilidad, se puede crear un huerto que alimente a una familia entera. Hay muchas opciones para adaptarlo a los espacios disponibles, por mínimos que sean.

Según Carla Rizzo, directora de la Fundación Epicentre —que entre otros objetivos promueve el manejo adecuado de desechos y el uso de huertos urbanos—, la pandemia demostró que existe una necesidad del ser humano de reconectarse con la naturaleza por medio de los alimentos.

[rml_read_more]

La oferta de Epicentre comprende huertos prefabricados; sin embargo, durante el confinamiento los que tuvieron más demanda fueron los trabajos personalizados, que se adaptan a especificaciones del cliente. La única precondición es contar con un lugar con entrada directa de luz solar y agua a disposición.

“El manejo del espacio es importante al momento de implementar un huerto, pero intentamos no condicionar el trabajo por este tema, sino incentivar la actividad según las facilidades que se tengan, adaptándonos a estas”, explica Carla a Mundo Diners.

Después de seleccionar el lugar, viene la etapa del diseño, que siempre debe ser agradable, no necesariamente de gama alta, pero sí de un acabado atractivo con la idea de “alejarnos del concepto de ‘basurero’ y crear armonía en el lugar donde vivimos, para integrarlos conceptualmente y de manera cotidiana”.

Esto quiere decir que los diseños deben procurar ser sencillos, pero llenos de detalles prácticos y estéticos. Y si bien pueden encontrarse opciones más económicas, hay que tener cuidado con la calidad y la durabilidad. Se recomienda invertir en huertos que puedan desaparecer, es decir, que sean biodegradables para que cuando cumplan su vida útil no dejen huella ambiental; estos son los de madera, principalmente.

Lo siguiente es procurar que el huerto sea modular, que permita moverlo a donde el usuario decida llevarlo en caso de mudanza, por ejemplo. Las opciones son infinitas, pues los huertos pueden ubicarse en gradas, terrazas, paredes o en espacios subutilizados del hogar, así como en jardines o grandes superficies.

Epicentre, por ejemplo, ha diseñado huertos para gradas internas de edificios, obteniendo un resultado productivo y ornamental con mezcla de frutas y vegetales. Asimismo, han implementado una terraza 100 % verde en una construcción, donde lo que se produce es para el consumo del 90 % de sus habitantes, que son los proveedores del abono. También han creado huertos sobre muebles de cocina y en otros espacios inimaginables.

Entonces, con el espacio y el modelo listo, la siguiente pregunta es: ¿qué sembrar? Carla recomienda dos tipos de plantas para empezar: romero y tomillo, porque son resistentes: no mueren fácilmente, lo que evita que la gente se desanime al iniciar el camino.

Después se puede avanzar con lechugas, pues todas sus variedades son muy fuertes, y seguir con rábano y remolacha, que ofrecen sus productos a más corto plazo y no necesitan de tanta luz. Otros tubérculos como la cebolla o las zanahorias pueden tomar más tiempo y requieren de más cuidado y paciencia, lo que puede desmotivar un poco. “No recomendamos para comenzar el tomate riñón tampoco, porque es difícil de cuidar y necesita una temperatura perfecta”, añade la experta.

El tipo de plantas puede variar según los espacios y el acceso a la luz solar, por eso es importante recibir asesoría, pues existen otras consideraciones a tomar en cuenta antes de diseñar el huerto de nuestros sueños: conocer la dieta familiar y las condiciones climáticas del sitio. También hay que saber combinar las plantas para “que no peleen entre ellas” y crezcan en un ambiente armonioso.

“Es importante tener asesoría en siembra de huertos, para que los productos crezcan y se mantengan abonados de manera adecuada. Estos detalles pequeños de cuidado mejorarán la experiencia de huertos urbanos, porque no es solo dejar que crezcan las plantas, sino darles seguimiento”, añade la directora de Epicentre. (Ángela Meléndez)

Fotografía: Shutterstock
Edición 462-Noviembre 2020

Etiquetas: