El deber del haber.
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp

El deber del haber.

Por Paulina Rodríguez.

La corrección de estilo es muy necesaria. Quien tenga un papel para comunicar algo,

una página web, un catálogo, un libro, etc. necesita de alguien que le diga

“vea, no sea mudito, eso está mal escrito, nadiens le va a entender”.

María Fernanda Heredia.

 

??????????????????????????????????????????????????????Queremos que se hable bien de esta columna; pero no será un halago si, al hacerlo, lo escriben mal. Porque de lo que se trata aquí —ya lo advertí en la primera entrega— es de tratarnos bien, en cuanto al habla: escrita y oral.

Esta vez empiezo tomando al toro por los cuernos: el uso del verbo haber. Que es como hablar de fidelidad en una orgía: para que se suba la vergüenza a la cara tiene que recorrernos todo el cuerpo.

Errores demasiado frecuentes

“Por las elecciones, hubieron problemas con la familia”.

“Una nueva vanguardia surgía en la capital del arte y no habían ojos para nada más”.

Hubieron cambios en cuanto a espacio físico de la oficina y habrán más”.

Han habido muchas críticas al Gobierno, pero nada se ha corregido”.

Regla de la Real Academia Española (RARAE) de la lengua

No se considera correcto el uso de la forma hubieron cuando el verbo haber se emplea para denotar la presencia o existencia de personas o cosas, pues con este valor haber es impersonal y, como tal, carece de sujeto (el elemento nominal que aparece junto al verbo es el complemento directo) y se usa solo en tercera persona del singular. Son, pues, incorrectas oraciones como Hubieron muchos voluntarios para realizar esa misión o No hubieron problemas para entrar al concierto; debe decirse Hubo muchos voluntarios para realizar esa misión o No hubo problemas para entrar al concierto.

Si lo suyo es romper esta regla o su smartphone es solo de escritura y no la ha leído, sepa la razón de por qué no puede decir: “Habemos buenas personas”, a pesar de que en el mundo sí habemos… unas pocas por lo menos.

Porque haber es un verbo impersonal, o sea que no tiene persona, no tiene sujeto. En este caso, haber tiene solamente una persona: hay en presente, hubo en pasado y habrá en futuro. Por lo tanto, el sustantivo que está al lado derecho no es el sujeto, sino su complemento directo.

Para entenderlo mejor, volvamos a los ejemplos del inicio de la nota: “Hubieron problemas”, “problemas” es el complemento directo, no el sujeto; por eso, lo correcto es decir: “Hubo problemas”.

Pero el verbo haber sí tiene plural cuando es auxiliar; otra vez la RAE

haber. Verbo auxiliar. Haber es el principal verbo auxiliar en español, ya que se emplea para formar los tiempos compuestos de la conjugación. Para ello, se combinan todas las formas simples de haber con el participio en -o del verbo que se esté conjugando: ha comprado, hemos querido, había venido, etc.

El verbo haber se usa en plural cuando es auxiliar de los otros verbos: he tenido, has leído, hemos ido, habrían votado, han llegado, hayamos dado; ha habido, había habido.

¿Parece feo y complicado? Más feo es hablar mal y escribir pésimo. No es necesario tampoco memorizar la regla, solo recordar que, a pesar de que “hay buenas personas”, “hubo problemas”, pero aún tenemos la esperanza de que “habrá tiempos mejores”.

Comparte este artículo
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on email
Email

Más artículos de la edición actual

Alimentos

¿Queso? Sí, con (mucho) gusto

Por Julia Gutiérrez Fotografía: Shutterstock | Cortesía Edición 456 – mayo 2020. Del tradicional fresco a los maduros, en el Ecuador sigue evolucionando la industria

Música

Preludios. Interludios. Inventario

Por Samir El Ghoul Edición 456 – mayo 2020 Suenan a través de este texto las teclas de la memoria. Salen recuerdos. Ilusiones. Desencantos. Dolores.

Cine

La piel pulpo

Por Tamara Izco Fotografía: Cortesía Edición 456 – mayo 2020 Hace más de cuatro años viajé con Ana Cristina Barragán al Festival de Cine Latino

Columnistas

Amelia

Huilo Ruales Desde que yo recuerdo mi vida carecía de piso, de allí que andaba siempre con la sensación de estar cruzando una interminable tarabita.

También te puede interesar

Columnistas

Naturaleza humana.

Por María Fernanda Ampuero. Ilustración: Maggiorini. Edición 437 – octubre 2018. Su berrido suena como de oveja, aunque más agudo y más desesperado que el

Columnistas

Doble vida en el Olimpo.

Por Huilo Ruales. Ilustración: Miguel Andrade. Edición 438 – noviembre 2018. El Olimpo es un inmueble de diez pisos, con ocho apartamentos de un dormitorio

Anamaría Correa Crespo

Escamorfosis.

Por Anamaría Correa Crespo. @anamacorrea75 Ilustración: María José Mesías. Edición 452 – enero 2020. Hace cinco años mi hija, que en ese entonces tenía entre

Columnistas

Directo al corazón.

Por María Fernanda Ampuero. Ilustración: Maggiorini. Edición 434 – julio 2018. Si mi impresora tuviera tinta, les juro que mi cuarto estaría nuevamente empapelado con

Columnistas

El Plan Olvidado

Por Milagros Aguirre. Ilustración: ADN Montalvo E. Edición 455 – abril 2020. La Universidad Central ha hecho un justo homenaje a Jaime Andrade Moscoso, el