Skip to main content

El cubo de Rubik

por Redacción Mundo Diners

Diseno001a

Es considerado el juguete más vendido del planeta, con más de 350 millones de ejemplares. Este año se cumplen cuatro décadas desde su lanzamiento y sigue sin pasar de moda.

Rubik 001

Erno Rubik, inventor del juguete más vendido en el mundo.

El húngaro Erno Rubik nació el 13 de julio de 1944 y, treinta años más tarde, daba forma a su mayor creación: el cubo mágico, al menos así lo llamó al inicio. Y si bien un primer modelo vio la luz en 1974 y se comercializó en Budapest en 1977, no sería hasta 1980 cuando se produjo su lanzamiento mundial como cubo de Rubik. En ese mismo año ganó el premio alemán a Mejor Juego en la categoría de rompecabezas. Para 1982 se habían vendido más de cien millones de este curioso juguete tridimensional en todo el mundo.

Pero en un comienzo la idea de Rubik no era desarrollar un juguete, sino resolver un problema estructural para lograr mover las partes de un sistema de forma independiente sin que el mecanismo entero se desmoronara. El arquitecto húngaro no se dio cuenta de que había creado un rompecabezas hasta la primera vez que mezcló las piezas de su nuevo cubo e intentó devolverlas a la posición original.

Así fue que Rubik percibió que había creado un rompecabezas bastante difícil de resolver. La historia dice, incluso, que pasó un mes dentro de una habitación tratando de descifrar su propio invento.

El objetivo del rompecabezas es girar las varias filas de colores que tiene el cubo hasta que todas las caras tengan el mismo color. Consta de un eje central con seis brazos donde se unen seis cuadrados y luego veinte cubitos perfectamente moldeados encajan entre sí sobre el armazón para formar las seis caras del cubo. Esto permite que cada sección pueda rotar independientemente.

[rml_read_more]

Antes de llegar a Occidente, el cubo tuvo que adaptarse a estándares de seguridad y para ello Ideal Toys, empresa que estuvo a cargo de la producción, elaboró una pieza con un material más liviano, que finalmente fue exportado en mayo de 1980.

Según un texto del Museo del Juego, escrito por Adrián Fernández de los Muros Nieto, el prototipo que creó Rubik fue hecho de madera “y pintó sus seis lados con colores distintos para que cuando las piezas fueran giradas tuviesen una mejor visión de los movimientos realizados”.

A pesar de la inmensa posibilidad de posiciones, algunos algoritmos han revelado que veinte movimientos son los mínimos necesarios para resolver un cubo desordenado. Se sabe, además, que el cubo tiene unas 43 quintillones de combinaciones, pero la publicidad afirma que son miles de millones ya que el concepto de quintillón es más complicado de entender, pues es la escala numérica larga usada tradicionalmente en español y equivale a diez elevado a la treintava potencia.

En la década de los años ochenta se escribieron decenas de libros sobre cómo resolver el rompecabezas y hasta hubo un caso, en 1981, en el que una mujer de Alemania pidió el divorcio a su marido reclamando que “él hace mucho que no conversa conmigo y cuando se va a acostar está tan cansado de jugar con el cubo que no me hace ni un cariño”, reseña el texto del Museo del Juego.

El éxito del rompecabezas se solidificó con el primer campeonato de cubo de Rubik en 1982. El primer ganador fue el estadounidense Minh Thai, quien lo resolvió en 22,95 segundos; sin embargo, el récord actual lo tiene el estadounidense Max Park, con un tiempo de 3,36 segundos.

La reducción del tiempo ocurre porque se han desarrollado métodos y hasta tutoriales para aprender a armar y desarmar el cubo, pero también se debe a que marcas como Moyu o Dayan ZhanChi mejoraron la tecnología interna de los cubos, creando versiones consideradas speedcube, que son las que predominan en las competencias mundiales.

Pero un cubo de Rubik tradicional mide 5,7 centímetros de cada lado y está compuesto por seis caras de colores uniformes, por lo general, son blanco, rojo, azul, naranja, verde y amarillo.

En 2005 salió a la venta una edición especial en la que la cara blanca fue remplazada por una reflectante en la que se leía “Rubik’s Cube 1980-2005”. En 2010, en cambio, se comercializó una edición hecha de madera.

El popular cubo es parte de la exhibición permanente del Museo de Arte Moderno de Nueva York (MoMA) e ingresó en el Oxford English Dictionary luego de solo dos años de su lanzamiento.​

Asimismo, en el Campus Norte de la Universidad de Míchigan los estudiantes de este centro educativo crearon un cubo de Rubik gigante, mientras una corriente artística denominada cubismo de Rubik usa estos rompecabezas para crear piezas de arte. (Ángela Meléndez)

Edición 459-Agosto 2020

Etiquetas: