El cabello en abstinencia.
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp

El cabello en abstinencia.

Por Catherine Yánez Lagos.

Fotografías: Shutterstock.

Edición 460 – septiembre 2020.

¿Qué negocios fueron imprescindibles cuando el semáforo estuvo en rojo durante la pandemia? Además de los supermercados o farmacias, las peluquerías estuvieron entre los más extrañados por mujeres… y hombres. Los testimonios así lo revelan.

Aparte de los presentadores de noticias, ¿vimos a alguien con el cabello tan perfecto mientras duró la cuarentena? No. Entre las rutinas del confinamiento: ejercitarse, atender tareas domésticas, no descuidar el teletrabajo y encima la comida —que incluyó lavado de platos—, el tiempo para arreglarse el cabello fue nulo y los espacios destinados para hacerlo estuvieron cerrados. Convivir tantos días con uno mismo convirtió al espejo en el peor enemigo. Te señaló todo: las patas de gallo, las ojeras profundas, el cabello reseco, abultado y fuera de control. Un reflejo de Gloria Trevi agitándose con su pelo suelto y peleada con los cepillos. Fuimos un eterno domingo bostezando en pijamas.

La aclamada “nueva normalidad” fue detestable para muchas cabelleras. Sin importar la edad. Sin importar el sexo.

A sus 63 años, Mónica Yépez debió replantearse sus viajes a la peluquería. Antes del coronavirus lo hacía una vez a la semana. Luego volvió, pero a los dos meses. Tiempo suficiente para ver cómo las canas le habían ganado la carrera a su tono caoba. “Podía estar sin maquillarme, pero mi pelo tenía que estar impecable”, dice.

Para Mónica esto de arreglarse es una cuestión de amor propio y no de estar bien para el resto. En el encierro inventó tres técnicas para disimular las canas: “El cerquillo me lo abombé; después de lavarme el pelo me hice trenza; para las patillas me sirvieron las sombras de párpados o el lápiz de cejas”.

El salón donde se atiende se llama Jacky. Está a quince cuadras de su casa. Diez planas y cinco de subida, estas últimas son las más cansadas, pero sucedió que se animó a caminarlas. Recuerda a sus amigas, a quienes vio por Zoom, y cuenta que ellas sí estuvieron desesperadas. “A una le ayudó el marido, parece que le dejó bien, pero a las otras les agarró la depresión por el pelo blanco”.

Puedes leer este contenido gratuito iniciando sesión o creando una cuenta por única vez. Por favor, inicia sesión o crea una cuenta para seguir leyendo.

Comparte este artículo
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on email
Email

Más artículos de la edición actual

Recibe contenido exclusivo de Revista Mundo Diners en tu correo