Skip to main content

El árbol de la vida

por Daniela Merino

Cantemos una nueva canción; contemos una nueva historia; una consciente de los cuentos antiguos, que se inspire en la ciencia.
Busquemos lo permanente en medio de lo fugaz y mutable, lo que perdura a través del espectáculo del cambio incesante. Descubramos lo eterno, lo bueno.
Prólogo al guion de El árbol de la vida.

6 word image 29

RL es su nombre. Está muerto desde hace mucho tiempo, pero ahora está parado en la orilla del mar, como era de niño: rubio, delgadito y con la sonrisa siempre lista para su hermano Jack. Se abrazan, como si el tiempo no hubiera pasado, pero ha pasado, porque están en el fin de los tiempos y el universo se ha desintegrado. Es mitad de la tarde. Unos pocos rayos de luz atraviesan las nubes grises e iluminan la arena y la espuma del mar. Jack tiene la oportunidad de abrazar a sus seres queridos y de ver caminar a su alrededor a todas las personas que alguna vez se cruzaron por su existencia. Su madre está ahí, como la recuerda de niño: con su vestido verde, su pelo rojo al viento, ese rostro infantil y angelical. También está su padre, siempre rígido con él, pero se miran, dudan y se abrazan. Cada ser sabe por dónde caminar y dejar su huella, a quién mirar y a quién acariciar.

Abierto y eterno es el paisaje cinematográfico de Terrence Malick, el cineasta americano que jamás concede una entrevista, que se puede tomar veinte años entre hacer una y otra película, que se cambia de la filosofía al cine porque no quiere limitarse a la teoría y a la palabra. La escena que describo es de la cinta El árbol de la vida (2011), ganadora de La Palma de Oro en el Festival de Cannes de 2011. Esta es la clase de película que se ama a muerte o se la odia con todas las entrañas; que se entiende o no se entiende nada. Yo la amo a muerte, aunque entiendo poco o casi nada.

Has llegado al límite de artículos gratis para este mes.
¡Lee sin límites! HAZTE PREMIUM o Iniciar sesión

Etiquetas:

Autor

Acerca de Daniela Merino

Quito, Ecuador, 1977. Artista visual y docente. Fotografía Documental, International Center of Photography, NY. Máster en Estudios de Cine y Nuevos Medios, The New School, NY. Crítica de cine y arte para revista Mundo Diners. Artista en Arteducarte desde 2015. Ha expuesto en Ecuador, EEUU, México, Inglaterra y Japón.
SUS ARTÍCULOS